sábado 06 de junio del 2020
Dolar $769,13 | Euro $864,00 | Uf $28.716,52 | Utm $50.372,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 31-03-2020
Colegios en tiempos de emergencia sanitaria
Publicidad 2


La educación online impuesta por el coronavirus, de un día para otro, cerró de una plumada la clase presencial, en los centros educativos.
La cuarentena que padecen los centros educativos -en todos sus niveles- evidencia las deficiencias digitales del sistema, pese a la enorme cantidad de recursos disponibles y la buena voluntad de docentes y estudiantes.
Una vez iniciada la cuarentena educativa, para ser realizada en el hogar; bajo la atenta colaboración y guía de los padres, aparece un numeroso grupo de estudiantes (no sabemos qué cantidad) que no dispone en sus domicilios de la tecnología necesaria para recibir clases virtuales, y menos el equipo que permita acceder a las clases y/o materiales que les envían sus profesores.
El correo electrónico ha sido la plataforma del momento, como una herramienta con la cual se mantiene la comunicación con las familias y estudiantes, controlando el desempeño académico en estos días. Para este sistema tan elemental, los profesores preparan emails a diario, en los que especifican las tareas, para ser desarrolladas en familia y, posteriormente, devolverlas al respectivo profesor.
Se trata de una medida cuya finalidad es no retrasar los contenidos del año, y con fácil acceso para todos. Hasta ahí todo bien, pero no se pensó en aquellas familias que no tienen el “fácil acceso” a la tecnología, cuyo soporte es la conexión a internet, con sus necesarios dispositivos (equipo celular, tablet o computador) para trabajar en las tareas señaladas.
Ese numeroso grupo de estudiantes -al que nos referimos-, se está viendo afectado por el cierre de los colegios y el permanecer en cuarentena en sus domicilios, obligado por el estado de emergencia sanitaria, no puede cumplir con lo señalado por el Mineduc, por la falta de los elementos para que así ocurra.
Todas las etapas de aprendizaje, desde infantil hasta universitaria, están paralizadas y la vuelta a la normalidad -que no hay certeza cuándo sea- deja en la incertidumbre a toda la comunidad educativa del país.
Al Ministerio de Educación, le corresponde establecer cómo evitar que los estudiantes pierdan el curso y velar para que los más vulnerables -desde el punto de vista socioeconómico- no queden atrás a causa de esta brutal emergencia.
Hasta ahora, el problema más serio está en que no todos acceden a la comunicación vía internet y cada grupo familiar con su pc, ordenador, computadora, tablet (como quiera que se le denomine) para recibir las clases impartidas online o en formato telemático, que ha puesto de manifiesto las diferencias de aprendizaje y la existencia de un nutrido número de alumnos desfavorecidos, al no disponer de los imprescindibles materiales, empezando por un equipo pc adecuado (ordenador, computadora, tablet). Salvo los alumnos de 7° básico, que reciben uno de regalo por parte del Mineduc.
Esta crisis, entonces, nos muestra un numeroso grupo de estudiantes que no puede recibir clases virtuales, en sus domicilios, ya sea por carecer del ordenador o porque no cuenta con acceso a Internet. Eso es un hecho sabido y comprobado, especialmente en los sectores rurales, donde ni siquiera llega la señal telefónica.
En un intento de sortear la brecha educativa de la cual hacemos referencia, nos recordamos del exitoso programa Teleduc, que sigue siendo un centro de educación a distancia de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Estas clases vía televisión abierta, por aquellos años se realizaban cada sábado, con una serie de programas para distintas áreas educativas y del ámbito laboral. La modalidad Teleduc fue creada en 1977, y contó con transmisión televisiva por Canal 13, hasta comienzos del 2003. Clases por televisión abierta, que se emitían para todo el país.
Nos acordamos de esta modalidad, porque en cada casa -sin tener estadísticas-, es casi seguro que se cuenta con un televisor y, en algunas casas (del sector urbano) hasta un televisor en cada pieza, sería bastante más fácil la modalidad del estudio a distancia, a través de la televisión.
Bastaría organizar las clases, en un horario matinal, y para los distintos niveles de enseñanza; donde todos los canales pueden ser parte de ese horario educativo-televisivo. Vía emergencia educativa, un proyecto de ley o decreto respectivo, señalando el objetivo del mismo; cuya duración irá de la mano con la cuarentena sanitaria.
Así se puede mitigar el desequilibrio en el uso de herramientas informáticas, que aún persiste en nuestra sociedad, porque se trata que los estudiantes no pierdan el ritmo educativo y que mantengan cierta disciplina en las pautas pedagógicas. Recurrir a la televisión, a cargo de una institución especializada (Teleduc, ya tuvo éxito en esta modalidad) permitiría un mejor aprovechamiento de las clases en el hogar.
El horario educativo-televisivo matinal, de lunes a viernes, con todos los canales (por niveles de enseñanza) para cada emisora de televisión; de esa forma serían un aporte a esta tarea nacional. Los horarios a convenir, para que todos los canales transmitan (como horario de colegio) en la mañana, por niveles y con las asignaturas propias del mismo.
Cada asignatura con media hora de exposición, bastaría para ello. El recreo, cinco a diez minutos, con la propaganda propia del canal, del ministerio de salud, educación, y tips para el seguimiento y/o cumplimiento de algunas indicaciones para toda la ciudadanía.
Si bien hay ingenieros en computación y programadores de tv, me permito -como ejemplo de horario-, lo siguiente: canales a, b: enseñanza infantil; canales c, d: enseñanza básica y canales e, f: enseñanza media.
Así, los padres y los propios estudiantes, sintonizan el canal donde están exhibiendo las clases de su nivel. En cuanto a los universitarios, ellos ya cuentan con una modalidad de comunicación (desde hace algún tiempo) para contactarse con docentes, compañeros y la propia universidad y realizar sus diferentes trámites.
Los canales chilenos, de alcance nacional, en nuestro país son Telecanal, La Red, UCV-TV, TVN, Megavisión, CANAL 13, Chilevisión. (Bibliografía: Mi hogar, día 12 de la cuarentena)



(Manuel Quevedo Méndez)
Prensa El Heraldo | Imprimir | 487
Publicidad 19