sábado 16 de diciembre del 2017 | Santoral Alicia
Dolar $641,05 | Euro $755,24 | Uf $26.785,18 | Utm $46.972,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 02-12-2017
¿Sabía Ud. por qué es interesante el libro “La metamorfosis y otros relatos”, de Franz Kafka?
La historia es algo aterradora, más aún, escrita por el año 1915, cuando aún había muchas cosas que no se descubrían, por lo que situaciones como las descritas en la narración infundían pavor, y de hecho, dio origen a varias películas de terror sobre esta temática y similares.

Distinto es, leer la obra viéndola desde un punto de vista simbólico, que en resumidas cuentas plantea lo que significa ser diferente, ser visto por los demás de una manera distinta, no ser aceptado socialmente, provocar rechazo, denunciar de alguna manera la no aceptación de la diversidad (para exponerlo en términos actuales) y vivir sintiendo la soledad.

También podría leerse pedagógicamente, en cuanto a la dependencia que tienen las personas y que por ello nunca llegan a descubrir su propio potencial (que es lo que ocurre en esta narración) ya que por la situación del protagonista, muchos de su entorno debieron descubrir y recurrir a sus propias capacidades y talentos para poder subsistir.

No obstante, en la obra aparecen también otros relatos, unos más breves que otros: 17, para ser exacto. A su vez entregan mensajes o muestran realidades, a veces no fáciles de entender. Bueno, ¡Kafka, es algo difícil de interpretar! Puede que su azarosa vida le haya dado esa característica. El término “Kafkiano” se usa a veces para mostrar situaciones incomprensibles, sin embargo, no es el único en la historia. Le cuento que en la antigüedad, año 500 a. de c., al filósofo Heráclito lo llamaron “el oscuro” por ser de gran dificultad entender sus escritos, y también vale para otros pensadores sobre los cuales pudiera decirse que sus obras son “densas”. Como sea el caso, bien vale la pena averiguar qué quiso decir este autor con sus narraciones y si algo de ello es válido en nuestro tiempo.

Uno de los relatos trata sobre el ayuno…interesante tema, que además recuerda textos bíblicos. En una de sus partes el autor dice “el empresario había fijado en 40 días la duración máxima del ayuno”. ¿No le suena conocido el ayuno de Jesús de 40 días en el desierto? (Mt.4, 1-11). A propósito ¿No le llama la atención este número? Sin duda, es algo simbólico, de índole misterioso. Fíjese usted que en los textos bíblicos aparece en situaciones muy especiales este número 93 veces. Pero en esta misma historia encontrará enseñanzas como que las cosas nobles a veces son mal interpretadas; otras veces no creíbles y, en otras, más prestas a la duda, a diferencia de los que actúan noblemente, que no tienen más sustento que su propio honor.

En otros, se menciona a “un artista del trapecio”, y de un “médico rural”. En ellos plantea el problema de la vejez, la soledad, las obsesiones, la amistad quebrantada, las mentiras piadosas y/o interesadas, así como que es fácil dar consejos o escribir recetas, pero muy difícil entenderse con la gente, a no ser que se tenga un valor especial, como es la tolerancia, el saber escuchar, el respeto y la prudencia. También reflexiona respecto a: lo admisible y lo inadmisible, los hechos y lo probable, las situaciones extremas del poder (sobre todo los que no están preparados para él y que conduce a la corrupción), el absurdo, la accesibilidad a la ley de los que carecen de recursos y la burocracia que puede darse para que la justicia no aparezca nunca. Estos escritos de Kafka hacen pensar que muchas situaciones de carácter humano y que pasan por la acción humana, no han cambiado mucho.

En resumen, mucha historia ha pasado, pero hemos aprendido muy poco… como aquello de no darle verdadero sentido a los valores que permita que no volvamos a cometer los mismos errores del pasado…que cada vez pueden ser de dolorosas consecuencias.

Para terminar… podrá reflexionar sobre situaciones que parecen insólitas, porque pasan por estar en el momento y en el lugar equivocado.

¡Es mi palabra!

GASPAR DOYLE
Prensa El Heraldo | Imprimir | 242
Publicidad 13
Publicidad 15