lunes 19 de octubre del 2020
Dolar $801,91 | Euro $938,35 | Uf $28.766,38 | Utm $50.372,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 25-09-2020
Cuentos que parecen cuentos Cuando septiembre se duerme y la primavera despierta
Publicidad 2


Hace años que he sufrido aquella experiencia de ausencia de una verdadera fiesta con septiembre despierto, derramando alegría , felicidad y amor, donde la guitarra, el arpa y el acordeón hacen cantar y bailar el alma , como también al corazón. Pero este año una pandemia de los mil demonios adormeció este mes de fiestas patrias, apagando las ganas de todo chileno el zapatear elevando el pañuelo en conquista de la bella mujer que, con sus ojos hermosos nos invita a estrecharla y cuando lo vamos logrando , llegamos a zapatear y agitar el blanco pañuelo con escándalo jubiloso.
Recuerdo cuando niños recorríamos las ramadas en la Alameda donde las discusiones de curados eran divertidas y poco asustaban. A la hora que el sol sólo acariciaba, asomaban las lolas exhibiendo sus vestidos floreados como llamando a la primavera. Sus cabellos sedosos libres a la caricia del viento. Preciosísima con su risa franca y bella, pura y aromada por las rosas . Nosotros los lolos de aquel entonces vestíamos " la pinta dieciochena" con la intención de conquistar una belleza. Simple verlas, pero no tenerlas ni siquiera para preguntar su nombre, puesto que salían acompañadas con la tía, la Nana o con la hermana mayor. Bien vigiladas , más sus miradas furtivas , igual llegaban a nuestro corazón.
El día 18 de madrugada unos cañonazos me despertaban y yo muy patriota me paraba en la cama con la mano en la frente , mirando la bandera que flameaba en el antejardín de mi ventana. Pronto al mediodía acudía al desfile , con los amigos buscando a las hermosas niñas que habíamos visto en la Alameda. Nos satisfacía sólo el hecho de estar cerca de ellas, mirándolas en silencio con leve y tímida sonrisa. En aquellos tiempos se nos enseñaba a respetar sagradamente a tan hermoso regalo que la vida nos entregó. Si cortar una flor en el jardín era casi un pecado, el faltarle el respeto a una damita , si que lo era.
Un amigo quizás exageraba pues se escondía tras unos árboles para observar a la hermosa Noemí y acudía todo los domingos a la iglesia para verla comulgar. Las fiestas patrias eran las más esperadas del año y hasta nuestra bandera para el día 18 nos saludaba entusiasmada dejándose agitar por el viento ,como aplaudiendo el andar de las lindas jovencitas de aquellos años. Hoy no serán tan jóvenes, pero siguen siendo hermosas y encantadoras. El tiempo pasa de minutos a horas, de horas a días, semanas a meses y estos a los años idos. Terminaron las ramadas en la Alameda y fueron llevadas al estadio municipal. Las discusiones de curados se transformaron en riñas, asaltos y otros delitos. Algunas canciones de Jorge Yáñez se hicieron efectivas, cuando por celos terminaron a tajos...
Este año 2020,un inesperado virus adormeció septiembre, sin ramadas ni desfile. La plaza muda y solitaria, quizás llorando en la noche .Lo ignoro, pues hay toque de queda. No bailé cuecas como en otros años lo hacía. La guitarra colgaba en un muro de casa...no la sé tocar. Pero hay una copa de vino para brindar callado. El 20 me hice más viejo y el 22 despertó septiembre. Llegó aquella que su ausencia me tenía triste y amargado. Con nostalgia miraba la cordillera en el día con su cielo azul y en la noche con coquetas estrellas. El corazón se entibia y los botones de las rosas en el jardín están que revientan por mostrar su belleza. Las mariposas vienen volando después de bañarse en el arcoiris y besar la luna para robarle un poquito de ternura...
Amada mía, tu presencia borra la tumba de flores muertas y renacen más hermosas para alfombrar con sus pétalos el sendero de los romances que nacen con ese placentero amor con sabor al primer beso que no se olvida, al igual que tu nombre, linda primavera.


(Carlos Yáñez Olave, escritor)
Prensa El Heraldo | Imprimir | 286
Publicidad 21