miércoles 19 de diciembre del 2018
Dolar $685,13 | Euro $777,58 | Uf $27.565,79 | Utm $48.353,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 14-03-2018
Anecdotario, una curiosidad de testimonios
¿Cuántas anécdotas existen en la vida de toda sociedad? Son innumerables, cuyo registro perdura en el tiempo y otras se olvidan, pasado el momento del agrado o el desagrado. Unas se pueden contar y otras no. Contaré algunas, que circulan en la tradición oral de Linares.

Intendente “Paleteado”
Intendente de la Provincia de Linares del Presidente Jorge Alessandri Rodríguez (1958-1964), fue Sebastián Barja Blanco, Agricultor, dirigente político (Partido Liberal), amigo de todos y de gran calidad humana.
En Lota se decretó la Huelga del Carbón (cuya crisis se venía y después se cerró esa industria) y sus mineros acordaron marchar hasta Santiago, con el objeto de lograr ser escuchados en sus peticiones.
La Columna de unos 300 trabajadores, encabezados por sus dirigentes, transitaban por el Longitudinal (hoy Ruta 5) y el Intendente Barja, al tanto de ella, los detuvo en el acceso a Linares e invitó, a toda su plana mayor, a conversar sobre el tema, en un almuerzo efectuado en el “Hotel Londres”, abundante, bien regado (a la chilena) y concluido éste, en taxis los trasladó hasta Santiago, para reunirse con la caravana.
Allí se habló de todo y “Don Tato”, como buen anfitrión y representante del Presidente, les planteó sus puntos de vista, en un ambiente de amistad, difícil de comprenderlo hoy. La prensa nacional, conocedora de este gesto humano y solidario, lo calificó como “Intendente Paleteado”. Otra cosa más, el almuerzo, los brindis y taxis, todo lo pagó él, sin pasar facturas al fisco. (¡Así era! dice, con orgullo, su hija Silvia Barja de Corces).

Regidor es con eme
En la década de 1940, la Municipalidad funcionaba en el segundo piso de la Intendencia y en una fría y lluviosa tarde, sesionaba el Concejo. Entre sus Regidores (nueve) había un representante del Partido Democrático, quien pidió la palabra al Alcalde y al hacer uso de ella dijo (más o menos textual). Sr. Alcalde, porque no suspendemos esta sesión, por el mal tiempo, para irnos a nuestras casas para entregarnos en los brazos de Orfeo. Dicho Regidor, siempre acompañado por su Secretario, se instalaba detrás de él. Al darse cuenta éste del error, pues se refería al Dios del Sueño que es Morfeo; de inmediato lo sopló al oído. es con eme. Perdón Sr. Alcalde, quiero rectificar, es para entregarnos en los brazos de Orfeom.
Como dejé al León
El popular personaje “El Pitota” se le ocurrió visitar un Circo de Fieras, instalado en Linares y con su ingenuidad, se acercó a la jaula donde estaban los Leones y sin considerar los instintos de estos animales, a uno de ellos que estaba cerca de la reja, con una de sus manos quiso tocarle la melena, bastó ese gesto para que el león le tomara el brazo, con las consecuencias del caso. Al “Pitota”, hubo que amputárselo. Me encontré con él, ya recuperado, condoliéndome como había quedado. Me contestó, sonriendo, pregunte Ud. como dejé al león y silvando, fue a tomar su triciclo.
El Gran Marcio
Marcio Silva Arzola, funcionario Municipal, por su personalidad fue todo un personaje local. Recibió instrucciones de notificar a los propietarios de casas, por el mal estado de las canales lluvias, con “parte” al Juzgado de Policía Local. Así lo hizo y llegó a la Sede de la Masonería, ubicada entonces en Manuel Rodríguez 456 y al llamar salió su cuidador. De quien es esta casa, le preguntó con voz autoritaria. Le contestó, es del Gran Maestro. Siguió Marcio diciéndole: dígale al Gran Maestro, que aquí está el Gran Marcio, que le va a pasar este Gran Parte, con este Gran Lápiz, por la Gran gotera que tiene en el frontis de su Gran Casa (se pagó el Parte y se arregló la gotera, quedando su ingenio).
Ley de los Vasos Comunicantes
El Agrónomo Aníbal León Bustos, quien fuera Director de Agricultura en Linares y después Ministro de esta Cartera en la Presidencia de Carlos Ibáñez del Campo, visionario y promotor de numerosos proyectos, hoy convertidos en realidad, se preocupó de uno de ellos. Regar el extenso territorio de “El Melozal”, de rulo y espinales, aprovechando que el Ministro de Obras Públicas del Presidente Gabriel González Videla (1946-1952), era el linarense Ernesto Merino Segura (otro de los grandes olvidados) .
Le llevó su Proyecto al Ministro, que consistía en construir un canal desde el río Putagán y pasar sus aguas, por sobre el río Loncomilla, para desbordarlas hacia esos terrenos. Ante las dudas del Ministro, don Aníbal le pidió le enviara a los Ingenieros. En el borde del Loncomilla, ellos le dijeron, pero don Aníbal como cruzarán las aguas, por sobre este río. Les contestó, Uds. estudiaron la Ley de los Vasos Comunicantes. Sí, le dijeron, pues así se hará.
El agua vendrá desde el Putagán, con velocidad y subirá a un Sifón y sobre él, habrá un puente, para regar miles de hectáreas y transitar vehículos. Hoy “El Melozal” es productivo y desarrollado, dando el Ministro Merino Segura, su aprobación y construcción. (Don Aníbal, con su sabiduría y conocimientos, logró esta obra, la segunda en Sudamérica e inaugurada por el Presidente Ibáñez en 1958).



Otra de don Tato
Según su hija Silvia, por su designación como Intendente Sebastán Barja Blanco, no estuvo exenta de críticas, pues hubo un sector que se oponía, por el tipo de vida que tenía mi padre, que nosotros respetábamos, pues así era él.
Cuando supo que el Presidente Jorge Alessandri Rodríguez (1958-1962), lo había designado, le pidió audiencia y fue recibido. A qué viene Sebastián. Vengo a agradecerle y pedirle no me nombre Intendente, pues no deseo causarle daño a su gestión, pues soy una persona que le gustan las fiestas, estar con mis amigos y no soy muy de casa y eso a Ud. ya se lo han dicho. Mire Sebastián, le dijo don Jorge, que en mi Gobierno haya un Intendente así, es bueno para que todos no crean que somos demasiado “conservadores”. Lo confirmó y estuvo los seis años como Intendente, dejando un buen recuerdo de su gestión y como persona.
Demás está decir, fue “Generalísimo” de don Jorge en la provincia, Regidor, Alcalde, Diputado, Liberal y muy cercano con la familia Alessandri, especialmente con don Arturo.
Las vueltas de la vida
En las elecciones municipales de Linares, fueron elegidos Héctor Pinochet Cuello (Alcalde) y Willams Rebolledo Vera (Regidor), período 1967-1971. El Alcalde, no aceptaba a dicho Regidor en el Municipio, por su condición homosexual (discriminación hoy superada).
El Regidor Rebolledo se abstuvo de concurrir; hasta que una vez tuvo que hacerlo. No faltó el funcionario oficioso, por fono interno a la Alcaldía, le avisara esta visita. Salió el Alcalde a buscarlo, sacándolo a la calle en forma violenta, generándose un hecho bochornoso pues el Regidor le gritaba “matón” y el Alcalde le respondía y tú m…desde la puerta principal.
Varios Regidores (pertenecí a ese Concejo) le represamos al Alcalde que eso no correspondía, generando este “bochorno municipal”. Su respuesta fue que mientras fuese Alcalde, él no aceptaba a dicho Edil, manteniendo su decisión.
Después del asesinato del Alcalde Pinochet, fue elegido Alcalde Carlos Aburman Fuentes y dicho Regidor se incorporó como tal al Concejo, sin problemas. En la siguiente elección 1971-1973, Williams Rebolledo fue elegido Alcalde, concluyendo estas funciones por el Golpe Militar (las vueltas que tiene la vida).
Maldición gitana
Don Humberto Riquelme (para sus amigos y cercanos “El Poroto”) tenía su Librería y Venta de Diarios y Revistas, en calle M. Rodríguez (frente al B. Estado) y pasó por allí una gitana y le ofreció “verle la suerte”. Don Humberto, en su lenguaje popular, lo rechazó y la instó a abandonar el local. Tú quedar corto de vista o ciego dentro de poco, le dijo la gitana. Le contestó, tengo plata y me compro lentes, sin darse cuenta que ella le había mirado su rostro. ¿Y cómo lo sujetarás? Don Humberto tuvo un accidente, afectándole varias partes de su cuerpo, entre ellas las fosas nasales, quedando ellas mínimas (gozó de buena vista hasta su fallecimiento y es una de tantas anécdotas de este caracterizado personaje).

Raúl Balboa Ibáñez
Prensa El Heraldo | Imprimir | 457
Publicidad 13
Publicidad 19