miércoles 06 de julio del 2022
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 19-06-2022
CUENTOS QUE PARECEN CUENTOS Despedida sin regreso

- ¡Temprano regreso, mi amada esposa!...Tú sabes que mi felicidad es estar siempre con ustedes. Mis niñas y tú.
Esta despedida me hace recordar mi niñez, cuando me sorprendía aquella sentencia escrita en la parte trasera de algún camión.
“Solo Dios sabe si vuelvo”
Tal vez la expresó en silencio el funcionario de carabineros DAVID FLORIDO CISTERNA (Q.E.P.D.), aquella mañana de otoño cuando en los árboles desnudos cuelgan en sus ramas escarchas y sus hojas fueron desprendidas por las crueles heladas, esas que en los labios de su amada se entibiaban al formar ese beso de enamorados.
A sus hijas manifestó su protección, al igual que la entregada a la ciudadanía. Rezando Padres Nuestros y Aves Marías, por el bienestar de su familia y el pueblo.
Hay que desarmar a los delincuentes y evitar las fechorías planeadas en esos oscuros y sucios cerebros de los dementes criminales, cobardes y mariquitas en su actuar desquiciado.
Y en cumplimiento a su deber, aquel día intentando sin disparos persuadir a pobre bruto anormal…recibió a la distancia un traicionero disparo mortal.
Los noticieros hicieron cadena, comunicando a su estilo esta cruel noticia.
En mi memoria la pantalla proyectó cuando mi padre era Jefe de Retén en distintas comunas de nuestra provincia. Un uniformado alto de ojos azules, casado con una bella mujer, elegante de principesca presencia; pero con un destino cruel y despiadado, ya que su hijo menor fue cobardemente torturado hasta morir destrozado y sus restos jamás encontrados. Por el hecho de ser un periodista y poeta de atrevidas letras en defensa de los pobres y los necesitados.
Recuerdo cuando mi padre en la comuna de Colbún, junto a otro colega salía a los montes de Colbún Alto para apresar a los delincuentes que se escondían en las quebradas. Época en que no se usaban chalecos antibalas u otros.
Mi madre por la ventana del hogar contemplaba hasta el amanecer el regreso de su amado, con los delincuentes apresados en dirección a los calabozos del retén.
En la famosa comuna de Yerbas Buenas, para la comentada tragedia de una micro con el tren chico, él era el Jefe de Retén y junto a mi madre tendrían que viajar desde Linares a Yerbas Buenas en el móvil afectado, pero salvaron de milagro. Por atraso en el almacén El Cóndor, perdieron la hora de partida.
Mi hermano menor Jorge Bernabé y yo en esa oportunidad, cabalgábamos en caballos de palo, rodeando la plaza, cuando carabineros nos fueron a buscar para llevarnos a casa. Fue la primera vez que subimos a un “Radio Patrullas”. Se ignoraba si nuestros padres estaban en los restos de la micro.
También con mismo cargo lo desempeñó en el Retén de la Población Oriente, ubicado en aquellos años en el Estadio Municipal.
Lo estimaban mucho, pues cuando sorprendía a ebrios en exceso, ordenaba llevarlos a casa en el furgón, evitando llenar calabozos con ellos y no juntarlos con los peligrosos delincuentes.
Posteriormente jubiló con el grado máximo.
Ironías sarcásticas de la vida: El verdugo de Jorge Bernabé, fue lamentablemente un carabinero.
No es el caso y pido perdón por no olvidar a mi hermano Jorge Bernabé.
Ni siquiera mil siquiatras podrán cicatrizar mi herida.
Tal vez intento hacer presente que la Familia Florido, tiene hoy aquel dolor múltiple que queremos evitar…sus abuelos, sus padres, hermanos y familia en general. Aquellas menores que pintaban con alegría un regalo para papá y hoy lo pintan con lágrimas y tristeza, por culpa de un criminal.
Tenemos fé en una condena ejemplar para que otros malditos conozcan la justicia y se convenzan que los malos también mueren.
Escucho una ovación nacional por el atinado ascenso del Suboficial Mayor DAVID FLORIDO CISTERNA (Q.E.P.D.)


Carlos Yáñez Olave Escritor
Freddy Mora | Imprimir | 220