sábado 04 de julio del 2020 | Santoral Eliana y Mabel
Dolar $803,98 | Euro $903,15 | Uf $28.693,54 | Utm $50.322,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 27-06-2020
Dogmatismos pedagógicos
Publicidad 2

Habiendo declarado la “muerte de la escuela tradicional”, de aquella pseudo-educación basada en la memorización, individualismo y la competencia, debemos ANUNCIAR una educación que sea capaz ayudar a los jóvenes a desarrollar sus proyectos de vida, de potenciar sus habilidades comunitarias y solidarias, en el fondo colaborar desde la humildad a hacerlos mejores personas.
Para avanzar en la construcción de este nuevo tipo de educación “local”, “situada”, “nuclearizada”, debemos desterrar ciertos DOGMATISMOS PEDAGÓGICOS que nos han acompañado ya mucho tiempo y mantienen el status quo de una escuela añeja, que se niega a desaparecer.
La palabra dogma viene del griego δογμα, que significa precepto, que es igual a pensamiento, principio o doctrina. Cuando el dogma se convierte en una VERDAD ABSOLUTA se le llama dogmatismo, que vendría siendo una visión de vida bajo un esquema cerrado y limitado, que restringe las acciones y comportamientos de una persona o grupo social, únicamente bajo un modelo dado.

DOGMAS A DERRIBAR:

1) CIERTAS MATERIAS SON MÁS IMPORTANTES QUE OTRAS: El dominio de las ciencias naturales, por sobre las ciencias sociales; el dominio de lo cognitivo, por sobre lo corporal; el dominio del inglés por sobre las lenguas originarias, son algunos de estos ejemplos. No es casualidad que ciertas asignaturas posean un mayor estatus que otras, como las matemáticas por sobre el arte o la filosofía, y es que la educación no es neutral y el currículum que se imparte en las escuelas es arbitrariamente seleccionado y recortado por los gobiernos de turno, y lo mal utilizan para sus fines propagandísticos o ideológicos. En la nueva escuela, todas las asignaturas deben poseer el mismo valor, ya que la complejidad de la actual sociedad exige un conocimiento integral, interdisciplinario para resolver los problemas sociales, económicos, políticos o culturales. Este conocimiento ecológico, holístico, amplio, debe ser construido por las propias comunidades educativas desde un currículum alternativo, libre, autónomo y que integre muchos saberes y sentires, incluyendo los originarios y ancestrales.

2) LA SEPARACIÓN DE COLEGIOS DE HOMBRES Y MUJERES: Por largo tiempo, existió la idea errónea de educar de forma diferenciada al hombre y la mujer, lo que ha originado la exclusión o marginación de unos y otros en determinadas tareas sociales, es así que el sector de la educación y la salud se ha feminizado, y en tanto el sector de las ingenierías masculinizado, creando estereotipos poco fecundos. La creencia que el sexo opuesto representa una distracción, es ocultar la naturaleza humana de relación conjunta y colaborativa, hoy todos y todas pueden compartir las tareas de hogar, todos y todas pueden ser el sostén económico de la familia, y todos y todas pueden realizar cualquier tipo de trabajo. La educación mixta, inclusiva, que reconozca a la diversidad como una riqueza es lo que buscamos para derribar este dogma de la separación educativa entre sexos.

3) QUE LOS ESTUDIANTES NO POSEEN CONOCIMIENTOS ESTRUCTURADOS: Cada día mis estudiantes de la universidad, me demuestran sus enormes ganas de aprender, conocimientos de la vida y el propio conocimiento de la disciplina pedagógica. Tomando prestado el argumento del gran educador brasileño Paulo Freire, “todos nosotros sabemos algo, todos nosotros ignoramos algo y por eso, aprendemos siempre, por tanto, nadie educa a nadie —nadie se educa a sí mismo—, los hombres se educan entre sí con la mediación del mundo”. El profesor debe actuar como guía y ayudar a construir el aprendizaje y los estudiantes son parte fundamental para lograrlo. Debemos generar una confianza mutua para obtener los mejores resultados educativos.

4) QUE LA LETRA CON SANGRE ENTRA: Simplemente diré, no a la violencia de ningún tipo, venga de donde venga. El profesor no tiene derecho para imponer su autoridad por la fuerza, si la tiene para demostrarla con el ejemplo, lo mismo que la familia, por muy relación sanguínea que posea, no debe agredir a su hijo o pupilo. Constantemente emergen discursos retrógrados, no pedagógicos, que defienden la falsa creencia que una persona por medio del miedo o castigo va a cambiar su actitud o va a aprender, la situación es la siguiente, puede ser que ese miedo o temor de resultado para ese fin preciso (hacer la guía de ejercicios, aprenderse las tablas de multiplicar, leer de corrido), pero el daño en la autoestima generado puede ser irreparable y tarde o temprano lo notarás con su indiferencia o desamor.

5) QUE LA COMPETENCIA ENTRE ESTUDIANTES GENERA MEJORES APRENDIZAJES: Está muy interiorizado la competencia entre estudiantes, por las notas, por el reconocimiento, por un puntaje, por una beca, por ego, son diversos los motivos y ninguno de ellos válidos en la generación de mejores aprendizajes. Los rankings proliferan, al igual que los cuadros de honor, medallas y diplomas que exaltan el éxito académico, demostrando de paso el fracaso de otros. Muchas familias luchan porque sus pupilos den resultados en la escuela, pero solo pocos se preocupan de los aprendizajes reales que obtiene en su paso por el sistema masificado de enseñanza. Hemos creado generaciones de estudiantes competitivos, individualistas, mezquinos con sus conocimientos, y esto fomentado por el dogma de la libre competencia. Es cierto, que muchos de ellos llegan a ser profesionales de respetable éxito, sin embargo, indagando más a fondo en sus autobiografías, en sus pensamientos y sentimientos más íntimos, más de alguno estará arrepentido de la elección de vida que le impusieron.

Existen otros dogmas pedagógicos, se crearán otros, allí no radica el problema, sino en que seamos capaces de darnos cuenta cuando estamos frente a uno y ser capaz de denunciarlo, que es el primer camino para el anuncio de algo mejor, que para nuestro caso es lo consensuado y mejorable, ya que nada debe ser inmóvil, de hecho, la vida es continuo movimiento y la educación sigue el mismo ritmo que la vida…descubrimiento, encuentro, compromiso y testimonio.



Dr. Pablo Castillo Armijo
Profesor Auxiliar Departamento de Fundamentos de la Educación
Facultad de Ciencias de la Educación
Universidad Católica del Maule
Prensa El Heraldo | Imprimir | 283
Publicidad 21