miércoles 19 de diciembre del 2018
Dolar $685,13 | Euro $777,58 | Uf $27.565,79 | Utm $48.353,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Editorial 20-11-2018
Legislación para fertilizantes
Actualizar los requisitos para la importación de fertilizantes, abarcando no solo sus componentes sino también otros elementos que digan relación con su calidad y debido control son parte de los objetivos del proyecto de ley ingresado por el Gobierno a la Cámara de Diputados.

Conforme a los antecedentes aportados por el Ejecutivo, la regulación del mercado de fertilizantes en Chile data del año 1981, a través del decreto ley 3.557, del Ministerio de Agricultura, que fuera complementado por la resolución 1.207 del SAG, del 21 de septiembre de 1983, que estableció el margen de tolerancia en el contenido de elementos fertilizantes en la comercialización de abonos.

Posteriormente, la citada resolución fue derogada y sustituida por la resolución 1035/10, del SAG, de fecha 18 de febrero de 2011, la cual establece los márgenes de tolerancia de los fertilizantes simples, fertilizantes compuestos y fertilizantes con menos de diez unidades de nutrientes y crea tolerancia para metales pesados y biuret, respecto de lo declarado en el rótulo del envases o factura para el caso de graneles del fertilizante.

El proyecto introduce una serie de definiciones. Así, por ejemplo, disposiciones generales, en la cual se encuentran incluidos una serie de definiciones como biofertilizantes, ciclo de vida de un fertilizante, composición, etiqueta, enmienda, fabricante, fertilizante, parámetros de calidad, trazabilidad y usuario, entre otros.

Adicionalmente, se propone la obligación a los productores, fabrican¬tes, formuladores, comercializadores, envasadores, importadores y exportadores de fertilizantes y a aquellas personas que en el ejercicio de su actividad los utilicen para fines distintos al uso agrícola, de inscribirse en el Registro Único Nacional, a cargo del SAG.

La inscripción deberá efectuarse en un plazo no superior a 30 días, contado desde la fecha de presentación de la declaración jurada de iniciación de actividades ante el Servicio de Impuestos Internos y se practicará de acuerdo con las condiciones y requisitos establecidos en el reglamento.

Las personas naturales o jurídicas que por ley no estuvieren obligadas a efectuar la mencionada declaración, podrán solicitar directamente al SAG su inscripción en los registros, para lo cual deberán indicar el destino que le darán al producto.
Prensa El Heraldo | Imprimir | 160
Publicidad 13
Publicidad 19