domingo 09 de agosto del 2020
Dolar $777,18 | Euro $922,36 | Uf $28.660,04 | Utm $50.272,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Agricultura 04-07-2020
Cinco medidas para abordar la crisis del agua en la reactivación sostenible
Publicidad 2


Escenarios Hídricos 2030 propone soluciones factibles de ser ejecutadas en el corto plazo, con costos bajos o medios, y que conllevarían importantes beneficios económicos, sociales y ambientales.

Frente a la compleja situación provocada por las múltiples crisis que enfrenta el país (sanitaria, social, climática, ambiental, económica), desde los sectores público y privado se está evaluando la mejor forma de llevar adelante una reactivación. En esa línea, desde su área de especialidad, la iniciativa Escenarios Hídricos 2030 propone cinco medidas fundamentales que permitirán abordar la crisis del agua en el corto plazo, con costos bajos o medios y alto impacto positivo.
Estas propuestas, identificadas durante más de cinco años de trabajo, han sido puestas sobre la mesa en el marco de la iniciativa por una Reactivación Sostenible, que fue apoyada por más de 600 instituciones en Chile, incluidas las tres que componen la secretaría ejecutiva de EH2030: Fundación Chile, Fundación Futuro Latinoamericano y Fundación Avina.
Las alternativas propuestas por EH2030 son las siguientes: restauración y conservación de ecosistemas hídricos; plan de ahorro y eficiencia en el riego de la gran agricultura; reúso de aguas residuales urbanas que se descargan a través de emisarios submarinos; servicios ecosistémicos para la gestión sostenible; y desarrollo de sistemas de captación de aguas lluvia, infiltración y recarga de agua.
“Cada una de estas medidas significa inversión público-privada, empleos, beneficios económicos, sociales y ambientales. Tenemos que ser capaces de ir más allá de grandes embalses y desaladoras”, comenta Diego Luna Quevedo, representante en Chile de Fundación Futuro Latinoamericano.
Según explica Ulrike Broschek, líder de EH2030, son alternativas “de alto impacto para abordar la crisis del agua y caminar hacia la Seguridad Hídrica, es decir, para garantizar la disponibilidad de agua que se requiere para el bienestar humano, el desarrollo socioeconómico y asegurar los ecosistemas”.
“Estas acciones generan cambios significativos en la forma de gestionar el agua en el país y son sostenibles en el largo plazo”, agrega Broschek.
RECUPERAR Y OPTIMIZAR
La primera propuesta, relacionada con los ecosistemas hídricos, consiste principalmente en aplicar lo que se conoce como “soluciones basadas en la naturaleza”, como por ejemplo la recuperación del bosque nativo, de humedales y de riberas de ríos. Entre otros beneficios, permiten recuperar el ciclo natural del agua y su funcionalidad, muchas veces disminuida o eliminada a causa de la intervención humana.
El cuanto al plan de riego para la gran agricultura, es algo indispensable considerando que actualmente la eficiencia en ese ámbito llega a solo el 50%, es decir, se pierde la mitad del agua que se usa con esa finalidad. Hasta ahora, explican en EH2030, la tecnificación no ha sido suficiente y lo que ha sido implementado se ha traducido en expansión de las superficies de riego en vez de un ahorro para el sistema. “La principal falla que se debe abordar aquí es la falta de incentivos y regulación adecuada”, comenta Luna Quevedo.
En relación al reúso de aguas residuales urbanas, su implementación permitiría recuperar un importante caudal que actualmente se pierde y que posibilitaría abordar hasta el 10% de la brecha hídrica del país, es decir, la diferencia entre la demanda y la oferta de agua disponible en las fuentes de abastecimiento.
Entre los servicios ecosistémicos o ambientales, en tanto, existen mecanismos de inversión público-privado para conservar áreas en las cuales el agua resulta un recurso fundamental para el ecosistema o para evitar pérdidas económicas y sociales por desastres ambientales.
En el último caso, la identificación y recarga natural de acuíferos permite aumentar la capacidad de almacenamiento de agua natural a bajo costo, mediante sistemas que permitan retener durante más tiempo el agua en los valles mediante infiltración. “Son embalses naturales subterráneos que ya están construidos, fueron provistos por la propia naturaleza y que podemos utilizar de inmediato”, concluye Broschek.

Prensa El Heraldo | Imprimir | 433
Publicidad 21