martes 26 de enero del 2021
Dolar $724,26 | Euro $881,31 | Uf $29.106,86 | Utm $50.978,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 10-01-2021
DE MAL EN PEOR
Publicidad 2

Después de los violentos hechos ocurridos el 18 de octubre del 2019, donde las fuerzas policiales y la inteligencia de nuestro país se vieron absolutamente sobrepasados, sumados al posicionamiento de los grupos de delincuentes y traficantes que se han tomado barrios completos de muchas comunas del país, a punta de armas y violencia, se hace urgente avanzar en mejorar y fortalecer el rol de las policías y cuerpos afines.

En cualquier conversación de amigos, de sobremesa, de oficina, de fin de semana, uno de los temas que sale a flote más recurrentes, es la inseguridad absoluta en que estamos viviendo, el miedo que se ha ido tomando a las familias en chile es gigantesco, ya no se puede caminar tranquilo por casi ningún sector y se podría decir que hay un 100% de acuerdo en que se necesita más y mejores medidas para lograr frenar esta ola que crece día a día, pero hay otros que creen todo lo contrario, que parece que viven en otro país, que no han estado en ninguna de las conversaciones anteriores, pero se dicen representar al pueblo en todo su esplendor (no sabiendo quien les dio esa potestad) y estos son los diputados Giorgio Jackson, Maite Orsini, Miguel Crispi, Catalina Pérez, Daniella Cicardini y Amaro Labra, los cuales en un acto de iluminación absoluta quieren derogar las leyes Antibarricadas, de Control Preventivo de Identidad y la de Seguridad Interior del Estado.
El diputado Jackson, señaló, que la iniciativa buscaba “delimitar las herramientas que tiene el Estado para generar mecanismos de represión hacia las personas y vulneraciones de sus derechos”. Resulta casi insultante a la inteligencia de quienes vivimos en este país, que un diputado de la República y su grupo cercano, realicen este tipo de comentarios, que nos quieran hacer creer que esos son mecanismos de represión, cuando la finalidad que tienen esas normas son todo lo contrario, orden público no significa represión sino más bien, “las condiciones fundamentales de vida social instituida en una comunidad jurídica las cuales por afectar centralmente la organización de estos, no pueden ser alteradas por la voluntad de los individuos”.

Aclarado lo anterior, hay algunos, como los honorables antes mencionados, que siguen y seguirán en su postura nefasta de querer torcer a todas luces y a cualquier costo, el sentido común de las cosas, pareciendo que sacan provecho en situación de caos, posicionando un discurso y actuar que nada contribuye a las reales necesidades del país, comenzando por la seguridad, pieza clave en la prosperidad de un estado y cuando esta es vulnerada permanentemente, quien se impone es el caos, el miedo y la debacle en favor de quienes hoy y sin miedo alguno, muestran por las redes sociales sus armas y especies, sabiendo que incluso mediante leyes los quieren proteger.


Jorge Pinochet Muñoz
Prensa El Heraldo | Imprimir | 455
Publicidad 33