lunes 03 de agosto del 2020
Dolar $816,29 | Euro $918,83 | Uf $28.665,59 | Utm $50.272,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 05-07-2020
Alessandri: la campaña electoral de 1920 Capitulo II
Publicidad 2

La designación de Alessandri como candidato de la Alianza Liberal en abril de 1920, obligó a las fuerzas conservadoras de la Coalición (donde el eje era el Partido Conservador y los Liberales Unionistas) a designar al postulante de sus filas. En la semana siguiente, y tras votarse entre trece nombres, se optó por Luis Barros Borgoño, ganador por escasa mayoría. El sector clerical de los conservadores, miró con cierta desconfianza al candidato, quien era sobrino de Diego Barros Arana, connotado librepensador. Pero Alessandri se alzaba como un riesgo inminente y no era momento de dudas.
La Federación de Estudiantes (FECH) apoyó inicialmente la postulación liberal. También lo hizo El Mercurio, con la firme adhesión de Rafael Maluenda. El Diario Ilustrado, a su vez, fue duro opositor. El mundo clerical también desconfió del candidato. Era la primera vez que una figura presidencial provocaba tantos recelos.
Juvenal Hernández, entonces estudiante de leyes, “arregló” la letra de la famosa canción mexicana “Cielito Lindo” (de Quirino Mendoza y Cortés) con versos bastante agresivos: “Va en brazos de la Alianza/ Cielito Lindo / el gran Arturo. / Y es natural con esto, / Cielito Lindo/ triunfo seguro. / Una marca de fuego, / Cielito Lindo, / tiene Borgoño: la de creerse libre, /Cielito Lindo/ y ser pechoño”. Para continuar con la famosa estrofa, “Que Alessandri, Cielito Lindo, te baje el moño”
El ambiente se enrareció de inmediato. Desde el gobierno del Presidente Sanfuentes hubo un temor generalizado ante este candidato que agitaba un proceso que fue quieto por un siglo, sin pugnas ni amenazas por el poder. Además era preocupante la inédita adhesión de la oficialidad joven del ejército hacia Alessandri.
Linares vibró entusiasta ante el hijo de esta tierra aspirante al máximo sitial del Estado. Se formó un amplio comité de apoyo donde, estuvieron Armeliano Bobadilla, Arturo Villa, Francisco Ferrada, César Rozas, Manuel Sepúlveda y Parra entre otros.
El 4 de mayo en la tarde, Alessandri llegó en triunfo a Linares. Es recibido por una multitud que desbordó el recinto de la estación y calles aledañas. Llamó la atención la presencia de varios oficiales de ejército. Fue llevado en andas hasta la plaza de armas, donde se ubicó un estrado entre los dos leones de ese lugar. Después se le ofreció un banquete de cuatrocientos cubiertos en el Hotel Comercio.
Pero no todo fue parabienes: el 12 de junio, mientras Alessandri hablaba a la multitud reunida frente a su casa de Santiago, un guardia de la policía, de nombre José Morales, sacó su revólver y disparó tres veces hacia donde estaba don Arturo, sin dar en el blanco, El suceso causa gran conmoción en el país.
Se le veneró como un mesías. La gente más sencilla pasaba horas ante el hogar de don Arturo, en la Alameda de Santiago, sólo para oír su voz. Muchos arrancaban pedazos de las murallas como reliquias.
El viernes 26 de junio se efectuó la elección. En esa época se usaba el sistema de electores, donde se sufragaba por un ciudadano que, de ser ganador, votaba por el aspirante de sus preferencias. De esta forma, Alessandri logró 82.083 votos, con un 49.48% de las preferencias y Barros obtuvo 83.100 sufragios, con el 50.1% de las papeletas. Pero en electores, Alessandri logró 179 y Barros 175. Literalmente Alessandri había ganado, pero el mínimo margen, obligaba a buscar una instancia para decidir la elección. Luis Emilio Recabarren, que iba en la postulación, logró 0.41% de los votos y ningún elector. Sin embargo la prensa adicta a la Alianza proclamó el triunfo alessandrista, mientras que la del bando conservador, guardaba mesurado silenció.
Pero Linares fue ingrato con su hijo: sólo logró 4 electores, contra 8 de Barros Borgoño. En Talca, Alessandri obtuvo 8 electores y su oponente 7.
Como no había manera legal de resolver la elección se debió designar un Tribunal de Honor integrado por hombres probos para decidir el ganador. Este debía reunirse el 30 de septiembre de 1920. Lo integraron Emiliano Figueroa, Ismael Tocornal, Ramón Briones, Fernando Lazcano (quien falleció antes y fue reemplazado por Abraham Ovalle), Armando Quezada, Luis Barriga y Guillermo Subercaseaux
Desde la Moneda, en un último ardid, se planeó una oscura trama: se designó Ministro de Guerra a Ladislao Errázuriz a contar del 1 de julio de 1920. La conjura era sacar los regimientos de las ciudades, en especial Santiago, para debilitar el apoyo castrense hacia Alessandri. Se utilizó un golpe de estado ocurrido en Bolivia y se dijo que tropas de ese país venían a la frontera del norte. Trenes interminables llevaron a los soldados hacia esa zona. Pero la maniobra fue descubierta y el episodio se conoció como “la guerra de don Ladislao”.
El 21 de julio la juventud conservadora asaltó y destrozó la sede de Federación de Estudiantes, ubicada en Ahumada, debido a sus simpatías por Alessandri. Entre los atacantes resultó herido el alumno de derecho Alberto Hurtado Cruchaga. Poco después fue detenido, acusado de anarquista, el estudiante de leyes José Domingo Gómez Rojas, quien murió en la cárcel el 29 de septiembre, un día antes que se reuniera el Tribunal de Honor. El enorme funeral pasó frente al Congreso y la Moneda. Algunos autores atribuyen a este hecho la decisión del Tribunal de Honor, toda vez que estaban reunidos cuando pasó el cortejo. Se resolvió otorgar 177 electores a Alessandri y 176 a Barros Borgoño, siendo electo don Arturo. El 6 de octubre fue proclamado como Mandatario electo por el Congreso. El 23 de diciembre de 1920, a las dos de la tarde, Alessandri recibió la banda presidencial en el Salón del Congreso. Camino a la Moneda, la muchedumbre, (varios linarenses entre ellos), sacaron los caballos y llevaron el coche por sus manos al Palacio Presidencial.
Próximo Capítulo III: El Gobierno de Alessandri

Foto:
Alessandri con la banda presidencial.
Portada de Zig Zag del 25 de diciembre de 1920


JAIME GONZÁLEZ COLVILLE
Academia Chilena de la Historia
Prensa El Heraldo | Imprimir | 710
Publicidad 21