viernes 16 de noviembre del 2018
Dolar $687,00 | Euro $777,24 | Uf $27.477,90 | Utm $48.160,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 14-09-2018
Héctor Nava, un cuenta cuentos en Linares
Narra su experiencia en esta ciudad:

Conversamos con Héctor Nava, creador de Portafolio de Cuentos, quien dirigió las presentaciones de cuenta cuentos, en la Biblioteca Municipal y en el Museo de Arte de nuestra ciudad. Quisimos saber qué piensa respecto al significado de contar nuestros cuentos frente a un público infantil.
¿Cómo interactúan los niños con las historias?
Existen distintas maneras en que los niños perciben una misma historia. Algunos escuchan atentamente, me miran directamente a los ojos y prestan atención a los movimientos gestuales que hago con las manos. Otros no quitan la mirada de las imágenes y algunos incluso levantan la mano para preguntar alguna cosa.
Fue un público muy diverso el que nos tocó en esta ocasión. Para una de las presentaciones tuvimos al mismo tiempo un grupo de niños de 3 y 4 años, y un grupo de jóvenes con diversidad funcional. Creo que el kamishibai y la poesía tienen la ventaja de permitirnos llegar a todos los públicos en distintos niveles de profundidad, incluso a aquellos que no pueden escuchar las palabras.
¿Qué tipo de preguntas surgen en el público infantil?
En general a los niños les interesa saber más sobre el oficio del ilustrador. Preguntan mucho sobre cómo hice las imágenes y los materiales que utilicé; los más grandes preguntan si se puede ganar bien haciendo dibujos. Otro tema que los apasionan son los viajes: Me preguntan mucho sobre lugares que he recorrido y diferencias y similitudes con lo que ellos conocen.
¿Cuál es el mensaje que consideras más importante para transmitir a las nuevas generaciones?
Es poder brindar espacios de reflexión. Las nuevas generaciones muchas veces tienen acceso ilimitado a la información y esto puede resultar negativo si no han desarrollado primero un criterio sobre lo que pueden aprender o imitar. Lamentablemente la mayoría de los contenidos desarrollados “para niños”, siguen replicando modelos con algún grado de violencia o con estereotipos de género muy marcados. Lo más importante es generar espacios de convivencia donde se valoren las diferencias y promoviendo la colaboración por encima de la competencia.
¿Qué reacciones te llamaron más la atención del público infantil?
Me sorprendió mucho la atención que prestaban a las historias, incluso cuando algunas palabras pueden ser complicadas para los más chicos. Después de la narración, abrimos la discusión en torno al contenido de los cuentos, para analizarlos desde los aspectos más emocionales hasta lo simbólico de algunas metáforas. Observé que los valores se transmiten mejor cuando no se los explicita, sino que simplemente se orienta al grupo a que hagan su propio descubrimiento.
¿Cuáles fueron las partes que más le llamó la atención al público?
En definitiva todo lo que tiene que ver con la magia, como cuando Maqui aprende a convertirse en un árbol o cuando el personaje de La Casa de Barro se convierte en un ave, rompiendo los paradigmas que lo mantenían atrapado. Esta bueno pensar la magia como una herramienta para poder materializar nuestros sueños y no como un arma de combate.
¿Qué se siente ser escuchado por un público infantil?
He tenido la oportunidad de narrar cuentos tanto para adultos como para niños y definitivamente son ellos el verdadero desafío, porque no van a limitarse por nada, si quieren cuestionar algo y van a interrumpirte con una pregunta sincera. A veces los adultos solo estamos esperando el momento de aplaudir, pero es en el cuestionamiento de las cosas donde realmente nos podemos acercar al conocimiento
Prensa El Heraldo | Imprimir | 279
Publicidad 13
Publicidad 14