domingo 26 de septiembre del 2021
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 12-09-2021
DON NICOLÁS LARA , UN SER DE LUZ


Hay personas que perduran en nuestro recuerdo con una huella especial. Seres que iluminan nuestra senda con una sutileza tan llena de valores y enseñanzas que salen al paso en cualquier momento y lo traen al presente con sorprendente familiaridad. Así llegan él, entre acontecimientos lejanos en el tiempo pero muy presentes y entrañables.
Don Nicolás, una persona inolvidable .Es un ser de luz para todos los que tuvimos la fortuna de compartir gratas vivencias que al evocarlas se enaltece la figura de un maestro ejemplar del Instituto Linares. Nadie puede negar que fue muy valioso ese largo tiempo en que supo ganarse el aprecio y consideración de todos los que le conocían..

Fui apoderada de un curso en que él era el profesor jefe. Organizaba la reunión mensual de apoderados, de tal manera que comenzaba y terminaba a la hora exacta. Cómo se las ingeniaba para que se trataran los temas de tal modo que todo calzaba y el horario era el mismo. No pasaba lista de asistencia, la manera de hacerlo era repartir una hoja con un contenido para reflexionar , generalmente parábolas u otros temas bíblicos, y los que llegábamos antes de las 19,30 hrs. Alcanzábamos a leer sin aburrirnos por la espera.
Era un profesor tan preocupado de cada uno de sus alumnos y alumnas que las pruebas con nota deficiente se repetían el sábado para mejorarla. Así transformaba la dificultad en comprensión a pesar de lo denso de la materia. Química y Biología, asignaturas que departía con la sencillez de un sabio que con su magia pedagógica la hacía alcanzable al entendimiento general.
Conocía la historia de cada alumno y con la experiencia que le daba el tratar con adolescentes tenía para los problemas una buena solución brindando conformidad y esperanza.
Gracias a su paciencia, perseverancia y gran sabiduría forjó en el espíritu de muchos jóvenes el sentido de superación y responsabilidad ante la vida. De ese curso en que yo era apoderada y él, profesor jefe, surgieron grandes servidores a la sociedad porque aportan con su profesión al bienestar común de las personas. Y no dudo que esto se repitió en cada curso, complementado por el aporte de los demás docentes.
Don Nicolás era el motor del colegio, nadie lo duda. La terrible noticia de su repentino traslado a Santiago y él, fiel al voto de obediencia en su condición de hermano marianista tuvo que alejarse de este colegio que era su verdadero hogar. Sentimos una profunda tristeza porque quedó un gran vacío y se le extrañó, era una ausencia que dolía demasiado, porque sin desmerecer a los demás profesores, él era único, irrepetible. Porque han pasado los años y la pena sigue y con mayor razón porque después de una larga enfermedad se marchó al espacio infinito a reunirse con su Creador, al comienzo de este invierno, tiempo de pandemia, tiempo melancólico, frío y gris .
Hoy es San Nicolás, y lo percibo con su camisa celeste y esa actitud alegre ante la vida, su paciencia para escuchar, su sabiduría para aconsejar. Realmente un ser de Luz que sigue iluminando nuestras esperanza diaria, nuestras pequeñas metas que por la edad no pueden ser tan prolongadas.
Si tuviera la facultad de destacar una calle con su nombre lo haría al instante. Muchos Linarenses se sienten realizados en su trayectoria de vida gracias al aporte incondicional de sus enseñanzas, consejos y aliento en los momentos tristes..Le debemos mucho a don Nicolás, una persona que se extraña con un escozor en el alma por no haberle demostrado en vida cuan valioso era para nosotros y cuanto nos ayudó a superar las dificultades.

(Tily Vergara)
Freddy Mora | Imprimir | 250
Publicidad 8