martes 13 de noviembre del 2018
Dolar $681,41 | Euro $771,87 | Uf $27.466,93 | Utm $48.160,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Editorial 08-02-2018
Buscando el sentido de justicia
La venezolana Linda Loaiza López fue torturada y violada durante casi cuatro meses. 17 años después, su caso ha llegado a la Corte Interamericana de Derechos Humanos gracias a que se hizo abogada para buscar justicia por lo sucedido. Este hecho es histórico para la instancia: es el primer caso de violencia de género de una venezolana en la corte internacional. Han pasado muchos años, aún así la víctima se quebró al dar su testimonio frente a los jueces de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre lo que pasó entre el 27 de marzo de 2001, cuando fue secuestrada por un hombre desconocido que la torturó, la golpeó con palos, la quemó con cigarrillos y la violó a diario por casi cuatro meses, y el 19 de julio de 2001, cuando logró escapar de su cautiverio. Tenía apenas 18 años y estaba recién llegada a Caracas de una ciudad del interior de Venezuela para empezar una nueva vida. Ese año, sin embargo, dio un trágico vuelco para ella y su familia. «Mi voz es la de muchas mujeres en Venezuela y en América Latina que no han podido denunciar los hechos de los que han sido víctimas», ha dicho. «Estoy indignada porque es imposible acceder a la justicia a mi país: me vi obligada a estudiar Derecho para luchar por mi causa. Es importante que valoren mi testimonio, que sea valorado con equidad y justicia». El camino recorrido no ha sido ni mucho menos sencillo ni recto: «No fue fácil llegar hasta acá, pero vine porque confío en este sistema y espero no recibir las respuesta que me dio el poder judicial venezolano, que nunca investigó los hechos, solo porque mi agresor era hijo del rector de la universidad, una persona con poder». El caso de Linda Loaiza estremece, por su valentía y coraje, muchas y muchos han muerto esperando que la palabra justicia tenga sentido. Si Venezuela es el segundo país más violento del mundo— donde el 90% de los crímenes quedan impunes- el caso específico de la violencia contra las mujeres, es un mal invisibilizado. En América Latina, los indicadores son aún más deplorables: solo el 0,7% de las 70.763 denuncias recibidas en 2014 llegaron a juicio.
Prensa El Heraldo | Imprimir | 336
Publicidad 13
Publicidad 14