sábado 16 de diciembre del 2017 | Santoral Alicia
Dolar $641,05 | Euro $755,24 | Uf $26.785,18 | Utm $46.972,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 30-11-2017
Calentamiento global y sus consecuencias en los agentes polinizadores
Queridos lectores, siguiendo con nuestro análisis de las consecuencias del Calentamiento Global a nivel de nuestra localía y realidad, veremos en forma breve y didáctica cómo afecta a nuestros agentes polinizadores y las prevenciones y de conservación que deberíamos tener.
Las flores son los órganos reproductores en las plantas fanerógamas y por su colorido, aroma y presencia de néctar favorece la atracción de los polinizadores.
El transporte del polen desde las anteras hasta los estigmas de la flor se conoce con el nombre de Polinización y este proceso puede efectuarse en el interior de la flor (polinización directa) o entre dos flores (polinización cruzada), existiendo para ello diferentes vías: de contacto en la misma flor entre los estambres maduros que depositan su polen en el estigma, de caída cuando el polen cae y encuentra el estigma de otra flor, por el viento cuyas corrientes arrastran el polen hacia otras flores (polinización anemófila), por los insectos, los que, al procurarse el néctar de las flores recogen granos de polen y los llevan a otras flores (polinización entomófila) y la polinización mediante la fecundación artificial efectuada por el hombre, lo que le permite seleccionar y mejorar especies cultivadas.
En el caso de la flora nacional, nos encontramos con flores típicas que son polinizadas por una gran variedad de insectos. Muchos creemos que las mariposas y abejas melíferas son los únicos o principales polinizadores, pero lo cierto es que hay una gran variedad de animales que también desempeñan esta función.
En Chile existen cientos de especies de abejas, sin contar a la introducida Apis melífera nativa de Europa. Dentro de esta amplia gama de las familias Apidae, Collectidae y Halictidae, mencionamos al moscardón (bombus dahlgomii), a Colletes seminidus, que se pueden avistar en Santiago, las que visitan las flores de maqui.
No sólo son los invertebrados ya mencionados, sino tenemos también que hay hormigas, cucarachas, libélulas, etc., que se han asociado a las angiospermas en simbiótica relación, donde también contamos con vertebrados como el tordo (Curaeus curaeus), al fío fío (Elaenia albiceps chilensis) y los picaflores, de los cuales tenemos 9 de la familia Trochilidae, siendo el más conocido la pinda o picaflor chico (Sephanoides sephanoides), el más grande del mundo (Patagona gigas) y los amenazados, picaflor de Juan Fernandez (Sephanoides fernandensis) y el picaflor de Arica (Eulidia yarrelli)
Así como los colibríes en las aves, los murciélagos en los mamíferos son importantes polinizadores en algunas regiones de nuestro país. Tenemos el murciélago longirrostro o de la nariz larga (Platalina genovesium) que se ha registrado en el Valle de Azapa, en la Región de Arica Parinacota, como muchos otros quirópteros nectarívoros que posee un hocico alargado, así como una lengua especialmente larga cubierta de estructuras como un cepillo que le ayudan a extraer el néctar de las flores que visitan.
Vemos que la naturaleza con su sabiduría ha estructurado toda una organización para la reproducción del Reino Vegetal, donde los cultivos dependen de la participación de los agentes polinizadores, especialmente de las abejas, para la producción de frutos y semillas para el consumo humano, y nos encontramos con una escasa asignación de valor y protección a la participación de la abeja melífera por parte de los agricultores y población en general, y el uso y mantención deficientes de colmenas respecto a su estado sanitario y estructura poblacional por parte de los apicultores.
Podemos observar en nuestros campos las siguientes condiciones de manejo de colmenas y huertos que impactan sobre la eficiencia de polinización:
"Aplicación de fungicidas, herbicidas e insecticidas dentro y fuera de temporadas de floración y en particular cuando las abejas se encuentran forrajeando, prácticas altamente riesgosas y que impactan negativamente sobre los polinizadores.
Ausencia de fuentes de agua no contaminadas para satisfacer las necesidades de las abejas.
Productos químicos para el control de Varroa aplicados en forma artesanal, que permanecen por tiempo indefinido dentro de la colmena. Como consecuencia, surgen ácaros resistentes, mueren abejas adultas y las crías, reduciendo la fortaleza de la colmena, y se contaminan con residuos prohibidos la cera, la miel, el polen, propóleos y jalea real
Insuficiencia en la alimentación de las familias de abejas destinadas a polinización, la que impacta sobre la postura de la reina y el crecimiento de la población de abejas
Materiales usados, sucios y sin desinfectar, almacenados en el apiario. Restos de cera, propóleos y miel al alcance de las abejas. Estos materiales son portadores de agentes patógenos". (Centro de Biotecnología de Sistemas-División Agricultura. Polinización y Agricultura Sustentable)
Ahora bien, no se puede obviar que las abejas tienen un papel muy importante en el ecosistema, y que debido al calentamiento global, cada vez tiene más dificultades para hacer lo que mejor sabe hacer, es decir, polinizar las flores para que nuevas generaciones de plantas puedan existir.
Por supuesto que también entran en este peligro de extinción, todos los demás agentes polinizadores, por los usos de pesticidas, parásitos, invasión de otras especies de abejas, pérdida de su hábitat, donde el calentamiento global está afectando el régimen de lluvias en todo el mundo, empeorando las sequías en muchos lugares, aumentando la temperatura y poniendo en riesgo la propia vida de las plantas.
Un informe, encargado por las Naciones Unidas, revela que para el año 2050 la humanidad podría tener serias dificultades para alimentarse, debido al descenso de la población de las abejas y de los otros insectos y animales que se encargan de la polinización.
Estamos en un círculo vicioso de destrucción del medio ambiente, donde las causas humanas y las consecuencias manifestadas por el calentamiento global y sus consecuentes aumentos de temperatura y cambios climáticos nos está afectando en una irresponsable deriva de toma de conciencia real del problema.
Sin embargo, este riesgo es una situación que se puede prevenir si cuidamos el medio ambiente con productos naturales de parte de los agricultores. También en nuestros jardines, dejar crecer flores silvestres al menos en un rincón, o cultivar las propias y así, aportar un grano de arena para atraer a las abejas que ayudarán a nuestras plantas a dar frutos y vida.

Carlos Cabezas Gálvez
escritor y ensayista
Prensa El Heraldo | Imprimir | 521
Publicidad 13
Publicidad 15