jueves 16 de julio del 2020 | Santoral Carmen
Dolar $787,87 | Euro $898,16 | Uf $28.682,25 | Utm $50.322,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 08-12-2017
Jóvenes, en una nueva sociedad
Publicidad 2
Los jóvenes pueden ser agentes de cambio útiles a la sociedad, si son bien encaminados y saben aprovechar el tiempo que les toca vivir. Una fuerte convicción de servicio mueve a jóvenes, en diferentes acciones, para potenciar capacidades y habilidades que provoquen cambios sociales, contribuyendo a mejorar la vida de las personas.
Los líderes que la iglesia prepara, bajo la tuición de la Academia de Líderes Católicos -fundación de derecho privado sin fines de lucro-, respaldada por la U. Católica de Chile, la U. Finis Terrae, la U. San Sebastián y Duoc UC, trabaja con el apoyo de distintos Obispos de la Iglesia Católica en Chile, cuyo objetivo es formar, desde los principios de la Doctrina Social de la Iglesia para imbuir los valores cristianos en el mundo social, político y económico.
El itinerario formativo se estructura basado en los fundamentos de la fe, la antropología y moral cristiana, doctrina social de la Iglesia, habilidades blandas y directivas, biografías de líderes católicos del s. XX y XXI; encuentro con líderes sociales y políticos, comunidades; liturgia y espiritualidad.
Cristóbal Emilio González Pavez, estudiante del Instituto Linares, luego de sus responsabilidades, invierte parte de su tiempo en formarse para ser mejor, ayudando con acciones concretas que le permitirán ser un buen colaborador con el prójimo.
Un líder, afirma Cristóbal, es un compromiso, para acompañar y guiar, como referente, escuchando las opiniones del grupo, generando confianzas. Además, comunica y delega funciones, bajo la mirada de la fe y el evangelio.
Al señalarle, qué valoras de la academia, enfatiza que la esencia de ella es la religiosidad cristiana. El empeño de todo el equipo ejecutivo y directivo que hacen posible su gran compromiso con los jóvenes; destacando la transparencia y consecuencia de sus acciones; que nos van formando, desde una perspectiva católica.
Agrega, sin pregunta de por medio, que “ha sido una etapa demasiado importante en mi vida. Muy enriquecedora y gratificante, porque me formó con un profundo compromiso con la iglesia católica, desde donde puedo ayudar siempre y sin esperar nada a cambio”.
¿Cómo se hace un mundo mejor? En la Academia hay un equipo de profesionales de primer nivel, atentos a las necesidades del país, para ofrecer las instancias más idóneas para la formación cristiana y en mi caso, me dieron los elementos para un trabajo comprometido con la iglesia; desde donde comprendo mejor el mundo en el que vivimos.
¿Creciste al saber de otras realidades? Sí, porque conociendo otras realidades, crecí con potentes testimonios de vida, de quienes dedican sus tareas a la vida religiosa; y de personas en la política, cuyo final convergen al mismo punto, energizándonos con sus valores y acciones personales.
¿Se aprende a ser tolerante y a no ceder en lo fundamental? Ser tolerante, viene de la formación en la familias. Eso te recuerda que hay prioridades por las cuales siempre debes luchar.
¿Tienes miedo de luchar y jugártela por los valores católicos? Jamás he tenido miedo. Me la juego firme y fielmente por mis valores católicos, son parte de mi persona y mi espíritu. Mis valores cristianos los pongo a disposición de los demás, y los compartiré siendo un líder católico al servicio de la fe.
¿Recomendarías a algún amigo que se inscribiera en esta academia? Por supuesto. Los jóvenes estamos llamados a crecer con la Iglesia, y qué mejor que comenzar por el crecimiento personal, formándose para ser líderes en la fe, y contribuir a la sociedad.
¿Creciste, como persona al finalizar esta etapa en la academia? Crecí, y tuve la dicha de formarme como persona; para trabajar por el bien común, y estoy orgulloso por todo lo aprendido. Mi riqueza es el conocimiento adquirido.

(Manuel Quevedo)
Prensa El Heraldo | Imprimir | 827
Publicidad 21