viernes 20 de septiembre del 2019
Dolar $709,81 | Euro $780,61 | Uf $28.027,99 | Utm $49.131,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 12-09-2019
A cien años del nacimiento poético de Neruda en nuestra provincia
Desde principios de siglo XX se iniciaron en Santiago primero – y en provincias después – los torneos poéticos conocidos como Juegos Florales, que eran convocatorias a los poetas y prosistas para mostrar sus creaciones inéditas. La ceremonia final era en el Teatro Municipal de Santiago y a ella asistía, usualmente, el Presidente de la República. Se elegía reina de la fiesta, una corte de honor y se publicaba un libro con las composiciones ganadoras.
Los escritores solían desconfiar de esos certámenes, pero de dos de ellos, de 1914 en Santiago y 1919 en Cauquenes, emergieron sendos premios Nobel: del de Santiago Gabriela Mistral y del último Pablo Neruda. De éste se cumplen cien años en los próximos días.
El gestor de este acontecimiento, que será conmemorado en diversos círculos de España pero está olvidado – era que no – en nuestro país es el poeta sanjavierino Jerónimo Lagos Lisboa.
En efecto, tras participar en el de 1914 y obtener un galardón junto a doña Lucila Godoy, Lagos convenció a la sociedad talquina para organizar los Juegos Florales de Talca en 1917. Se logró una hermosa fiesta. De aquí endilgó sus pasos a Cauquenes, donde tuvo el apoyo del profesor Guillermo Rojas Carrasco, director de la revista Asteroides y se lanzó la convocatoria.
Los géneros serían poesía y prosa y solo podían competir escritores desde Curicó a Concepción, pero luego se amplió a todo el territorio.
Mantenedor del concurso (algo así como mayordomo o curador) fue designado Jerónimo Lagos Lisboa, mientras para el jurado se nombró a Alberto Méndez Bravo, Aníbal Jara Letelier y Domingo Melfi Demarco.
Desde Temuco, donde era alumno del Liceo, el joven Ricardo Eliecer Neftalí Reyes Basoalto sabe de la convocatoria. Tiene quince años y recién hace sus aprontes en las letras. Decide participar.
En definitiva llegan diez y siete poemas. El joven parralino envía un poema, “Comunión Ideal”, con el seudónimo de Kundalini y tres sonetos, para el que usa el nombre de Ricardo de Amaris.
Por esa época existía un poeta cureptano que fue ganador de decenas de concursos: Abel González González, nacido en Curepto en 1879 y quien era abogado y juez. El jurado se reúne el 15 de septiembre de 1919 en la casa del poeta Lagos en San Javier. El primer lugar para González (con La Sombra del Quilantal que obtiene sin dificultades el máximo premio. El segundo es para una joven poetisa talquina – que se desempeña en Los Andes – llamada Aída Moreno Lagos, quien se impone con un romántico poema denominado “¿En Dónde?”
Pero el tercer lugar fue motivo de intensa discusión aun cuando no quedó reflejo de ella en actas, pero si se lo refirió Lagos Lisboa a Oreste Plath cuanto éste preparaba la primera biografía de Neruda en 1937.
El poema “Comunión Ideal” era extraño en temática, intención y casi inspiración a lo que se conocía hasta ese instante: describir paisajes, desengaños amorosos y otros elementos parecidos. Lagos Lisboa defendió la opción del autor que se escondía bajo el seudónimo de Kundalini. Finalmente se le otorgó el tercer lugar. Pero aún se fue más allá y se le dio una mención honrosa a los tres sonetos, denominados “Los Días”, “El Placer” y “La Muerte”. Abierto los sobres, resultó ser Ricardo Eliecer Reyes Basoalto. Nombre absolutamente desconocido para todos.
LA REINA MARINA PINOCHET
El 8 de octubre de 1919, en el Teatro del Liceo de Cauquenes se efectuó la rutilante fiesta de los Juegos Florales del Maule. Toda la sociedad local concurrió con sus mejores galas. Una corte de las más bellas jóvenes de la ciudad se disputaron ser electas reinas del acontecimiento, lo cual era decidido por el poeta ganador.
Ninguno de los galardonados concurrió al acto. Pero Abel González encargó a Lagos Lisboa elegir a la reina por él, si era triunfador. Éste ungió como soberana a la bella Marina Pinochet Campos, irónicamente pariente cercana del más tarde dictador del país.
LA OPINION DE TEITELBOIM
La presencia de este apellido, hoy tan controversial, en el bautismo poético de Neruda no ha pasado inadvertido. Cuando le comentamos el hecho a Volodia Teitelboim, este, en carta del 9 de mayo de 1994 nos dice: “Si el poeta estuviese vivo no lo habría tomado a lo trágico, sino que lo hubiese anotado en la libreta de las anécdotas que tanto le divertían”.
Esta instancia literaria en la vida del poeta no es menor. De hecho, en España será celebrada en la Biblioteca Central de Madrid y algunos periódicos harán notas para destacarlo. Por nuestra parte, hace un año enviamos una larga carta a la Municipalidad de Cauquenes sugiriéndoles conmemorar esta fecha, que llena de honor a esa ciudad. No hubo respuesta.
Prensa El Heraldo | Imprimir | 226
Publicidad 1
Publicidad 38