domingo 19 de enero del 2020
Dolar $773,36 | Euro $861,11 | Uf $28.326,38 | Utm $49.673,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 16-01-2020
El grácil vuelo y la herrumbre

Vienen bajando desde la cordillera. ¡Sí! Son miles de ellos, de muchos colores: cafés, verdes, marrones, azabaches, azules, pardos, son los colores de la patria, como el arcoíris, invadiendo todo los espacios, cantando como el trinar de los estorninos, vuelan, hacen volteretas como las mejores sobre las herrumbres blindadas de la represión, vuelan más alto aún, se adueñan de los horizontes, del futuro, hacen temblar las amenazas y los balines, algunos de ellos caen ensangrentados y mutilados, pero no los atemorizan, porque las líneas y la dignidad los protegen. Son el presente de la patria en hermosa poesía de rebeldía.
Emergen desde los cuatro costados y se congregan en la plaza de la Dignidad, vienen a posarse en cada balcón de las esperas, en cada corazón y esperanza de las jóvenes madres, traen respuestas de valor a los ancianos, a los débiles, a los excluidos, a los invisibles, traen de todos los rincones miguitas de valor, de fraternidad, de luchas sin ser súper héroes, pero su arrojo se asemeja las huestes de Alejandro Magno, Napoleón estaría orgulloso de ellos así como Ignacio Carrera Pinto en La Concepción.
Se enfrentan a los blindados de humos negros y armaduras como en Iquique. ¡Ellos! Sin corazas y con sus corazones como escudos quijotescos y capaces de dar sus ojos por sus hermanos, aunque le produzca una pena para toda su vida pero su lucha no conoce de derrotas y su recompensa será cambiar la patria de todos por una justa y buena y ya están transitando hacia el Olimpo para ser reconocidos como los nuevos héroes de esta nueva patria que están construyendo.

Cuales brotes de trigo, emanan del dulce campo, entregados a la causa y dispuestos a darlo todo, vienen desde las esquinas de las poblaciones, desde las aulas universitarias, desde las oficinas de la burocracia, desde los pasillos de los supermercados, desde los socavones de las minas, desde la fresca brisa del mar, desde los vuelos imponentes de los cóndores y del follaje que oculta al tímido pudú en los bosques del sur. Los glaciares los saludan porque ven en ellos esperanzas de seguir existiendo al igual que las abejas desde los escasos pétalos de las flores. Son el manto fértil para una nueva tierra feraz.
¡Sí! Son ellos en grácil vuelo, con sus ojos ensangrentados, sus manos fraternalmente abiertas y sus voluntades de cambios y emergiendo de ellos, valientes y hermosos vuelos juveniles.


Carlos Cabezas Gálvez Escritor y ensayista



Prensa El Heraldo | Imprimir | 623
Publicidad 1
Publicidad 49