¿Cuándo un niño está siendo maltratado?

07-02-2018


En Chile alrededor del 71% de niños, niñas y adolescentes recibe algún tipo de violencia intrafamiliar, ya sea psicológica o física; y un 25,6 % son víctimas de violencia grave, informa Susana Arancibia, docente del Magíster familia, infancia y adolescencia que dicta la Facultad de Ciencias Sociales y Económicas de la Universidad del Pacífico.

Además, la especialista señala que “la mayor parte del maltrato a niños ocurre al interior de sus propios hogares y habitualmente es perpetrado por los adultos en quienes recae la obligatoriedad de proporcionar los cuidados, afecto y protección”. Por esto, es importante reconocer los tipos de maltrato que podría estar sufriendo el menor.

“Todos ellos generan consecuencias negativas para los niños a corto, mediano y largo plazo. Unicef describe el maltrato físico grave como aquellas instancias cuando alguien patea, muerde o da un puñetazo; quema con algo (cigarro, objeto, agua caliente); golpea o trata de golpear con objetos; da una golpiza, amenaza con un cuchillo o armas, usa cuchillos para agredir a un niño, niña o adolescente. De igual forma el maltrato psicológico se observa toda vez que existe hostigamiento verbal, habitual por medio de insultos, críticas, descréditos, ridiculizaciones, así como la indiferencia y el rechazo explícito o implícito hacia el niño, niña o adolescente. También se considera maltrato el rechazo, aislamiento, conductas orientadas a aterrorizar, ignorar o corromper a un niño/a”, señala la académica de la U. del Pacífico.
Susana explica que “cada vez que un niño es testigo de violencia entre sus padres también se transforma en una víctima de violencia, aprendiendo además que esta es una forma válida de relación en la vida y cuyas consecuencias por desgracia se observan en la vida más adulta”.
Otra forma de violencia está dada por las conductas negligentes de los cuidadores o progenitores. “Entendiéndose por éstas, a la falta de cuidado y protección mínima para satisfacer las necesidades de los niños y niñas, especialmente los más pequeños”, agrega la especialista.
“Más allá de los indicadores físicos de violencia tales como moretones, fracturas, quemaduras, hemorragias internas, etc, los niños manifiestan cambios importantes en su conducta”, explica Susana.
Si un niño extrovertido y activo repentinamente se vuelve tímido, o agresivo, un patrón habitual de encontrar es que los niños tienden a ponerse muy ansiosos repentinamente, incluso es posible verificar cambios importantes en la conducta de los bebés.

http://www.diarioelheraldo.cl/noticia/cuando-un-nino-esta-siendo-maltratado | 26-05-2018 05:05:27