sábado 17 de noviembre del 2018
Dolar $678,49 | Euro $768,22 | Uf $27.481,56 | Utm $48.160,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Opinión 09-11-2018
Creación de la Estación Agroclimatológica de la Universidad de Talca
De alguna forma todos han visto por la prensa escrita, radio y televisión los contactos que hemos realizado cuando algún fenómeno meteorológico afecta a la región: sequía, olas de calor, lluvias, heladas o cualquier evento de este tipo. Para poder realizar esta labor de educación, investigación y difusión es necesario contar con una estación agroclimatológica de primera línea, es decir que cuente con una instrumentación de alta calidad y, además, que sus registros sean permanente en el tiempo.
La Universidad de Talca cuenta con una desde 1976 y que ha funcionado ininterrumpidamente hasta la fecha: 42 años de datos meteorológicos. Pero pocos saben quién fue el fundador de dicha estación; fue un linarense, el profesor Ramón Parada Prieto (1930 – 1982).

Cuando se funda la carrera de Historia y Geografía en la ex sede de la Universidad Técnica del Estado, en Talca, en agosto de 1975, Ramón Parada pasa desde el Liceo de Hombres Juan Ignacio Molina (hoy Valentín Letelier) de Linares, al Departamento de Historia, Geografía y Ciencias Sociales de la Universidad, en donde dicta las cátedras de Climatología y Geografía Física.

En una decisión visionaria adquiere instrumentos meteorológicos básicos: un barómetro, pluviómetro y termómetros de máxima y mínima e inicia las mediciones en 1976, según las normas de la Organización Meteorológica Mundial, utilizando un cobertizo de madera instalado en la sede de la Universidad Técnica del Estado-Talca, que en ese tiempo se ubicaba en la Av. Ignacio Carrera Pinto, donde actualmente se emplaza la Seremi de Educación.

En 1979 Ramón Parada presenta un proyecto a la Dirección de Investigaciones de la Universidad Técnica para la adquisición, en Alemania, de una moderna y completa estación agroclimatológica a la empresa Thies, una de las más prestigiosas por la calidad y precisión de su instrumental. Aprobado el proyecto, el equipamiento importado llega a la sede universitaria en 1979. Con el entusiasmo del investigador ante tan magnífico instrumental climático, el profesor Parada presenta innumerables pedidos para su pronta instalación en la sede talquina. Sin embargo y por diferencias personales con el entonces vicerrector designado de la sede talquina, se le niegan las peticiones y la moderna estación agoclimatológica queda guardada en las bodegas. En enero de 1982 y aquejado de una enfermedad terminal, don Ramón Parada Prieto muere a los 52 años sin lograr ver su ansiado proyecto hecho realidad. Pasaron otros siete años y el instrumental, perteneciente al Departamento de Historia y Geografía, continúo embalado y guardado en las bodegas de la sede. Sin embargo con la creación de la Facultad de Recursos Naturales (posteriormente Facultad de Ciencias Agrarias), esta instrumental pasa a dicha Facultad y es instalada en forma completa y bajo los estándares y planos dejados por el profesor Parada, en el Campus Lircay de la Universidad de Talca, en 1989 (la Universidad de Talca se creó en base a las ex sedes de la Universidad Técnica y de Chile, en 1981) constituyéndose en un referente climático de la región y el país. Los registros termopluviométricos que el profesor Ramón Parada, con su básico instrumental logró recopilar entre 1976 y 1981, fueron la base de un banco de datos continuos que por más de 40 años han servido para cuantificar el cambio climático en el Maule y ha prestado una ayuda invaluable a la investigación, docencia y extensión agroclimática regional y nacional.

Como suele suceder, quien es pionero en una idea suele no verla concluida.

Ramón Parada había estudiado la carrera de Pedagogía en Historia y Geografía en la Pontificia Universidad Católica de Chile de Santiago, titulándose en 1955 e iniciándose como profesor en el departamento de Historia y Geografía del Liceo de Hombres de Linares Valentín Letelier, formando a generaciones de estudiantes secundarios y universitarios. Actualmente sus cenizas descansan en la logia masónica “Razón; Tomás Jeffersson” de Linares.

(Patricio González Colville (Lic.; M. Sc.)
Prensa El Heraldo | Imprimir | 226
Publicidad 13
Publicidad 14