lunes 04 de julio del 2022
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 25-05-2022
MUJSA E ILLAPA


Derrotando sierras y horizontes
bajaban Mujsa e Illapa,
por el desolado desierto de Atacama
con su recua de llamas, cargadas
de productos de sus altas tierras,
y llevarlas a la gente de la costa que los espera.

Illapa cantaba al ritmo del paso de las llamas.
“Ya veo entre quebradas y rocas
las figuras pintadas
que bien recuerdan mi memoria”.
Y el ancestral sendero,
lo llevaba entre hombres-cóndores,
caravanas de llamas dibujadas
con guijarros y piedras, en lisa paredes
de sagradas colinas.

Zorros, serpientes, bailarines y
músicos completaban las parlantes
Artes Rupestres
E Illapa, hombre con el poder del rayo
confiado, caminaba con su mujer
Mujsa, dulce mujer, que lo amaba
y lo acompañaba siempre.

Llegó la noche y se dispusieron
a descansar bajo el magnifico
cielo estrellado del desierto,
capilla Sixtina del Arte de la Creación.
Illapa amó a su mujer
mientras la recua de llamas
les rodeaban con cariño
para brindarles calor,
en la fría noche del desierto.

“Donde está el amor”
Cantaban sapos, pregonando
que la ansiada quebrada con la
refrescante agua estaba cerca,
e Illapa les contestaba
“Aquí traigo conmigo el amor,
de mi dulce Mujsa, color
de sierra morena su piel
y sus ojos que me tienen cautivo.

Illapa despertó extasiado
por las bondades del desierto
y en las laderas de la colina
que le sirvió de abrigo
construyó un altar sagrado
A Mallku, espíritu de la montaña
donde representó a ella y él
bailando bajo las estrellas.

Terminados sus dibujos ofrendas
Illapa y Mujsa, en respetuosa ceremonia
comenzaron su diálogo
con las deidades y su paisaje.
En bella armonía Acapach, les permitía
disfrutar en mundo de la naturaleza
y Amaru, les esperaba generoso
con los sorbos de agua ansiadas
mientras la Pachamama sonreía
complacida a los caravaneros.

¿Dónde está la felicidad?
Gritaban exultantes los caravaneros
en bella trilogía
Pachamama, Mallku y Amaru
les contestaba desde todos los confines,
quebradas, volcanes, pampas y sierras.
“La felicidad está aquí, dispuesta
como el mejor hogar para todos ustedes”.

Y llegaron con su recua al pueblo
de los changos, que los recibieron
con sonrisas y brazos abierto.
Desfilaron los porotos, maíz, zapallos
papas, oca, lluca, quinua y cañihua
y las alforjas de las llamas
se cargaron nuevamente
con pescados y mariscos secos, algas
cuarzos de colores y ágatas,
collares y cerámicas.

Volvió la caravana al desierto
Con sus tesoros y entre las alforjas
de las llamas, llevaban el amor,
la felicidad, la amistad,
las bondades del paisaje
y la protección de la Pachamama,
Mallku, Acapach y Amaru
y ya en la colina, divisando el mar
y su horizonte,
Mujsa e Illapa
se besaron, como expresión
de agradecimiento, a esas tierras
que los recibieron con amor.






Carlos Cabezas Gálvez
Escritor y ensayista chileno

Freddy Mora | Imprimir | 271