VALPARAÍSO, PUERTO DE NOSTALGIA O EL CLUB DE LOS FUMADORES DE PIPA

08-02-2018


Distendido en este caluroso verano, me di a la tarea de leer algunas novelas de escritores chilenos un poco olvidados en el tiempo y es así como llegó a mis manos la novela de Salvador Reyes “Valparaíso, Puerto de Nostalgia” publicada por primera vez en francés por los años 40 y en español por el año 1955. Aunque se habla de puerto, la novela no es criollista o costumbrista, más bien creo que tiene ambiciones de universalidad o lo que en su tiempo llamaron imaginista, porque iba contra esa literatura realista o naturalista de la época.
La novela tiene un argumento bastante sencillo y reúne a personajes muy disímiles que, en alguna medida, se complementan: Eduardo Miranda, capitán de corbeta; Fernando Castro, pintor; Elías Madrid, corredor de bolsa; Edgardo Grunther, alemán libidinoso y dueño del Bar Kiel; Frau Grunther, esposa muy celosa de Edgardo; Pedro Velazco, aventurero y comerciante; Dora, una joven muy libertina que va madurando con el tiempo y Sonia otra joven que disfruta de la vida y de su juventud.
Los cuatro personajes principales formaron el Club de los Fumadores de Pipa, que es un lugar o espacio físico en los altos del bar Kiel, donde se reunían a beber, fumar pipa y conversar. Que –en mi opinión era un muy buen nombre para la novela-. La trama gira en torno a la vida de los cuatro personajes principales y la mirada que tienen de Valparaíso, como un lugar que se ha ido transformando con el tiempo y que poco a poco se va convirtiendo en una ciudad como cualquiera, lejos de los esplendores que alguna vez tuvo cuando reinaba el gusto inglés…
Los personajes nos muestran la bohemia del puerto, recorren la noche, la vida y la intimidad del puerto. La novela es un relato del Valparaíso íntimo, con sus personajes, anhelos, afanes, miserias y sentimientos. Se capta la añoranza, el recuerdo alejado del glamour que alguna vez tuvo, pues los bares y tabernas son francamente decadentes, con prostíbulos llenos de mujeres horrorosas y artistas travestidos que provocan la indignación de un marino y un aventurero homofóbico que casi destruyen un burdel con su odiosidad intolerancia. La mirada que se desliza sobre la mujer tampoco sale muy airosa, ya que en su mayoría se les reserva un papel secundario, como objeto de deseo, sin mucha profundidad psicológica.
La novela parte en el Bar Kiel del alemán Gruther, el cual se hace muy amigo del capitán de corbeta Eduardo Miranda, del corredor de bolsa Elías Madrid y del Pintor Fernando Castro, luego se une al grupo el aventurero y comerciante Pedro Velazco. Ellos fundan el club de los fumadores de Pipa, una especie de hermandad que los reúne en la amistad y la bohemia. Cada personaje tiene su propia historia, pero estas se entrelazan con personajes femeninos, para darle el toque de romanticismo que la trama requiere. En todo caso los personajes varones son de edad mediana, frisan los 35 a 45 años y los personajes femeninos son veinteañeros. Esta curiosa descompensación hace que los personajes se vean un tanto pervertidos, pero finalmente prima la cordura y la madurez por sobre la desbocada juventud. Lo que une a la hermandad de los fumadores de pipa, que dura poco más de un año, se ve disuelta por los rumbos que cada personaje toma al final de la novela. Por ejemplo los Grunther se van a vivir a una parcela en Ovalle y dejan el bar, Eduardo –el marino- que se había enamorado de Dora renuncia a ella y se va a Magallanes, Dora que estaba enamorada de Pedro Velazco ve como este se va al norte a hacer negocios y es acompañado por el pintor Fernando Castro, que se decide –por fin- a montar exposiciones de su pintura en la ciudades y países nortinos: Elías se queda en Valparaíso se reúne por última vez con Dora, para comprobar que la otrora niña se ha convertido en una mujer, que ha perdido la inocencia y va –con la decepción a cuestas- rumbo a la madurez. Elías queda solo como mudo testigo de un tiempo corrosivo que todo lo transmuta, los lugares, las amistades y las personas…

Jaime Gatica

http://www.diarioelheraldo.cl/noticia/valparaso-puerto-de-nostalgia-o-el-club-de-los-fumadores-de-pipa | 18-02-2018 02:02:49