jueves 06 de agosto del 2020
Dolar $761,34 | Euro $894,75 | Uf $28.663,74 | Utm $50.272,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Opinión 12-07-2020
CARTA RESPUESTA A CARTA DE AFP (Me ha llegado carta de mi AFP)
Publicidad 2
Señores de la AFP

Déjeme decirle, que No es usted quien hará, que me dé cuenta sobre la situación de retiro del 10% de lo cotizado en la AFP, puesto que tengo la claridad y capacidad suficiente, para realizar el análisis necesario que da cuenta, del gran abuso que las AFPs, desde su creación, sin mayor discusión, sin democracia, en plena dictadura, han convertido en una presa los escuálidos recursos de los chilenos, a través de los años. Jamás, este Sistema, se consideró como Fondos Previsionales, sino que sencillamente, como la capitalización de grupos económicos y de empresarios chilenos y extranjeros, así de simple, ya que los resultados están a la vista después de cuarenta años: Grandes Empresarios y Bancos Ricos, en desmedro de un pueblo pobre. La AFP es un sistema oscuro, que no entrega ninguna respuesta real, menos información al cotizante. Sólo nos dicen, de pronto, que perdimos plata, que bajaron nuestros montos: ¿Cómo sabe una persona que perdió 2 millones, que en realidad perdió esa suma, y que no fue 1?8 millones, o 1.5 millones, sino que sencillamente tenemos que tragarnos lo que nos dicen, en un sistema que sólo obliga y no ofrece nada. En un tiempo oscuro de nuestro país, se creó un sistema oscuro, que ha traído hambre y miseria en la vejez de nuestro pueblo. ¡Qué vergüenza, Dios mío!
Que miserables, entonces, son aquellos seres humano: banqueros, empresarios, especuladores entre otros, que capitalizan sus intereses y el mercado, a costa del uso arbitrario del dinero, que como esclavos deben depositar cada mes, tanto los obreros, como los pescadores, temporeros, campesinos, recolectores de basura, trabajadores explotados del Retail, por nombrar solo a algunos, es decir: los pobres, que suman la gran mayoría del pueblo de Chile, gracias a un sistema político y económico, que privilegia y protege, al amparo de una legalidad y Constitución, redactada entre cuatro paredes, a espaldas a Chile, a comienzos de la década de los ‘80, a los más poderosos. Miren qué paradoja, considerando vuestra campaña del terror, a través de cartas y publicidad regada por el norte y por el sur de Chile, pagada con las comisiones, que cobran a los trabajadores... Miren qué paradoja, por suerte, los actuales pensionados no retiraron su 10%,
CARTA RESPUESTA A CARTA DE AFP (Me ha llegado carta de mi AFP) que gracias a ello, hoy reciben sus “jubilosas pensiones”: no me hagan reír por favor, que no lo puedo hacer, en medio de los cientos de ollas comunes que pueblan el hambre del país. O es que piensa Ud. que no sabemos, que los créditos de consumo de bancos y tiendas, son procesadas con las mismas plantas de los trabajadores depositas en la AFP, y que se prestan a través de créditos de consumo, con intereses 4, 5 y hasta 6 veces más que las ganancias que otorgan las AFPs, cuando los números son positivos, ni hablar de cuando los números son negativos, puesto que sólo pierden los trabajadores, mientras los capitalistas siguen enriqueciéndose a destajo. No es Ud. quién me hablará sobre el tránsito de la historia de Chile, que el abuso en nuestro país tiene nombre y apellido. Claro que usted no se asusta, que lo acusen de algo, puesto que, si algo le puede pasar, no irá más allá de un par de clases de ética, en día sábado, eventualmente. Seguramente, los eruditos de la economía, los expertos en sociedad y en manejo político y social, no considerarán estas líneas. Es más, de seguro, más de alguno se echará a reír, y otros ni siquiera las leerán, Porque a quién le importa, después de haber hecho pebre este país, al amparo de las nuevas inversiones, arrasando sus bosques, el subsuelo, en busca de las riquezas que le pertenecen a todos los chilenos, dragando el mar, ocupando y destrozando las mejores tierras cultivables de Chile, entre muchos otros arrasamientos, al amparo del progreso de un Chile muerto de hambre. No es usted, entonces, quién me dirá, lo que es mejor para mi futuro, porque jamás les ha interesado el futuro de los chilenos y su triste vejez, salvo el día en que deben recaudar la cotización mensual, de los pobres, y de vez en cuando una tarjeta de cumpleaños. Se debe ser muy miserable, pienso entonces, para no poner límites a la riqueza, a sabiendas que tenemos en Chile una pobreza sin límites.... Seguramente, dirán que soy un resentido social, como la perfecta excusa de siempre, que han usado a vuestro acomodo, para continuar con el implacable abuso. Si yo no retiro el 10% de mis ahorros llegaré con la pensión al día 10 de cada mes, ahora si yo retiro ese 10%, llegaré hasta el día 9 del mes… ¡Miren qué hecatombe Dios mío! Bueno... al final déjeme decirle, que no importa, sepa usted señor, que como la historia lo relata, los pueblos tarde o temprano escogen su destino, si es que ya Chile no lo ha hecho, en las calles, en plazas, en el mar y en los campos, como una semilla que usted no ve, pero que está a punto de estallar.

Atentamente. Antonio Lagos, poeta de Linares
Prensa El Heraldo | Imprimir | 746
Publicidad 21