lunes 09 de diciembre del 2019
Dolar $784,25 | Euro $871,10 | Uf $28.282,36 | Utm $49.623,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 26-11-2019
José Eduardo Peña Peña (q.e.p.d.) *Linares, 20 diciembre 1924 +Linares, 21 noviembre 2019 -Un enorme ser humano y gran deportista-
Tener una práctica deportiva regular beneficiará en diversos aspectos y permitirá crecer con una formación integral. Sin embargo, los valores que se pueden aprender de estas prácticas no se aprenden por el simple hecho de realizar una actividad deportiva.
El deporte transmite -sin duda- una serie de valores de índole social e individual, y puede definirse como un transmisor de cultura, ya que a través de la práctica deportiva el ser humano se nutre de valores para una mejor sociedad en la cual está inmerso; en ese ámbito Don Pepe Peña fue un campeón desde siempre. Su forma de vida, le permitió formarse y ayudar a formar a los suyos y a sus cercanos como personas de bien.
La educación, principio para moldear/modelar/crear conductas en el ser humano, lo que luego pasan a ser hábitos, también se aprenden. El Instituto Linares, los religiosos marianistas, los padres y apoderados del colegio, las familias que fueron parte del trabajo que recién se iniciaba (con la llegada de los marianistas, 1950) supieron de las enseñanzas de vida que Don Pepe dejó como legado para muchos.
Su calidad humana no tenía doble estándar. De primera línea y siempre dispuesto a ser aporte cuando se le requería. El gimnasio del colegio tiene mucho de su trabajo (las galerías), la pastoral recogió ejemplos inolvidables de acciones silenciosas, los estudiantes del taller de música dio frutos con los instrumentos (con un grupo de flautas); que deleitaban en cada ceremonia del establecimiento.
Encontramos en la Revista Olimpia de Linares (1945) lo siguiente: “José Peña, prominente estrella del ciclismo linarense, ratificó su calidad de Bueno”. De esta forma titulaba la página 4, noviembre de 1945, para referirse a la destacada actuación del pedalero linarense en la “Doble a Panimávida” que se desarrolló el domingo 16 de septiembre pasado.
Un pelotón de 30 pedaleros se puso en marcha, para iniciar la doble a Panimávida. José Peña vuelve a ganar, desde el primer instante la prominente estrella del ciclismo linarense, ratifica su calidad de bueno.
Al kilómetro de corrido, tomó la punta y el control absoluto de la carrera; el fuerte tren que mantuvo durante todo el trayecto, descontroló a los demás participantes, que lo vieron alejarse desde el comienzo de la prueba, al puntero y ganador de ella, no pudiéndolo alcanzar, para imprimir un tren de verdad endemoniado, única manera de poder acercarse al conquistador de nuevos laureles, que en cada momento se alejaba más.
Es así como se desarrolló el importante circuito, descontando de antemano el triunfo de “El Flecha” Peña, quedando la emoción de la carrera, al pelotón que seguía al puntero, no con miras de alcanzarlo, sino por disputarse los demás lugares de preferencia, que indiscutiblemente variaban de kilómetro a kilómetro, según el orden de los corredores.
La llegada a Panimávida, fue la siguiente. Peña, Sancho, Soto, Gutiérrez y Leiva, obteniendo premios que fueron donados por los vecinos de Panimávida.
Al regreso de la carrera, Sancho, Soto, Reynares, Leiva, Alquinta, Gutiérrez, RavanaI y Fuentealba, ninguno cedía terreno; todos venían en procura de un expectable lugar. A los pocos minutos del regreso, Soto, que había llegado tercero a Panimávida, abandonó la carrera por agotamiento, Alquinta y Gutiérrez que habían quedado rezagados, se ayudan, punteando el uno y el otro con fuertes embalajes, hasta dar alcance al pelotón.
Al llegar a Linares, Sancho, Leiva, Alquinta, Gutiérrez y Reynares, dan el máximo de embalajes a sus bicicletas, resultando una emocionante llegada a la meta.
Resultado final: José Peña (Magallanes), Alberto Sancho (Magallanes), Santiago Alquinta (Español), Juan Gutiérrez (Español), Ramón Leiva (Magallanes) y Agustín Reynares (Español).
Don Pepe, además, era dirigente deportivo (tesorero) del Club Magallanes y delegado de su club a la Asociación de Ciclismo en Linares.
Revista “OLIMPIA”, felicita al Club ciclista Magallanes y le desea que siga con ese espíritu organizativo que lo caracteriza ofreciendo nuevas carreras que enaltecen al club y sirven para revelar nuevas figuras, que darán después, categóricos triunfos a Linares.
En noviembre de 1945, cuando el Deportivo Español cumplía sus tres años de vida, organizó la prueba aniversario Vuelta a Yerbas Buenas, prueba en la cual se alinearon más de quince pedaleros en el punto de partida para emprender el recorrido, de la prueba de fondo, en la ruta a Yerbas Buenas (trayecto que debía cumplirse dos veces).
En la oportunidad el triunfo fue para “El Flecha” José Peña, de los registros del Magallanes; quien por tercera vez en medio de las ensordecedoras manifestaciones del público, puso de relieve sus grandes condiciones, empleando el tiempo de 1 hora y 49 minutos, en una distancia de 54 kilómetros.
Y como la vida de Don Pepe, es fruto generoso de lo que fue su paso por este mundo, en el colegio, la iglesia, y en su familia estaban presentes en su despedida los frutos de las semillas que sembró.
A la familia, desde el conocimiento que me permitió compartir -en alguna oportunidad- con un ser humano como Don Pepe Peña, puedo señalar que este hombre bueno dejó un excelente legado, en su camino.
Se ha ido un gran deportista, un enorme dirigente y una extraordinaria persona. Despedimos a un deportista y dirigente destacado, también a un amigo, amistad que forjó con muchos en sus variadas facetas, y a un padre de familia ejemplar, ecuánime y sin dobleces en sus opiniones y sus acciones, con las cuales ratificó su calidad de Hombre Bueno. Hasta siempre, Don Pepe, deja un gran legado.

(Bibliografía: Revista Olimpia, 1945-1946)

Manuel Quevedo Méndez


Prensa El Heraldo | Imprimir | 509
Publicidad 1
Publicidad 45