jueves 24 de enero del 2019
Dolar $672,26 | Euro $764,02 | Uf $27.553,34 | Utm $48.353,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 03-01-2019
Poemas Reflexivos: Moisés Castillo
Un nuevo libro de Moisés Castillo, POEMAS REFLEXIVOS con un poema introductorio “Rebelión”, que nos da luces sobre el contenido que tenemos entre las manos y que nos dice literalmente: “Este es un llamado a la insurrección de vuestras conciencias”. Lo cual resulta efectivamente axiomático, aunque con un tono socarrón, que esconde un dejo de profunda ironía, ese sentido del humor al que Moisés Castillo nos tiene acostumbrados, tras el cual se desliza siempre una segunda lectura, profunda, muy profunda, que no nos puede dejar indiferentes.
Los textos son muy breves, pero todos subyace -ya sea tácita o explícitamente- una crítica, que a veces es de orden social, política, religiosa o ecológica, que –a veces- nace de la contingencia o es fruto de la observación y requiere de un lector informado, porque corre el riesgo de naufragar en la corriente tempestuosa de la información que debe ser completada por quien lee. Este es quizás en único punto que considero débil, ya que la noticia tiene una vida efímera y perdidas ésta en el tiempo, el poema pierde el contexto y por otro lado la realidad nuestra es un tanto localista y esto le resta universalidad.
La brevedad de los textos parece estar en sintonía con los lectores contemporáneos, acostumbrados a lo sintético, pero en el caso de Moisés Castillo, hay segundas lecturas y la nota humorística de los textos profundiza el desencanto que el hablante lírico transmite como una daga filosa que se entierra sonriendo o como un veneno dulcificado que bebemos de un sorbo y luego nos aturde, para luego sacudirnos violentamente y hacernos reaccionar.
Cada poema, a modo de corolario, comentario conclusivo o simplemente a modo de remate una sentencia del hablante lírico con la que se realza
Queda la sensación que todo el humor que destila el poemario no es más que desencanto ante la observación de nuestras propias debilidades, incapacidades y bestialidades, ante esta ceguera social o sonambulismo del cual no podemos o no queremos despertar, ante este conformismo que parece rayar en el absurdo. Somos sometidos a la contemplación de nuestro propio espejo social y contextualizados en un espacio universal, pero también muy local y
Con respecto al lenguaje, este es al igual que en la antipoesía, asequible a todos los lectores, a veces recurriendo a garabato, pero con la intención desesperad de lograr la reacción deseada en el lector (la reflexión).
Algunos de los breves poemas que contiene el libro son : “CRECIMIENTO ECONÓMICO”: “Idiotas no trabajen tanto, consuman menos…*sean felices” / “MULTIMILLONARIOS”: “Los grandes multimillonarios de Chile; perdieron hombría y decoro. Viven y lucran de las miserables pensiones de los ancianos. *¡Eso es ser chileno mierda!” / CONCIENCIA: “El despertar de vuestras conciencias, viene atado a la cruel venganza, la quema de libros, en hogares y bibliotecas. *Por héroes de la Patria serviles a la ignorancia”/ COMUNICACIÓN: “Entre tú y yo, basta una mirada. Las palabras solo vienen a arruinar la fiesta. *Nada es más expresivo que un instante de silencio”/ IDIOTEZ: “Debo dos meses de arriendo, cortada la luz y el agua, me siento angustiado. Pero aún tengo más de cuatrocientos amigos en mi Facebook. *Sigue viviendo de fantasías, ahuevonado”.
En fin, un libro agudo incisivo y contingente, que es un llamado a remecer las conciencias y a detenerse un instante a pensar en la sociedad que estamos construyendo. Un libro que vale la pena leer, que es muy ameno, con un sentido del humor muy nuestro y con pinchazos que incomodan, pero con los cuales no podemos no estar de acuerdo.



(Jaime Gatica, profesor)
Prensa El Heraldo | Imprimir | 191
Publicidad 13
Publicidad 24