sábado 04 de julio del 2020 | Santoral Eliana y Mabel
Dolar $803,98 | Euro $903,15 | Uf $28.693,54 | Utm $50.322,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Crónica 28-06-2020
Barreras Idiomáticas de Migrantes en Chile durante la Crisis Sanitaria
Publicidad 2


Hermana Sonia Salas, directora de la Fundación Madre Josefa, y Dr. Christian Troncoso, director de Pedagogía en Lengua Castellana y Comunicación de la Universidad Autónoma, analizan los problemas idiomáticos y sociales de extranjeros en Chile durante la pandemia.


La población chilena se ha visto sobrepasada con las consecuencias que ha traído la pandemia de COVID-19. Cesantía, problemas sanitarios y falta de recursos, se han dejado en evidencia a más de tres meses de la presencia del virus en el país. Además de los ciudadanos chilenos, distintos medios de comunicación han mostrado la realidad que viven los extranjeros en nuestro país. Recordemos que según el Departamento de Extranjería del gobierno, hasta el 31 de diciembre del año pasado, se registró cerca de 1,5 millones de migrantes residentes en el país y durante el 2019 llegaron más de 242 mil personas.

Basándonos en la realidad regional, una de las instituciones encargadas de brindar apoyo a los extranjeros residiendo en Chile es la Fundación Madre Josefa, presente en el país desde Iquique a Temuco. En el Maule, entregan un soporte fundamental a los extranjeros que han vivido con dificultad la pandemia. La hermana Sonia Salas, directora de la fundación en Talca, se refiere a las barreras que enfrentan los migrantes durante este periodo de confinamiento, que van desde dificultades idiomáticas a falta de empleo. “El hecho de estar en cuarentena en casas muy pequeñitas o compartir la casa con otras familias es complicado. También esto les ha traído problemas de desempleo o les han limitado un poco el trabajo, les pagan la mitad del sueldo por medio día. Hay situaciones muy complicadas, familias completas que están los dos padres sin trabajo, entonces son realidades que estamos recibiendo a diario acá en la fundación”, afirmó Salas.

Otra de las dificultades presentes para los migrantes es la barrera idiomática en la atención de distintos centros de salud. La directora de la Fundación Madre Josefa, profundiza en este punto. “En el caso de los haitianos, ellos no tenían mucho miedo al Coronavirus porque toda su vida han vivido situaciones difíciles, entonces, nos ha costado mucho hacerlos entender que deben tratar de estar en sus casas para evitar contagios. De hecho, muchos se han contagiado y desde los centros médicos han pedido a la fundación un traductor para poder comunicarse con ellos, hablar y darles a conocer que están contagiados”, aseveró.
La carrera Pedagogía en Lengua Castellana y Comunicación de la Universidad Autónoma de Chile en Talca, ha realizado un trabajo mancomunado con la Fundación Madre Josefa, desde el año 2016, donde se ejecutó el Programa de Español para la Comunidad Haitiana. El director de carrera, Dr. Christian Troncoso, hace hincapié en el refuerzo idiomático que se necesita replicar en los centros de salud del país. “En 2018, el MINSAL publicó “Herramientas de la facilitación lingüística para funcionarios de salud en kreyol ayisyen”, un manual que buscaba entregar herramientas básicas sobre lengua kreyol. Sin embargo, este tipo de herramienta no ha sido del todo incorporadas por los funcionarios, ni por los centros; a lo más, hoy pueden verse escuetos letreros en los CESFAM que señalan direcciones, boxes y oficinas en kreyol; pero es necesario atender a aspectos mucho más específicos en la atención de salud, es decir, no basta con preguntarle dónde siente el dolor a un paciente, sino cómo es ese dolor, por ejemplo, un dolor de cabeza puede ser punzante, agudo, ´”irradiar” hacia otros órganos, etcétera. En este caso, la mayor parte de nosotros explica el dolor de modos metafóricos propios del español chileno, esos recursos lingüísticos a menudo se pierden en la traducción y puede conducir a un mal diagnóstico o problemas aún mayores. Yo creo que, sin duda, el sistema de salud necesita integrar de mejor manera a la comunidad haitiana, sin embargo, no creo que el problema sea solo de los funcionarios, claramente, necesitamos una política país de integración”, destacó Troncoso.

Entre las personas que mayormente llegan a la Fundación Madre Josefa requiriendo ayuda, se hallan ciudadanos provenientes de Venezuela, Haití, Ecuador, Argentina y Uruguay. Actualmente, la fundación sin fines de lucro, se encuentra recibiendo ropa de abrigo, frazadas, alimento y utilices de aseo, para poder otorgar ayuda a las más de 3 mil personas que llegan a la institución buscando amparo en tiempos difíciles.

Prensa El Heraldo | Imprimir | 485
Publicidad 21