viernes 06 de diciembre del 2019
Dolar $796,75 | Euro $882,53 | Uf $28.259,83 | Utm $49.623,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 22-11-2019
¿Paz Social o normalidad?

Lo vivido estos días nos ha afectado a todos, casi como si hubiésemos vivido un terremoto, de esos a los que los chilenos estamos desafortunadamente condenados a vivir alguna vez en nuestras vidas. Nos trastocó en lo más profundo, llevándonos incluso a mostrarnos tal como somos, con nuestros miedos, rabias, bajezas y grandezas humanas. Fue casi como una catarsis de la sociedad. Un momento de verdadero impacto. Una especie de acabose de mundo. Y si, casi como si el mundo que habíamos conocido se hubiese acabado, ver el metro ardiendo, fue casi como ver la Torres gemelas caer ese otro 11 de septiembre.
Siendo un amante de la lectura y de la historia, no puedo dejar de pensar que, así como los seres humanos solemos tropezar con la misma piedra, las naciones también repiten su pasado. Y Chile no es la excepción, cada 40 o 50 años sufrimos una que otra crisis, y cada 100 años nos perdemos el salto al desarrollo. Ya van dos, y parece que esta será de las que más nos arrepentiremos.
Como decía, estos días nos mostró tal como somos, incluso yo que suelo ser bastante ecuánime en mis reacciones, me entregué a mis viseras cuando un muchacho de no más de 16 años rompía de cuajo un letrero de “hombres trabajando” (que paradoja, estas semanas casi no hemos podido trabajar), para allegarlo a la pira incendiaria que mantenían en la carretera 5 Sur. Me dío rabia, pero también pena, ya que ese muchacho nacido en la época de mayor bonanza de nuestra historia, y que no ha sabido lo que es ser pobre de verdad, (COMO MUCHOS DE NOSOTROS) sintiera tanta rabia contra sus mayores hasta tal punto de querer destruir todo lo que estos han construido, y pena porque también no fuimos capaces de exigirles a nuestros líderes que atemperan las desigualdades que todos sabíamos que existían.
No mentiré, aún me embarga la desazón por lo vivido, pero a la vez, siento un cierto optimismo, creo que saldremos fortalecidos, opino que somos más que la rabia contenida, y que finalmente primará el respeto por Chile, y no digo amor, porque esa palabra está demasiado usada, y ya perdió todo sentido, digo en cambio respeto, aunque creo que es lo que menos se ha mostrado estos días.
El sentido de urgencia es propio de los jóvenes que lo quieren todo ahora y ya. Es obligación de los adultos, decirles que todo requiere su tiempo. Espero que nuestros políticos, se tomen el necesario para mirar lo que podríamos ganar, y perder si ceden a los cantos de sirena, o se duermen en los laureles.
Hoy me parece más claro que esa normalidad no volverá, y no volverá porque era una especie de normalidad de papel, falsa, sólo para algunos, triste y opresora, para muchos, feliz, emprendedora, potente y premiadora para otros. Lo que está claro es que debemos volver, o más bien, debemos comenzar a navegar ya no por esa normalidad, sino por un camino que nos de paz, esta vez, bajo las bases de una sociedad que nos incluya a todos, una verdadera paz social para todos, pero para eso, creo yo, debemos tomarnos el tiempo necesario para que esa paz, no suene a imposición de una visión por sobre la de otros, y le permita a ese joven de 16 años, sentir que ahora sí le hemos respondido.

(Héctor Hernández Bórquez
Abogado)
Prensa El Heraldo | Imprimir | 241
Publicidad 1
Publicidad 44