lunes 19 de octubre del 2020
Dolar $801,91 | Euro $938,35 | Uf $28.766,38 | Utm $50.372,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Agricultura 20-09-2020
Investigadores Latinoamericanos abordaron la diversificación y desarrollo de nuevos productos en base a variedades criollas
Publicidad 2
La investigadora de INIA Raihuén, Irina Díaz, fue la encargada de representar a Chile durante la cuarta sesión de las Jornadas Internacionales del Vino y Variedades Patrimoniales. La próxima sesión será el 22 de septiembre. Inscripciones aquí
Santiago, septiembre de 2020.- Durante la cuarta sesión de las Jornadas Latinoamericanas del Vino y Variedades Patrimoniales se trataron distintos procesos y técnicas de elaboración a nivel enológico para agregar valor y diversificar productos a partir de variedades criollas. Dentro de ello, también se abordaron aspectos de denominación de origen.
En el caso de Chile, la investigadora de INIA Raihuén y enóloga, Irina Díaz, presentó el tema Puesta en valor y diversificación de la vitivinicultura patrimonial que dio cuenta de un trabajo realizado en el país.
“Las vides patrimoniales en Chile se cultivan desde la llegada de los conquistadores. No tienen sistemas de conducción y se cultivan bajo técnicas ancestrales. Crecen sin riego, tienen menores rendimientos, en comparación a aquellas que lo hacen en el valle regado, con un alto potencial para elaboración de vinos de calidad. Asimismo, están asociadas a la historia patrimonial del vino en Chile, la cual se transmite de generación en generación”, explicó la investigadora.
En base a estos antecedentes, el equipo de viticultura de INIA se propuso estudiar el potencial productivo de estas cepas y apuntar a estrategias de valorización y diversificación. En ese sentido, uno de los principales avances mencionados por la especialista fue la sofisticada línea de productos elaborada en base a cepa País, la cual “escapa del consumo masivo y baja calidad a la que se asociaba este cepaje” dijo Irina.
Los otros temas presentados fueron: Los vinos espumosos. El éxito de las burbujas. El caso particular del Cava. Fernando Zamora Marín (España); Caracterización tecnológica y potencial aromático de vinos provenientes de algunas variedades patrimoniales peruanas. Yasser Hidalgo Gómez (Perú); Revalorización de los sistemas de uvas tradicionales del Valle de los Cintis, Bolivia. Pablo Oliva Oller (Bolivia); Estrategias enológicas para la diversificación de variedades criollas minoritarias argentinas. Santiago Sari (Argentina).
La próxima y última sesión de estas interesantes y concurridas Jornadas será el martes 22 de septiembre, a las 17 horas en Chile y abordará las visiones, experiencias y perspectivas comerciales de las variedades criollas. Este tema se sumó a las exposiciones ya presentadas sobre diversidad genética, historia de vitivinicultura, sanidad y respuestas a factores abióticos, diversificación enológica y experiencias comerciales.
Cabe destacar que las primeras Jornadas Latinoamericanas del Vino y Variedades Patrimoniales son organizadas en forma conjunta por instituciones de Chile (Instituto de Investigaciones Agropecuarias – INIA), Argentina (Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos – INTA; Universidad Juan Agustín Maza – UMaza; e institución Cambio Rural), Perú (Universidad Nacional Agraria La Molina – UNALM), Bolivia (Fundación FAUTAPO) y México (Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias – INIFAP).
Para ver cuarta sesión hacer click aquí
Acerca de INIA
El Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) es la principal institución de investigación, desarrollo e innovación agroalimentaria de Chile. Vinculada al Ministerio de Agricultura, cuenta con presencia nacional y un equipo de trabajo de más de 1.000 personas altamente calificadas. Ejecuta al año un promedio de 400 proyectos en torno a 5 áreas estratégicas: Cambio Climático, Sustentabilidad, Alimentos del Futuro, Tecnologías Emergentes, y Extensión y Formación de Capacidades. Estas iniciativas contribuyen al desarrollo agroalimentario sostenible del país, creando valor y proponiendo soluciones innovadoras a los agricultores, socios estratégicos y la sociedad, generando una rentabilidad social que varía entre 15% y 25%, por cada peso invertido en cada uno de sus proyectos.

Prensa El Heraldo | Imprimir | 439
Publicidad 21