domingo 17 de noviembre del 2019
Dolar $801,83 | Euro $883,27 | Uf $28.110,11 | Utm $49.229,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 12-07-2019
Neruda mortal – inmortal
“Y cuando ya crecieron las flores, las cinerarias del olvido, un hombre volvió de Siberia y recomenzó la desdicha”
Cuando la persona de múltiples y variadas biografías y premio Nobel de seudónimo artístico Pablo Neruda escribió estos versos reseñados al inicio, nos preguntamos obligadamente: ¿qué escribió?, ¿fue esto un pronóstico?, ¿fue un presentimiento?, ¿un vaticinio? ¿Una verdad encriptada en poesía?. Veamos un somero análisis de ello: “Y cuando ya crecieron las flores”, es otra forma de indicar cuando hubo pasado un tiempo, o decir… “tiempo después”. Cuando alude a “las cinerarias del olvido”, cineraria, es por definición aquella destinado a contener cenizas de cadáveres…en lenguaje figurado, alegórico puede perfectamente ser una elaborada alusión poética a una biografía, una metáfora de lo que es una semblanza escrita de la historia de vida de una persona, es decir una biografía y las biografías lo que hacen es sacar del olvido. Puede interpretarse que al escribir en seguida: “un hombre volvió de Siberia y recomenzó la desdicha…” Me resulta comprensible que el poeta aluda a Siberia en algún verso, hemos de recordar que en la época de Neruda; era muy atractiva y enigmática “La Siberia” dado que recién, en esos años, se principiaba a tener noticias traídas por exploradores que recorrían por primera vez esa vasta región geográfica de la parte asiática oriental de la hoy, Federación Rusa… los hielos de Siberia, la descripción y noticias de civilizaciones nómades colmaron la imaginación de escritores, exploradores y charlistas con una constelación de fantasías porque se encontraba en las antípodas del mundo conocido, casi era imposible regresar “vivo” de Siberia por lo cual decir ….”Un hombre volvió de Siberia y recomenzó la desdicha es equivalente a reconocer que retornado alguien, de lo inhóspito, de lo salvaje vuelve a iniciar la desdicha. Es semejante quizás, a decir, después de pasado un tiempo las biografías (el análisis de los secretos de vida, me pueden traer de la desolación y comenzar la desdicha (el infortunio, la adversidad, que son sinónimos radicales de desdicha) y que para un virtuoso, es el “olvido”. Es obvio que una parte no representa un todo, que viendo y analizando un verso una partícula no se puede objetivar el todo. Es común hacer una inferencia del total, pero después de todo un verso no hace un poema, una estrofa no hace un autor. Pero SÍ, para un investigador acucioso una huella digital puede hablar y dar un vestigio de la estampa de su dueño. A Neruda lo conozco desde que tuve catorce años, he leído gran parte de su obra, solo tres de sus siete biografías. Pero no lo conozco más que eso, sus biografías son: N° 1.- “Confieso que he vivido” de Margarita Aguirre (1964); N° 2.- “Neruda. La biografía” de Volodia Teitelboim, (1984); N° 3.- “Neruda y la hija del Silencio” año (2003; de David Schidlowsky; la N° 4.-de Edmundo Olivares, titulada “Pablo Neruda: los caminos de América” (2004); la N° 5.- de Hernán Loyola, “Neruda la biografía literaria” (2015); todas estas junto la penúltima biografía 6.- creado por Mario Amorós (2016) titulada “NERUDA, EL PRÍNCIPE DE LOS POETAS”; Al presente nos llega, la última biografía N° 7.- titulada “NERUDA: EL LLAMADO DEL POETA”, lograda tras décadas de investigación con la firma de Marck Eisner, norteamericano año (2018); este último autor, es también su traductor y editor estadounidense. Con años de Investigación, una visita a Chile y una gran cantidad de lectura acuciosa, acompañada de una profunda reflexión que siempre es necesarias antes, para entender el espacio –y la cultura-en que se produce la creación literaria en cualquier poeta serio. Un día como hoy, 12 de Julio es el día del cumpleaños de Pablo Neruda (Ricardo Neftalí Reyes Basoalto, Parral) debemos decir con ecuanimidad que todo hombre subido al estrado de la fama y sometido a trasluz por sus biógrafos y críticos en sus bordes y perfil, ha de mostrar una- doble faz- que dicen tenemos todos en nuestro alrededor… somos totalmente humanos, todos, somos buenos y malos a la vez. La hagiografía (el santoral) y la invectiva (acusación) en el análisis popular de un hombre grande, y cualquiera sea el individuo, y la posición que ocupe, va a tener por antonomasia esta condición (ángel y demonio); quizás, -digo-, por que miramos con dos ojos o porque tenemos dos hemisferios cerebrales para analizar, o moralmente un doble estándar para salvar y acusar.
Neruda, es hoy acusado de racista, por una supuesta violación de una joven nativa birmana, que higienizaba baños en el consulado chileno donde se encontraba el Poeta en esa época. Es denigrado de igual forma por un presunto abandono de “Malva Marina”, su única hija con hidrocefalia (1934) a la cual “borra” ulteriormente de su universo existencial. Consciente o inconscientemente en el otro plato de la balanza gestiona la inmigración de refugiados desde la guerra civil española en el Winnipeg, salva muchas vidas y hace un importante aporte cultural a Chile.El Premio Nobel, fue un estratega, creador de la difusión y proyección de su propia obra, un “marketero” por esencia. El año 1968 la Rusia Comunista invade cruentamente Checoslovaquia. La actitud acomodaticia de Neruda enoja a tantos, cuando declara estar con ambos países, el invasor y el invadido. Personalmente creo que es bueno y justo en cualquier análisis separar al hombre del artista, al mortal del inmortal. Distanciar al hombre de su ideología de patrocinio nefasta y totalitaria en este caso.
Fue él, un estalinista convencido), cortésmente escribo: Feliz cumpleaños siempre Pablo Neruda.
Hasta la próxima.


(Renato Hernández Riquelme, escritor)
Prensa El Heraldo | Imprimir | 320
Publicidad 1
Publicidad 43