miércoles 30 de septiembre del 2020
Dolar $784,19 | Euro $914,40 | Uf $28.706,89 | Utm $50.322,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Crónica 05-08-2020
Linarense Maryana López es la encargada del sector salud del Buque Multipropósito “Sargento Aldea” de la Armada de Chile
Publicidad 2

Desde abril, en este Buque ha prestado apoyo en Talcahuano y Valparaíso tras la emergencia sanitaria que se vive en el país.

Nacida en el Hospital de Linares en el año 1991, Maryana López se crió junto a sus padres y familia paterna en Llancanao, sector de la comuna cerca de la precordillera. Realizó su formación de enseñanza básica y media en el Colegio Instituto Linares, emigrando el año 2009 para estudiar medicina en la Universidad de Talca, viajando todos los fines de semana para ver a sus seres queridos durante los primeros seis años y completando los dos últimos en la Universidad de Chile de Santiago.
Hoy, tras cursar un año en la Escuela Naval “Arturo Prat” y cumplir con éxito el curso de aspirante que reconoce sus años de estudios universitarios, es Teniente 1° Sanidad Naval de la Armada de Chile y, en estos tiempos de pandemia, es la encargada del sector de salud del Buque Multipropósito "Sargento Aldea", el cual prestó apoyo hospitalario en Talcahuano y actualmente lo hace en Valparaíso, consiguiendo aliviar las listas de esperas de ambas ciudades al concretar ya más de 140 intervenciones de carácter no Covid.
¿Qué recuerdos le trae Linares?
Debido al Covid-19 no voy desde febrero. Mis papás hace dos años se mudaron a Santiago, pero aún tenemos nuestra casa en Linares y hoy se encuentran allí con teletrabajo junto a mi hermana menor, Constanza, quien también estudia medicina en la Universidad de Talca. Irme de Linares fue un cambio importante porque una está acostumbrada a un lugar de provincia, donde la vida familiar es distinta y la cercanía de los lugares permite cosas como almorzar en familia. Fue un cambio brusco, pero tengo muy lindos recuerdos.
¿Cuándo se dio cuenta que quería estudiar medicina?
Mi mamá también es del área de la salud, al igual que unos tíos y primos, y ya durante la enseñanza media me gustó la idea de estudiar medicina. Tuve siempre la oportunidad de ir al Hospital de Linares cuando mi mamá trabajaba allí para acercarme a ver la labor que cumplen las distintas profesiones y me motivó mucho la vocación que vi impartida.
¿En qué momento apareció la opción de ingresar a las filas de la Armada?
No tengo ninguna cercanía o familiar en la Institución, la verdad nunca lo pensé porque no conocía este mundo. Cuando estaba como general de zona en Constitución, haciendo un reemplazo y que fui mi primer trabajo, me pasó algo bien curioso. Mientras hacía mi carpeta de postulación para ser general de zona titular me aparecía mucho la publicidad de médico naval de la Armada y me llamó la atención de cómo era y dónde se desempañaban. La oportunidad de poder cumplir la labor de médico de Arica a Punta Arenas, ir a comisiones, llegar a lugares remotos de Chile para poder ayudar a la gente, fueron las principales razones por las que decidí postular. Todo por una publicidad.
¿Cómo fue su primera experiencia como médico naval?
Nosotros cuando hicimos el curso de aspirante tuvimos la posibilidad de participar en un operativo Acrux, el cual se realizó en Iquique, donde conocí la labor del buque "Sargento Aldea" y sus instalaciones de hospital. Una vez que tuvimos que postular para un trasbordo, mi primera opción fue Oficial de Sanidad de aquella Unidad.
ENFRENTANDO LA PANDEMIA SOBRE EL MAR
A inicios de abril, el Buque Multipropósito "Sargento Aldea" de la Armada de Chile se desplegó como hospital flotante en Talcahuano para prestar atención sanitaria a pacientes no Covid. El principal objetivo era liberar las camas de los hospitales locales para que se pudieran enfocar en los casos positivos de mayor urgencia y también prevenir la infección de los pacientes negativos.
La Teniente López está a cargo de esta importante misión y cuenta con un equipo de enfermeros navales, quienes junto a médicos, enfermeros y técnicos sanitarios civiles de los hospitales a los que apoyan realizan las intervenciones médicas. A mediados de junio el Buque se trasladó a Valparaíso y ya llevan más de 140 exitosas cirugías, en una región que según cifras del Ministerio de Salud es la que posee más infectados después de la Región Metropolitana.
¿Cómo definiría esta gran responsabilidad en su primer año como Oficial?
La verdad ha sido un desafío bastante gratificante. He podido ver que con el trabajo en equipo, en este caso con funcionarios de la salud que nos hemos integrado muy bien, se han logrado muchos beneficios para la comunidad. A veces se cree que las Fuerzas Armadas están aisladas en cierta manera de la comunidad en general, pero resulta muy bueno ver cómo la gente se acerca a nuestro mundo y se da cuenta de en todas las cosas en que los podemos ayudar, en este caso la capacidad hospitalaria. El trabajo en conjunto con la gente del servicio de salud ha sido muy bueno, hemos logrado una buena coordinación y llegada. Estar a cargo de esto es una responsabilidad muy grande, pero a la vez gratificante para mí y el resto del equipo de enfermeros navales.
¿Se esperó lograr el alto número de intervenciones con tanta velocidad en Valparaíso?
No, estamos súper contentos porque se logró llegar a 140 intervenciones a bordo. Fueron 140 personas que estaban bastante afligidas porque debido al Covid tenían que seguir esperando para resolver sus distintos problemas. Es reconfortante hablar con ellos, saber que pudimos aliviar un dolor y que llegaron a la resolución de un problema que los aquejaba.
¿En algún momento se imaginó vivir esto a bordo de un buque?
Haciendo una mirada retrospectiva, yo nunca pensé en estar acá en el mar, viviendo en un buque para darle una seguridad a las personas que se ven postergadas y se quieren operar. Nosotros estamos cumpliendo cuarentena acá a bordo, no nos bajamos y hacemos toda nuestra vida a flote. Es algo que nunca me esperé. La Armada me ha hecho vivir experiencias inimaginables y pienso en que cuando leí en aquella publicidad “bienvenida a la aventura”, la verdad es que ha sido así. He tenido que pasar por muchas cosas nuevas, desde el salto de confianza en mí curso de aspirante, a ahora estar como Oficial a cargo del sector hospital del "Sargento Aldea", son experiencias distintas, pero muy buenas.
Cuando pueda volver a Linares después de la cuarentena, ¿cuál es el primer lugar que visitará?
Todo esto ha sido un desafío gratificante y me encantaría volver a mi casa para contarlo. Linares es un lugar realmente hermoso por su gente, cordillera y los animales. Ojalá suceda lo antes posible.
Prensa El Heraldo | Imprimir | 876
Publicidad 21