lunes 09 de diciembre del 2019
Dolar $784,25 | Euro $871,10 | Uf $28.282,36 | Utm $49.623,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 04-12-2019
El contexto
Sin importar donde nos ubiquemos, existe siempre un medio sobre el cual nos emplazamos, con condiciones variadas y propias, que sin lugar a dudas, ejerce una influencia sobre nosotros. La geografía, el clima, nuestras ciudades, sus leyes, su envergadura y población, su sociedad, su historia, sus costumbres y cultura, son factores, que conforman en su conjunto, un contexto específico, que marca desde un inicio las reglas del juego. No podemos pretender que el verano sea frío y el invierno sea caluroso, es una condición impuesta por la naturaleza, que así, como tantas otras, no están a nuestro alcance cambiar, sin el impedimento, que podamos hacer algo para controlar hasta cierto punto sus alcances y efectos.

Por dar un ejemplo. Desde lo arquitectónico, antes de edificar, será fundamental determinar el tipo de terreno sobre el cual estemos emplazados. Un estudio previo, permitirá saber con ciencia cierta, cuáles son sus propiedades reales y específicas. En un suelo arenoso, será poco probable construir en altura, sin dificultad o a un costo reducido. La zona en la cual nos ubiquemos, nos dirá si es pertinente el tipo de uso que le queramos dar a un predio puntual. No será lo mismo hacer viviendas, en un sector residencial, que en uno industrial. En uno o en otro, la calidad de vida será diferente. Los recursos disponibles para invertir, afectarán en la calidad de los materiales, los plazos de ejecución, la cantidad de personas trabajando, la envergadura del proyecto y el sistema constructivo, por mencionar algunos. Claramente, no podemos pensar en crear un hospital con el presupuesto de una vivienda social, ni levantar una ciudad con el presupuesto de un hospital. Con recursos limitados y escasos, obras necesarias, serán inviables sin el financiamiento suficiente. Como los ya mencionados, aparecerán otros aspectos, que conformarán una situación inicial, que dará cuenta de lo existente, lo infranqueable y lo irrevocable, según el caso.

Profundizando aún más, desde lo humano, como todos, sin excepción, no podemos olvidar, que pertenecemos a un país, que habla un idioma y que carga con una historia. Dentro de este, nacimos en una época, crecimos en una ciudad, fuimos criados por una familia, y vivimos lo que vivimos. Nos tocó ser hombre o mujer, ser más alto o más bajo, ser más rápido o más lento, ser más rico o más podre. Más allá de nuestras similitudes o diferencias, la capacidad de adaptación, es crucial para subsistir y surgir en el medio que nos tocó vivir, más caluroso o más frio, más tranquilo o más agitado, más honesto o más falso, más equitativo o más arbitrario. Es el contexto en el que estamos y así es. De acuerdo a la perspectiva en la que se mire, siempre habrá algo que podrá coartar, limitar y condicionar, desde nosotros mismos, hasta algo más grande como nuestro entorno más próximo o lejano.

Por consiguiente, para desarrollar proyectos atingentes, dar soluciones pertinentes y entregar respuestas acertadas a las problemáticas que atañen, es fundamental tomar en consideración las lógicas que rigen en el lugar donde estemos. Esto permitirá posicionarse en nuestro medio, de una manera armoniosa y adecuada, sacando provecho de las cosas buenas y resolviendo en lo posible, lo malo que pueda existir. Por lo cual, es necesario hacer una lectura objetiva, para poder reconocer de manera correcta, las condicionantes preliminares que no podemos modificar, acordes obviamente, a la temática en discusión, para así, direccionar nuestros objetivos, hacia una realidad y congruencia, evitando utopías, sueños, fantasías, fracasos y lamentos.

En un momento de gran complejidad como el que estamos pasando como país, la tolerancia y la tranquilidad, ayudarán a aceptar lo que tanto cuesta ver. Luego, con valentía, esfuerzo, tiempo y trabajo, podremos construir y modificar nuestra realidad, pero siempre dentro de un molde preestablecido, que tiene su propia sabiduría, donde las limitantes del camino, representan el desafío y la oportunidad, de aprender y crecer juntos, como seres individuales y como nación.



Mauricio Cabello Vásquez
Gestor Creativo Material
Taller CABELO
O’Higgins 932 /Linares /Chile
tallercabelo.wordpress.com
@tallercabelo
Prensa El Heraldo | Imprimir | 195
Publicidad 1
Publicidad 45