domingo 19 de enero del 2020
Dolar $773,36 | Euro $861,11 | Uf $28.326,38 | Utm $49.673,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 16-01-2020
Gabriela Mistral Consular

Si fuese posible dar un vistazo con una lupa imaginaria en la vida de una persona tan interesante como fue la de la poetisa Lucila Godoy Alcayaga su nombre real, o Gabriela Mistral, seudónimo literario con que alcanzó el infinito en el firmamento de escritora.
Debemos afirmar ahora que, bajo el lente de intrusión en la existencia de ella, se ve entre los años 1933 y 1935 con más precisión algo así como un espacio de 730 días aproximadamente. Un periodo muy sugestivo como Cónsul de Chile en España
Dos años fue el espacio de tiempo de ejercicio diplomático en España, denominado periodo Consular, en correlación al cargo diplomático de Cónsul, de ese tiempo haremos en este artículo algunos tintes.
Cuando uno procura configurar un perfil público como el de Gabriela debe tener mucho cuidado por cuanto si de hebras se pudiese tratar se encuentran retorcidas fibras tenues y sutiles que se entremezclan en la personalidad de Gabriela, en este caso, y cualquier persona que queramos analizar y conocer : su carácter, el genio, y el temperamento, la constitución o complexión de la persona, junto a ello las variables que también actuaron decisivamente en la construcción y determinación de lo que ella llegó a ser, influencia familiar temprana, formación educativa ,vecindario ,aula educativa, experiencias positivas y negativas en infancia y adolescencia y madurez, todos ellos son elementos “Per Se”, que concurren y más, por cuanto poseen una sumatoria de fuerzas. Que incluso distorsionan y opacan toda observación que intente aproximarse a la Gabriela real en la construcción en el imaginario de lo que fue y es la “Figura” de Gabriela Mistral, pero para nuestra intención hoy encontramos elementos concretos y reales que se pueden tener a la vista, entre líneas y son neutros en un “ modo” estudio biográfico de, Púes bien, en el periodo de tiempo reseñado ya antes, se hallan abundantes cartas, artículos de prensa, oficios consulares, recados, instrucciones escritas para gestiones, , mandados, requerimientos, en fin, toda una cantidad de elementos útiles para el propósito, y en la cual la “grafía” dejó su huella y es hoy , manjar para comprender, animar e imaginar a Gabriela Consular. En esos elementos hay micro partículas del modo y el ser de la “Gabriela”. Que quedarán para la construcción y renovación del mito, la fantasía y el burdo escándalo. La poeta genera una línea documental susceptible de ser analizada y estudiada. Desmitificando el siseo que se elevó en la época: de que fue echada del servicio diplomático por la acción de Armando Donoso, escritor chileno integrante en su juventud del grupo de los diez, periodista y crítico literario casado con la escritora chilena María Monvel (Ercilia Brito Letelier) él que simuladamente habría filtrado una carta en la que Gabriela “la diplomática” se refería en duros términos al pueblo hispano. El caso es que en la revista chilena Familia, de aquellos años el periodista Miguel de Munizaga, da un golpazo periodístico, dado que, por un pretendido error Donoso cometió un desliz y le filtró la carta con su contenido escandaloso el que asomó a la luz pública, remeciendo los cortinajes de la Cancillería chilena, donde las estructuras de la alta diplomacia. No fueron lo suficientemente aplomados para actuar en sordina frente al “ruido” provocado por el artículo publicado en fragmentos y subrayando las partes más controversiales, recalcando y acentuando el tema, No hay que ser muy instruido para darse cuenta que todo fue un montaje de (alta traición) -sin duda alguna-, manejado con premeditación y alevosía. Sin filtro alguno y con una neta intencionalidad.
Como en alta diplomacia, No hay tintas medias ni tonos grises, las cosas son o no son y esto no era ni fue ciertamente, un acierto. Le pesó haber escrito aquello.
El caso es que Lucila recibió una instrucción diplomática ¡precisa! Y fue, trasládese a Lisboa, Portugal, resigne servicio diplomático en España. Srta. Lucila Godoy Alcayaga: es decir (Gabriela Mistral).
Para conocimiento de nuestros lectores, la poetisa, No era una primeriza o inexperta en al área de la diplomacia. El arco de tiempo de servicio diplomático de la escritora duró muchos años estaba nombrada por ley y pasó por ejemplo por Italia en 1932 allí, fue Mussolini quien prohibió sus funciones diplomáticas léase bien por favor, por ser mujer, cónsul. El punto final fue un día 10 de enero .de 1957, en la ciudad de Nueva York, en la Asamblea de las Naciones Unidas, donde ejercía, oficios consulares, cuando murió de Cáncer. Después de Madrid, España, obediente pasó a Portugal, según lo antes ya descrito.


(Renato Leonardo Hernández Riquelme, escritor)



Prensa El Heraldo | Imprimir | 230
Publicidad 1
Publicidad 49