miércoles 26 de junio del 2019 | Santoral Pelayo
Dolar $682,31 | Euro $777,47 | Uf $27.875,49 | Utm $48.741,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 12-06-2019
El hombre agresor y sus guerras (Parte IX)
Escritor y ensayista
¿UN NUEVO EJÉRCITO?
La derrota del ejército nazi dejó una inmensa tarea por delante. Junto con la necesidad de reconstruir todo el tejido social y levantar físicamente al país, los alemanes se vieron abocados-intervenidos y derrotados como estaban para levantar un nuevo ejército.
Y en este terreno surge la figura del conde Wolf Von Baudissin, oficial retirado del ejército alemán. Su carrera militar la inició en la Academia General de Guerra de Berlín, fue oficial de estado mayor y estuvo bajo las órdenes del mariscal Rommel en el Africa Corps durante la Segunda Guerra Mundial.
Antes del término de la guerra, tomó parte en una conspiración contra Hitler, en la cual fue descubierto y hecho prisionero.
La propuesta del conde Von Baudissin innovó toda la ideología antigua. Se asentó en un estado moderno, comprometido con el humanismo.
Este hombre, rehabilitado luego de la guerra fue el principal organizador del ejército federal.
En aquella tarea planteó dos conceptos básicos:
Primero, formar un soldado profesional que defienda la libertad y el derecho.
Segundo, reconocer en ese soldado a un ciudadano que viste uniforme.
El analista Raimundo Valenzuela explica los dos conceptos básicos.
El soldado que defiende el derecho y la libertad obedece a un conjunto de medidas que se apoyan en lo siguiente: las fuerzas armadas son y serán siempre un problema o asunto político. Ello significa que tanto su ubicación dentro del estado como su orden interno debe corresponder a los principios esenciales de la constitución de la República Federal Alemana. En consecuencia, las fuerzas armadas, no pueden estar en una función especial paralela al ejecutivo, sino que son parte subordinada de él. Por lo demás "las fuerzas armadas, como las organizaciones sociales, son parte de un sistema social y son el resultado de la interacción de individuos por lo tanto existen el reconocimiento de la persona y sus derechos". Finalmente "al soldado hay que asegurarle sus derechos constitucionales básicos, manteniendo sus plenos derechos políticos".
En cuanto al concepto de "ciudadano con uniforme", explica Raimundo Valenzuela, que esto se refiere a que el ciudadano convertido en soldado no deja de ser hombre libre y que la formación y educación de los soldados "debe estar orientada a crear actores responsables y auto disciplinados y a generar obediencia consciente con iniciativa personal".
Hay muchos efectos importantes que se derivan de estos postulados básicos del conde Von Baudissin.
Desde luego, el ciudadano en uniforme tiene libertad religiosa y de conciencia. Como ciudadano puede negarse en conciencia a cumplir con el servicio militar. Y eso involucra un claro ejemplo del respeto al hombre y a sus ideas. Tiene derecho como soldado en uniforme a la libre asociación, a la protección de su dignidad.
Los soldados como cualquier ciudadano pueden votar y ser elegidos. No existe una justicia militar especial puesto que los miembros del ejército están sometidos a la jurisdicción común.
El actual ejército alemán se cobija bajo el título de la “BUNDESWEHR”. Es indispensable un buen entendimiento entre civiles y militares y es punto vital de respeto común.
Este ejército forma ahora parte sustancial de la sociedad alemana. Además, es un ejército formado por hombres cultos y en permanente proceso de desarrollo personal no tan solo en las armas, sino en su capacidad como seres humanos plenos.
¿Será este nuevo ejército, modelo para las futuras F.F.A.A. de los países?
Resulta noble el gran trabajo realizado por el conde Von Baudissin que tal vez resuelve el problema en sus formas, pero no en el fondo.
La participación de las fuerzas Armadas latinoamericanas ha estado en permanente cuestionamiento después de la ola de golpes de Estado en América Latina en las décadas de los años 70 y 80 por sus graves violaciones a los Derechos Humanos y la Operación Cóndor, donde aunaron fuerzas en un genocida plan de exterminio de personas.
En Chile ha sido largo el proceso de reconciliación y reencuentro entre la civilidad y el mundo castrense, principalmente porque su primer actor no pudo ser juzgado, avalado por el blindaje de una constitución política que él mismo hizo aprobar durante su dictadura sin ningún control electoral ni respaldo jurídico.
Sin embargo, han pasado los años y los hombres de Chile están buscando caminos de Verdad, de Justicia, y Reparación e instancias de encuentro y de debate civilizado para el buen futuro de la Patria, situación que aún no ha sido superada.
Controvertida situación del quehacer de las Fuerzas Armadas de todas las latitudes.
Como epílogo contradictorio de nuestros tiempos, leímos en la prensa lo siguiente:
"El militar que dirigió la Operación Tormenta del Desierto para expulsar a Irak de Kuwait, el general Norman Schwarzkopf, vendió sus derechos mundiales de su autobiografía en una suma de CINCO MILLONES DE DOLARES". Esto, según "The New York Times". Compra: la editorial Bantan Books. "Luego de una ardua puja con otra firma"..."Un escritor que aún no ha sido elegido colaborará con el militar".
Esto motivó a exclamar a Don Enrique Lafourcade escritor y crítico chileno.
"¡Más de cinco millones de dólares por un libro que no ha sido escrito, y cuando lo sea, será la obra de un redactor fantasma!”
¿Cuántos Premios Nobel de Literatura caben en los cinco millones de dólares del general? En mi opinión -continúa Lafourcade- se estaría honrando a un profesional de la masacre. Orgullosísimo porque tuvo apenas cien muertos "entre mis muchachos" contra más de cien mil iraquíes ("no hay cifras exactas - dijo - podrían llegar a doscientos mil"). El experto depredador demolió Bagdad, de capitán a paje, de califa a hurí, desde el sabio anciano recitador de zuras hasta el último niño. Casi no dejó guaguas (bebés) vivas. Las mujeres se refugiaban en los bosques de palmeras, a orillas del río Eufrates, contra los cohetes armados de cámaras fotográficas que las fotografiaban hasta el último instante anterior a la gigantesca demolición".

Carlos Cabezas Gálvez
Prensa El Heraldo | Imprimir | 349
Publicidad 13
Publicidad 34