viernes 28 de enero del 2022
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 07-12-2021
COMO DECÍAMOS AYER… A 39 AÑOS DEL 4°F DEL LICEO DE HOMBRES DE LINARES


Recuerdo este maravilloso enunciado de Unamuno después de volver a impartir su cátedra en la Universidad de Salamanca, famosa expresión en latín: "Dicebamus hesterna die" (como decíamos ayer). Miguel de Unamuno, según la tradición popular de la Universidad de Salamanca, pronunció esas palabras en su primera clase tras ser restituido como rector, todo esto -y guardando las proporcione- a raíz del emotivo encuentro que tuvimos como generación los alumnos de 4° año F de la generación del 1982 del liceo de Hombres de Linares, que volvió a reunirse después de 39 años. Toda una vida a cuestas, recorrida de diferente manera y por tan diversos caminos, llenos de experiencia y ya de vuelta por la calle de la vida, pero que a la luz de los recuerdos, la camaradería y fraternidad vuelve a refrescar la memoria y vuelve a aparecer el estudiante travieso y lleno de ilusiones de ese entonces. Es una fiesta de emociones un regalo inesperado volver a ver a los compañeros de entonces, viajar en el tiempo y sentir el abrazo estrecho que te transmite un cariño entrañable y te hacer sentir parte del momento y a la vez de una generación que vivió en una época tan diferente en la que se valoraba el compañerismo y la amistad.
Éramos el 4° F de 1982, un curso con historia y compañerismo sin igual, iniciamos como 4°B, que era nuestra letra original, pero debido a la gran cantidad de estudiantes de ese año, el liceo de Hombres debía crear un nuevo curso -el 4°F- el sistema para ello era redistribuir a los estudiantes sacando alumnos de cada curso para crear el nuevo; pero nuestro grupo curso era tan unido que no queríamos separarnos, así que, sacrificando nuestra letra “B”, que era se selección- ofrecimos dejarla vacante y que nos asignaran la letra F y redistribuyeran entre los demás alumnos el nuevo curso. Fue así como iniciamos con la letra B y terminamos licenciándonos con la letra F, pero unidos por la amistad más que por el prestigio u otro estímulo, porque académicamente sabíamos lo que valíamos independientemente de las letras.
Eran otros tiempos, el liceo era un lugar de encuentro -pese a los años de dictadura- muy democrático, donde convivíamos y compartíamos los hijos de obreros y campesinos, con lo más selecto de nuestra ciudad de ese entonces: hijos de comerciantes, de profesionales, de uniformados, todos por igual sin diferencias de clases, sin arribismo y después de casi 40 años se vuelve a repetir esa acogida, esa contención emocional, ese abrazo afectuoso y tan necesario que tuvimos el privilegio de experimentar y de sentir, ese compañerismo que raya en la verdadera amistad desinteresada de la ya extinta juventud.
La reunión organizada por Ricardo Bonilla, Luis Rojas y José Hernández, que se dieron el trabajo maravilloso de irnos congregando y motivando para participar en un entorno natural respirando el aire puro de la naturaleza y de los recuerdos, recordando a quienes ya partieron y esperando una nueva ocasión para quienes no pudieron asistir esta vez porque están en el extranjero o repartidos a lo largo de nuestro país, que sabemos se harán el espacio para un nuevo reencuentro.
Una experiencia altamente recomendable para alimentar el alma y recargarse de nuevas y buenas energías. Gracias a quienes pudieron participar esta vez: René González, Ulises Narváez, Jaime Gatica, Marcelo Oróstica, Iván Negrete, Renato Urrea, Rodrigo Lara, José Hernández, Ricardo Bonilla, Hernán Méndez, Álvaro Muñoz, Pedro Aravena, Fernando Artus, Luis Rojas, Oscar Salazar, Luis Ortega, Enrique Barrios, Jorge Castillo, Javier Núñez, Ruperto Cortés, Francisco Cabello y Eduardo Gajardo.


(Jaime Gatica, profesor)
Freddy Mora | Imprimir | 809