sábado 25 de septiembre del 2021
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 14-09-2021
LA COHABITACIÓN DE LA HUMANIDAD EN LA RED GLOBAL DE COMUNICACIONES


Asistimos a la época más revolucionaria del tiempo histórico moderno de la humanidad. De pronto e improviso, todo se modificó a velocidad luz, el siglo XXI se muestra en todo su esplendor. Coexistimos, viviendo una época crucial, somos piezas vulnerables. La realidad virtual nos asecha, perdemos habilidades y destrezas adquiridas para enfrentar un tiempo desconocido; allí habitan fantasmas irreales y la historia antigua se desmorona para ser una pieza de museo.
Debemos apagar la imagen, acertar convivir en el mundo real y concreto, compartir la presencia del aquí y ahora, lo tangible, aquello que existe en la convivencia comunitaria, el apego a las sensaciones, aromas perfectos que despliega la cena servida a la mesa, colores en infinitos matices y el ruido del agua cuando desciende el despeñadero.
Todo va y viene con premura perfecta, la noche se ilumina por las calles y avenidas, los muertos reclaman una sepultura; mientras el hombre, vaga por los escondites de la convivencia on line.
Las revoluciones se producen cada cierto tiempo y hoy, asistimos a la implementación de un nuevo orden económico mundial, las estructuras fundacionales de la antigüedad sobreviven en la herencia que sustenta nuestra coexistencia social, las grandes civilizaciones de épocas pretéritas aportaron conocimiento y destreza para armar el orden presente del mundo contemporáneo.
La revolución de la imagen ha instalado una comunicación digital virtual que invade todas las rutas y carreteras de microondas y fibra óptica, los artefactos electrónicos son parte funcional del quehacer cotidiano, hombres y mujeres revirtuamos las redes sociales de comunicación en el apego de un diálogo extemporal y a distancia. Existimos en la red global de comunicaciones y sólo, allí, asignamos valor a nuestras vitales demandas y necesidades.
Miremos y observemos este tiempo nuevo con la ilusión de un mejor porvenir, estemos atentos a escuchar el rumor de la convivencia social en tiempo presente concreto y real; pasará esta época cuan otras han pasado, dejaremos un legado fortuito. Alzamos los pilares de una renovada historia, el horizonte del siglo XXI augura desarrollo, crecimiento y una nueva forma de comunicarnos; el vínculo telemático permite infinitas posibilidades de adquisición de conocimientos y aprendizajes que transitan por la nube; pero, no podemos desconocer la necesidad del contacto presencial para vincularse con el otro, el apego al mundo real donde se nos permite habitar; sin tomar consciencia, ni siquiera, del viaje definitivo a la tumba fría que nos aguarda…


(Marcelo Sepúlveda, profesor de Retiro)
Freddy Mora | Imprimir | 179
Publicidad 8