miércoles 19 de diciembre del 2018
Dolar $685,13 | Euro $777,58 | Uf $27.565,79 | Utm $48.353,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Editorial 16-02-2018
Listo para matar
Nikolas Cruz, el francotirador que mató a 17 ex compañeros de la secundaria de Parkland (Florida) se vuelve un objeto de contemplación. ¿Quién era? Un muchacho de 19 años, miembro de una organización supremacista, que fue expulsado y que regresó para vaciar en sus excompañeros un torrente de ira. Uno de ellos, un sobreviviente comentó que “era un bicho raro, un marginal sin amigos que tenía la manía de activar la alarma de incendios de la escuela, como hizo en la matanza. Todos lo habíamos previsto”, comenta el alumno. En el instituto, Cruz, depresivo sin tratamiento, tenía fama de ser una granada lista para reventar. Tanto le temían que le llegaron a prohibir la entrada con mochila y en 2017 fue expulsado por indisciplina y sus amenazas a otros alumnos. Sus compañeros lo recuerdan portando armas, sin reparos en mostrarlas, y que una vez, en un arranque violento, destrozó a patadas una ventana del colegio. Apartado de los demás, callado y respetuoso dentro del aula, con «problemas con algunas chicas» según un profesor, cultivó un perfil de adorador de las armas. En sus redes sociales publicó contenidos «muy, muy inquietantes», ha afirmado la policía. Eran frases como: «Quiero matar gente con mi AR-15 [el fusil de asalto que a la postre usó en la escuela]. Amenazas que llevaron a un usuario de YouTube a alertar en septiembre al FBI, que realizó pesquisas sin resultados concluyentes. Cruz, huérfano y cuyos padres adoptivos había muerto, también había colgado retratos suyos con pistolas y con la cara cubierta y empuñando cuchillos, o de una cama deshecha sobre la que aparecían tendidas varias armas largas y un chaleco antibalas. El AR-15 lo había adquirido de forma legal gracias a la permisividad de Florida con las armas. Y aún más: había emprendido un programa de entrenamiento militar para jóvenes, cosechando óptimas calificaciones. Nadie detuvo a Nikolas Cruz, pero él había completado con esmero el autorretrato de un individuo listo para matar.
Prensa El Heraldo | Imprimir | 274
Publicidad 13
Publicidad 19