viernes 19 de abril del 2019 | Santoral Ema
Dolar $660,48 | Euro $745,97 | Uf $27.607,04 | Utm $48.353,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 12-04-2019
La Conferencia de Cambio Climático COP25 en Chile: omisiones y debilidades
Entre el 2 y el 13 de diciembre de este año Chile será la sede de COP25, la Convención Marco de las Naciones Unidas Sobre el Cambio Climático. Para lo anterior se constituyó el Comité Asesor de Alto Nivel de la Conferencia de Cambio Climático COP25 constituido por 27 miembros, que tuvieron su primera reunión en el Palacio de la Moneda. Revisando la nómina se observa que todos sus integrantes son de la Región Metropolitana; ausencia total de las regiones. Ningún representante de la política y de la academia fue convocado.

Además de lo anterior, se ha anunciado que desde el Ministerio del Medio Ambiente se implementaran una serie de charlas hacia regiones para “sensibilizar y sociabilizar” sobre el riesgo que el cambio climático pueda traer y la importancia de la COP25 en Chile. Es decir nosotros, en el caso del Maule por ejemplo, no deberíamos saber nada sobre las sequías, olas de calor, escasez hídrica en el secano, granizadas y todos aquellos fenómenos meteorológicos que hemos sufrido. Tampoco hemos realizado investigación y difusión sobre cambio climático en los últimos 20 años. Entonces desde Santiago nuevamente se nos “instruirá”, con la sabiduría propia de la Región Metropolitana, siguiendo las pautas coloniales cuando los gobernadores dictaban las leyes hacia las provincias.

El Maule, una de las regiones que más investigación y conocimiento ha generado en torno al cambio climático, riego, adaptación y mitigación a los eventos extremos, debería estar presente en estas instancias, tanto en lo político como en lo referente a la academia e investigación, así como lo hace la Universidad de Chile y Pontificia Universidad Católica, eternos participantes de estos comités. Una omisión que pareciera ser ya normal y aceptada para la sociedad maulina.

Respecto a las debilidades, si bien es cierto que la COP25 reunirá a ministros y jefes de Estado de casi 200 países para impulsar (o resucitar) los alicaídos acuerdos de Paris, hay un hecho que será relevante y, en definitiva, clave para que la COP25 sea un éxito reconocido: las decisiones de Estados Unidos y China para reducir en un 40 o 50% sus emisiones de CO2 a la atmósfera. Si EE. UU. envía una comisión de segundo o tercer nivel diplomático o si China replica lo mismo, poco o nada se avanzará en detener la elevación de la temperatura de la Tierra por sobre 2° C.
Los 10 países que más gases de efecto invernadero emiten generan el 72% del total (encabezados por China, Estados Unidos, Unión Europea, India y Rusia). Por su parte los 100 países que menos emisiones arrojan solo provocan el 3% (entre estos está Chile y el resto de Latinoamérica, con excepción de Brasil y México).

Sin embargo lo anterior, son los países latinoamericanos, junto con África, los que están siendo más afectados con desastres climáticos y cuyos recursos económicos escasos no han logrado ni adaptación ni mitigación frente al clima hostil que tenemos en este siglo.

El mundo tiene unos 6 años para evitar 1,5 grados centígrados de calentamiento por encima de los niveles preindustriales, que fue uno de las conclusiones del informe científico del Acuerdo de París 2018. Ese informe fue una “alarmante llamada de atención”, dijo el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

Se desprende la importancia de la COP25 en Chile; en manos de prácticamente diez países está el punto de no retorno frente al calentamiento global y la intensificación de los extremos climáticos. ¿Cuál será el peso efectivo que tendrá esta Conferencia para lograr, al menos, que Estados Unidos la vuelva a integrar y a comprometerse con reducir sus emisiones?


(Patricio González Colville M. Sc.)
Prensa El Heraldo | Imprimir | 172
Publicidad 13
Publicidad 30