viernes 26 de abril del 2019 | Santoral Nelson
Dolar $668,19 | Euro $749,18 | Uf $27.634,59 | Utm $48.353,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 13-04-2019
La eternidad: creer o no creer?
“Creo en la vida eterna en este mundo, hay momentos en que el tiempo se detiene de repente, para dar lugar a la Eternidad” ( Dostoievski),” Crimen y Castigo”..
Se comienza a considerar a la existencia desde un ángulo más social y menos egoísta.
¿Por qué el concepto Eternidad se presenta como algo que sucede después de la muerte? Considero que la descripción del gran escritor ruso, es totalmente asertiva.
Lo eterno es lo que perdura, no importa el tiempo ni el espacio. Eterno puede ser un minuto de felicidad si queda en nuestro recuerdo, porque con sólo evocar esa dicha que tuvimos en un momento, se eterniza y emociona con la huella de lo perdurable.
Así también sucede con las irremediables pérdidas, se llega al consuelo pero no al olvido. Y la muerte es esa cortina tan pesada que no puede deslizarse para que continúe el segundo acto: La vida queda atrás como una eterna huella, y los espectadores quedan inciertos con disímiles conjeturas. Por lo que concluyo que la eternidad está aquí y ahora.
Y así juega el prodigio de la memoria. “Está en la naturaleza de la mente el olvidar…; y en la naturaleza del hombre preocuparse por su olvido.”
En mi vieja revista he encontrado esa frase y siento que es tan verdadera como el aire que respiro. Si nos situamos en la circunstancia de que la senectud está golpeando nuestra puerta con golpes firmes y continuos, para que abramos a las interrogantes que nos llevan derecho al concepto Eternidad, como si fuera el hacha que corta de un golpe todos los recuerdos de la vida y rodamos a ese lugar donde nadie ha vuelto para contar lo que sucede. Eso no puede llamarse el Paraíso Eterno. Si el espíritu tuviese cerebro, y por consecuencia los cinco sentidos, dónde estará el cuerpo o máquina pensante que los haga funcionar? Si nuestros despojos yacen bajo una grave capa terrenal, cómo se hará la conexión para detener el deterioro? ¿Qué ente será representado por la memoria? Si se va perdiendo por el desgaste neuronal y se van esfumando los recuerdos, qué residuo tendría validez?
A veces me pregunto si me domina el materialismo y no concibo la idea de que si no hay fusión de espíritu-materia, no existe la vida, por lo tanto no hay memoria, no hay recuerdos, no hay nada.
Pero es muy duro tener este pensamiento a la altura de la fe. Dicen que la fe mueve montañas, aún no he sabido que ninguna cambie de lugar. Pero si, tengo la convicción que la fe es muy valedera si se practica con la conciencia limpia. Un ejemplo, si en alguna circunstancia de la vida me veo en un duro trance e invoco con toda el alma la ayuda infinita del Creador que alivie ese peso tremendo que me inhabilita para seguir mi camino, y de pronto, por arte de magia se hace fácil la existencia y, la incomodidad, frustración y drama del momento se esfuma como un aro de humo, Para pedir a Dios usé toda la energía de mi cuerpo-espíritu y tuve una alineación con los astros y fui fortificada por esa energía que viene del infinito que es el Dios puro y verdadero. Entonces tengo la certeza de que en cada lugar está la energía presente que es Dios. No es un Dios castigador que pone reglas respaldadas por cualquier religiosidad, Dios no es el que llama a que lo veneren día y noche pidiendo sacrificios para indulgencias salvadoras, como azotarse la espalda o desplazarse de rodillas. Como si el dolor y sufrimiento fuera meritorio para la eximición del fuego eterno.
Para mí, Dios es un ser que ayuda, ama, alivia pero que nunca castiga. La mayoría de la gente piensa con temor, que cada uno de sus actos está evaluado para el castigo o la absolución del Señor. Lo que importa es vivir sin atropellar, envidiar, ni hacer ningún daño al prójimo. Muy sabio Confucio cuando dictó:” No hagas al otro lo que no quieres que hagan contigo”. Gran pensamiento parecido al mandato de Cristo: “Amaos los unos a los otros como yo os he amado”. Con esas pacíficas sentencias olvidémonos de las guerras, los conflictos y la animadversión. Todo es utopía pero la idea es encantadoramente válida.
La eternidad, la memoria, la fe es una mágica trilogía que es la vida misma, auspiciada por la energía del Creador.

(Tily Vergara)
Prensa El Heraldo | Imprimir | 251
Publicidad 13
Publicidad 30