sábado 17 de noviembre del 2018
Dolar $678,49 | Euro $768,22 | Uf $27.481,56 | Utm $48.160,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Opinión 17-10-2017
Humberto Pinochet Araya -El pintor de la luz-
Titulábamos, el año 2007, “Una familia, dos generaciones y tres pintores”, un reportaje relacionado con una exposición colectiva. No podía ser de otra manera. Silvia Araya y sus dos hijos artistas, un hermoso legado. Una familia de artistas generosos con el arte, con visión, empapados de la creatividad, de la luz y el color, al servicio del arte y la expresión.
Dos generaciones, la de Silvia Araya -gran maestra- y la de sus hijos artistas Cristóbal y Humberto Pinochet Araya, que han sabido canalizar y mejorar (con la ayuda de su madre) la visión particular del mundo.
Tres pintores, que a través del óleo, el pastel, la acuarela, el retrato y el paisaje, han sido capaces de registrar y plasmar en una tela o en papel fotográfico.
Hoy dedicamos estas líneas a Humberto Pinochet Araya, nacido en Santiago de Chile en 1955, hijo de Silvia Araya, pintor (o pintora) y de Jorge Pinochet, linarense, granjero y campeón del rodeo chileno. Humberto se desarrolla, se mueve, en una vida pacífica en el campo de Linares, en un rancho espléndido.
Su interés para los artes aparece de manera espontánea en su misma juventud. Sobresale en las artes visuales en la escuela primaria y secundaria donde obtiene numerosos diplomas y primeros lugares en exposiciones de pintura.
En la U. Católica de Valparaíso durante los años 1974 y 1975 y en diseño gráfico en 1976 y 1977, durante estos años de trabajo universitario, Humberto Pinochet Araya desarrolla su forma de expresión: el dibujo.
En 1975 viaja al sur de Chile y de la Argentina (en Patagonia), donde se inicia con la fotografía. En septiembre de 1977, sale de Chile para Canadá y reorienta su futuro, esta vez hacia la escuela de los artes visuales de la U. de Laval en Quebec, donde se gradúa en el año 1980. Las tecnologías de la fabricación de imágenes le apasionan y decide dedicarse a un nuevo medio de la expresión artística: la fotografía.
En 1978, después de un viaje a Nueva York, realiza su pr1mera exposición de fotografías en Quebec: "Nueva York 86 horas". En 1979, hace la vuelta de Europa visitando los museos y las galerías de arte más importantes.
Participa en una conferencia internacional sobre las nuevas tendencias del arte actual, en el Museo del Arte Contemporáneo de Estocolmo. Participa en conferencias, como en la Bienal de Venecia y en el Centro Internacional de la fotografía en Barcelona. Para pagar ciertos costos del viaje, Humberto hace retratos con el carbón de leña en las calles de París y de Barcelona.
En 1979 y 1980, trabaja en Quebec como retratista en la calle, donde realiza mes de 300 retratos. El año 1980 es contratado como profesor a fotografía en el departamento de los Artes Visuales de Matane (Canadá). Un año más tarde, de nuevo está en Nueva York para un Informe de la foto. Entonces, otra vez, viajó a México; donde, en los rastros de las culturas pre-colombinas, realiza un buen número de fotografías, de dibujos y de acuarelas.
En 1982 deja Matane por Toronto (Canadá), donde trabaja como fotógrafo. Toma parte activa en las galerías de arte de la metrópoli. Se hace miembro de la compañía de los diseñadores gráficos de los diseñadores de Canadá.
En 1983 reasume su trabajo en Matane y al mismo tiempo crea una oficina de consultores en la comunicación gráfica. Sus creaciones eran, en ese entonces, muy variadas, diseño gráfico, carteles, fotografías, ilustraciones, diseño 3D y por supuesto, pinturas. Es finalista en "Competencia de la fotografía del Mundo" en California.
En 1984, es seleccionado para participar como artista en la Primera Bienal de Artes Visuales del este de Quebec. Durante este mismo año, se Interesa más en el desarrollo de las artes y se transforma en director de la Galería de Arte de Matane, donde organiza varias exposiciones y acontecimientos artísticos.
En 1985 vuelve a Europa para una nueva zambullida en el mundo artístico del viejo continente. Fruto de su viaje: 3 libros de acuarelas y de 400 fotografías.
En su vuelta a Quebec, se convierte en una de las tres oficinas más importantes de comunicación visual del este de Quebec. Humberto realiza más de 50 carteles y gana un certificado de excelencia en la competencia del mundo de la fotografía "Comportamiento del foro de fotogramas”.
Hasta 1990, enseña dibujo y pintura en la Academia de Arte Fino de Silvia Araya (su madre). Los trabajos de esta década en sus viajes, nuevos experimentos y entrenamientos, culminan con un sistema de la exposición de temas de las pinturas de tamaños grandes, "rayado", con la galería prestigiosa de Quebec en 1989.
En 1990 se mueve en Chile, en donde reside durante seis años. Un nuevo trabajo con mucha responsabilidad no hace nada más que animarle a seguir su sueño de niño: la pintura. Durante su estancia en Santiago, expone en varias ocasiones y gana premios en competencias nacionales de la Pintura.
En 1994, es elegido, con diez artistas canadienses, para participar en la exposición Internacional del arte en Mónaco.
En 1996 regresa a Quebec, para instalar su taller. Participa como huésped de honor, en muchos simposios del arte, donde merece reconocimiento del público y el respeto de los artistas más grandes de Quebec.
En 1999 es elegido miembro del Instituto de las Artes de Representación. Este mismo año, en un viaje a Chile, participa en una exposición nacional de la pintura, organizada por el municipio de Santiago.
En 2002, atraído por la actividad artística del sudoeste americano, atraviesa Nuevo México con un interés particular para su historia. Sobre el terreno realiza bosquejos y acuarelas y de la vuelta al taller, realiza cerca de sesenta trabajos.
Los viajes siguen uno otro, Cuba, República Dominicana, Francia. Desde entonces, el pintor de la luz pone su inspiración en sus peregrinaciones, como hizo a muchos otros artistas a los que admira. Su memoria de las imágenes hermosas impregnadas, vívidas; adquiridas en estos viajes a través del mundo, constituye su herencia de las memorias que marcan la diversidad de su trabajo.
Ha realizado una buena cantidad de exposiciones colectivas e individualidades, tanto como pintor y fotógrafo, en diferentes países. En Chile, específicamente, tiene a su haber muchísimas exposiciones. (Bibliografía: archivo del autor. Acrílico, sobre tela: Retorno a la vida. Minera San José, Atacama.)
Prensa El Heraldo | Imprimir | 937
Publicidad 13
Publicidad 14