miércoles 19 de febrero del 2020
Dolar $791,95 | Euro $858,20 | Uf $28.399,15 | Utm $49.723,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 09-02-2020
Del Líster al Depo, 64 años de historia (Diego Barrios Cáceres – Gonzalo Flores Domarchi)


Me atrevo a escribir estas líneas luego de haber leído completamente el libro del “Líster al Depo, 64 años de historia” de Diego Barrios y Gonzalo Flores, ambos de Linares.
Lectura lenta, para unas tres horas, y reconociendo que las estadísticas refuerzan algunas afirmaciones, me quedé en los pequeños textos de apoyo en este riguroso trabajo. Mi lectura fue a lo más emblemático, como son los personajes que allí aparecen y que generaron esa enorme cantidad de fechas y números que sustentan el texto en general. Opinión personal, que no desmerece para nada el libro de Barrios y Flores.
No soy crítico literario, menos un escritor como tal; lejos de ser novelista o poeta, palabras mayores y mis respetos para quienes se dedican a esas tareas. Solo escribo mi visión, como un albirrojo más; alejado del estadio, pero cerca del club a través de la radioemisora, con su programa deportivo.
Descubrir y describir el libro deportivo como soporte institucional y de arraigo popular no es tema que preocupe en la historia de las ciencias de la documentación. Es lo que nos ocurre al saber de la aparición de este documento histórico estadístico (principalmente) del club que nos representa en el fútbol nacional desde su fundación (1955).
Registrar y guardar, en un solo texto los datos esparcidos en múltiples plataformas y presentarlos en un texto de 285 páginas, lo transforma en un imperdible y valioso documento histórico. Basta leer el libro, para confirmarlo.
El deporte constituye uno de los elementos en la cohesión de las estructuras sociales. La rápida instalación del deporte, especialmente el fútbol, obedece a una confluencia de tiempos y espacios. El fútbol es portador de connotaciones discursivas y simbólicas que superan la propia escena deportiva, absorbe y, a la vez, proyecta. Si no que lo diga Linares, que posicionó una marca a nivel nacional -Líster Rossel-, cosa que pocos clubes pueden señalar.
Por consiguiente, no podemos olvidarnos del peso de la literatura, futbolística en este caso, en el proceso de desarrollo del fútbol, que tanto interés despierta. Sin duda alguna, los años van determinando la inflexión del fútbol de barrio hacia un deporte popular. Los éxitos conseguidos en una cancha de tierra se acercan a una cancha empastada, y también de pasto sintético, en el presente siglo.
La mediatización de la prensa deportiva, la rápida incursión como deporte espectáculo y la incorporación de la TV fueron causas principales de un notable incremento de clubes de barrio, que llegan a representar a ciudades, en las cuales hay suficientes jóvenes para formar un equipo y que posteriormente se llamará club.
En el caso del Líster, tres clubes de la época Prat, Español y Olimpia se quedaron en el camino y permitieron el nacimiento de los albirrojos. Estos clubes, entregando su identidad, dan paso al nacimiento de un club más grande y que nos representa a nivel nacional.
Con todo, en los años cincuenta, el fútbol de Linares continuó de la mano del Líster Rossel y alcanzó un alto grado de asociación llegando al regional de Concepción, como primera gran meta.
El periodismo deportivo, incipiente esos años, iba ocupando un espacio entre el periodismo de información general, recogiendo datos y estadísticas de quienes nos representaban, alcanzando una destacada participación. En tanto, la progresiva aceptación social del fútbol lo situó como el primer deporte de masas y pronto fue considerado como deporte nacional.
El espectáculo y el interés del público y de los deportistas hacían ineludible la presencia de noticias futbolísticas, en toda la prensa nacional y el creciente interés de una literatura deportiva especializada como Revista Estadio, Gol y Gol, Triunfo, y suplementos deportivos en los diarios nacionales.
El periodismo deportivo también produjo algunas obras interesantes de la literatura deportiva del momento, en Linares. Entre las aportaciones más destacadas citamos Revista Olimpia, años 40 en adelante; Galería de Cracks, de Ernesto Astudillo Yáñez, noviembre de 1968. Un suplemento deportivo que realizaba diario El Heraldo, allá por los años 70, publicado por unos dos o tres años, en la época de oro del vóleibol de Juan Arroyo y la época de oro del Líster Rossel con Tucapel Bustamante. El suplemento contenía noticias deportivas y sus actividades locales, incluyendo teoría y tácticas del futbol, bajo la firma de Don Tuca.
Además, los programas radiales deportivos, centrados en el Líster Rossel, hoy Deportes Linares, con las voces de Óscar Guzmán González, Luis Aurelio Parada, Enrique Gutiérrez, Walter Pérez, Miguel García, Julio Aguayo, Héctor “Tito” Hernández, Luis Urra, Jorge Pérez, y otros que se quedan como omisiones perdidas en mi memoria; por lo cual entrego las excusas correspondientes a quienes habiendo estado, hoy no aparecen en esta crónica.
Lo que sí es muy cierto que uno de los actuales programas deportivos como “Puro Deporte” (Radio Ancoa), cuenta con un archivo radiofónico de momentos históricos del Depo. Obra de quienes dirigen y participan del programa, haciendo audiencia radial con los albirrojos.
Finalmente, señalar que vale la pena encontrarse con este libro histórico; y para ello comparto algunos párrafos del prólogo de Luis Lorenzo Muñoz Labra, en el libro: “Hace ya más de 64 años que vio la luz un hijo que ha costado tanto criar, ha estado en pre-kínder, primaria, secundaria, vuelta a primaria, nunca en la universidad. Le han cambiado el nombre, no les ha gustado su fe de bautismo, un hijo de salud precaria que cuando estuvo sanito -las menos- nos dio como ciudad los momentos más inolvidables y felices que podamos recordar, y cuando ha estado enfermo -las más- lo han llevado de sala común a la UCI, casi agonizando, y ha vuelto a vivir.
Es por eso que necesita tanto cariño, tanto amor para que definitivamente se haga fuerte y transite por esta vida sin sobresaltos. Nada se le ha dado fácil. Junto con él, van de la mano las esperanzas e ilusiones de muchos linarenses. Queremos a nuestro hijo, tal cual es, porque es el hijo propio y al propio no se le cuestiona, solo se le quiere”.
Saludos para Diego y Gonzalo, por dejar plasmados los datos en una obra como ésta, con guarismos que hablan de un tiempo ido, que han quedado -desde ahora- en un registro escrito, y para seguir atesorando momentos que sirven de unión a tantos linarenses a lo largo del territorio nacional y el extranjero. ¡Enhorabuena, excelente trabajo!


Manuel Quevedo Méndez
Prensa El Heraldo | Imprimir | 540
Publicidad 1
Publicidad 49