martes 29 de septiembre del 2020
Dolar $787,15 | Euro $914,87 | Uf $28.705,94 | Utm $50.322,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Opinión 12-08-2020
Héctor Rudyard Fuster Alarcón -Verdadero ejemplo humano y deportivo-
Publicidad 2

El dolor que se siente cuando alguien fallece es inevitable y tomará un tiempo salir de ese estado. Necesitamos más que nunca del apoyo y palabras de aliento para superar tan difícil momento, especialmente familiares y amigos.
No podemos luchar contra los designios de la vida, su paso por este mundo ha sido generoso y nos hará mucha falta su ejemplo y amistad, su forma particular de entrega en beneficio del equipo.
Todos necesitamos referentes para poder crecer, Rudyard era de aquellos donde los más jóvenes podían mirarse para ser mejores.
Será difícil superar su ausencia, debemos cambiar lágrimas por recuerdos de los bellos momentos brindados como amigo, hermano, hijo, con su entrega generosa y sin buscar premios, todo bajo la premisa de la humildad humana en pos del aporte. Verdadero ejemplo humano y deportivo.
A veces es difícil ordenar los pensamientos pues la desolación y el dolor nos confunde, especialmente en lo deportivo, porque hablar de admiración puede aparecer como un halago obligado.
Quienes le conocieron y fueron parte de su vida, saben que fue verdadero ejemplo y que luchó hasta el final en cada encuentro con los colores del Instituto Linares y de la selección de la ciudad que lo tuvo entre sus mejores.
Rudyard sabía que la amistad es un sentimiento profundo que perdura. Dejas un gran ejemplo para todos como persona y deportista. Es inevitable sentir tristeza por tu ausencia. Los que te conocimos, sufrimos. Este día es de los más tristes, sentimos una enorme pena por tu familia y seres más queridos.
Una nube envuelve nuestra mente y nuestro corazón, que confirma que los humanos no sabemos valorar en vida, cuestionando muchas acciones que dejamos de hacer. Hemos sido injustos contigo, porque con la entrega de tantos años al deporte, siendo ejemplo digno de emular, no fuimos capaces de reconocerlo en vida.
A tu labor profesional, como deportista y ser humano, agregaste la pasión por el vóleibol, consiguiendo muchos éxitos. Deportistas que se formaron bajo tu ejemplo, cimentaron las bases que entregara Juan Arroyo junto a jóvenes como tú.
Esa capacidad para transmitir emociones al equipo como a una galería de almas diferentes, y hacerlo desde la humildad y serena entrega, fue tu mayor aporte. Muchas aficionadas y aficionados al voleibol, incluso los ajenos a la actividad, nos identificamos.
Te sentimos uno de nuestros deportistas emblema, porque brindaste esfuerzo y dedicación, reflejados en logros. Privilegio que nos regalaste y que hoy –tarde como tantas veces- agradecemos a uno que fue orgullo para Linares. No es necesario un currículo, para saber que fuiste verdadero ejemplo humano y deportivo.

(Manuel Quevedo Méndez)
Prensa El Heraldo | Imprimir | 751
Publicidad 21