miércoles 21 de febrero del 2018 | Santoral Eleuterio, Claudio
Dolar 594,58 | Euro 737,69 | Uf $26.633,18 | Utm $46.692,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 06-02-2018
Retando a …
Ambición, soberbia
Arrogancia
Vanidad
El tonto orgullo,

¡Mira Yavé! .
Hacia dónde camina
tu estirpe de víboras
tu camada de lobos
tu nido de escorpiones
tu majada sin redil.

¿Por qué me has condenado
al exterminio…?
A morir sofocado bajo
los candentes dardos del sol.

¡Ah…! tus crueles designios
para con la especie humana,
tu pecado original
tu prometido holocausto
tu despotismo sin límites.

Mira mi piel cacarañada
desprendiéndose .
Mis articulaciones gimen
como bisagras oxidadas
Mi lengua
no paladea el agua.
Mis pestañas cristalizadas
A causa de la radiación.
Mis neuronas endurecidas,
mis trágicos…
mis aireados pensamientos.

Yo te reto
anclado a la deriva,
extenuado, exiliado
en esta feble estación del tiempo.
Yo te digo lo que pusilánimes callan.
Lo que gentiles olvidan.
Lo que hipócritas no susurran
de rodillas, en memorizadas plegarias
oraciones y rezos.
Ni principio ni fin
tú no has creado nada
eterno en este origen.
A mí no me vienes con cantos de sirena
a mi no me pasas gorrión por colibrí
a mi no me cuentas cuentos.

Errante soy en el cosmos
Transitorio junto a todas las creencias,
digno en mi dignidad
honesto en mi honestidad
huérfano en mi orfandad
perseverante en mi duda.

Yo navego un océano de origen
Con montes, mares, ríos y cascadas,
Planeta, asteroides, aromas
Flores, trinos y cenizas

Insignificante soy
gota de silencio,
cósmica melodía de caracola.
Polvo de estrella soy
lámpara encendida, candil,
molécula pensante.
Mis músculos y huesos
parirán gusanos
y los gusanos darán a luz hierba,
mariposa, lebrel o jabalí…

Hoy sólo soy promesa
de un nuevo despertar
efímero canto de cigarra.

Mis ojos nunca vieron tus ojos
nunca respondió tu voz a mi voz
nunca estreché tu mano
nunca calcé tus sandalias
nunca empuñe tu báculo.
Ciego es, por tus designios el hombre,
ciegos los que por mandato tuyo
se han proclamado
tus representantes en la tierra
sojuzgando, humillando;
y viviendo del sudor ajeno,
hacen de nuestra historia
una estela de guerras y pillaje.

Yo, no soy pecador…
¿De qué pecado original hablas
Si no eres tú pecador?
Tú has usado el pecado como vil chantaje,
Dios del exterminio,
Dios del pueblo escogido
En mérito a sus ambiciones y crímenes

Yo no soy culpable
Ni mis padres, ni los ejércitos hebreos
Contra el cananeo, amorreo y filisteo.
Tú alentaste cuchillos desalmados
cercenaste el cuello
de hombres mujeres y niños.
Bendita sea tu tierra prometida,
tu arca de la espuria alianza
tu maná del cielo
tu oasis y manantiales
de la usurpación.
Tú guiaste la conquista de Suramérica
Y con pie de codicia
Pisoteaste nuestro jardín.
En tu nombre
Decapitaron Loncos
Violaron niñas.
¡Ah! tus valerosos capitanes,
Tus analfabetos redentores.
En nuestro exuberante continente
tus católicos reyes
saquearon el oro y la plata.
Tus hordas de godos
impusieron la esclavitud de cuerpo y mente.
Venían por oro,
por vasallos y sirvientes
por doncellas de virginales vientres.
Tus soberbios castellanos
traían la sífilis , el tifus el cólera,
el exterminio programado
el genocidio en nombre del buen Dios.
Blandiendo la espada
alzando la cruz
y tus sacerdotes bendiciendo.
Ciertamente, tú no viste nada,
no oíste nada
ni súplicas, ni alaridos, ni lamentos,
tu complicidad Calígula.
¿Dónde estaban tus miradas
de ángeles y arcángeles
tus obispos y arzobispos?

¿Dónde tu falacia, tu infinito amor?
¿Acaso en las cortes reales
frente a mesas vaporosas
de aderezados faisanes,
o en tus templos de hipocresía
donde subastan el perdón
y en maquiavélico ritual
comparten el pan y el vino;
o en la complicidad de los obsecuentes
o en la complicidad de los idiotas
o en los comprados por una monedas
o en el silencio de los inocentes
dónde, dónde?.
Tu verdad Atahualpa Yupanqui:
“Dios se nutre de la sangre de los pobres
el sudor de los pobres,
la estupidez de los pobres,
más se sienta a la mesa
en el banquete de los ricos”.

¿Dime Jehová, te importan a ti
los millones de niños muertos
en tu sagrado nombre…?
Jerusalén… Jerusalén, cráter candente
de la codicia humana.

Devastación sobre devastación
pillaje sobre pillaje
perversión sobre perversión
falacia sobre la falacia
iniquidad sobre iniquidad.
Un mismo Dios para distintos fieles.
La misma causa
el mismo pretexto
los mismos clérigos
los mismo reyes y príncipes
los mismos señores y vasallos
ataviados con una cruz
ofrendándote macabra ofrenda;
la cabeza de millares de decapitados.

La Cruzadas
vergüenza divina
para la especie humana.
Tú eres la imagen
del más cruel de los tiranos.
En ti se han inspirado
emperadores, reyes y príncipes,
ridículos dictadores alabando tu nombre.

Tras tu totalitaria imagen
padecen serviles infelices
mendigando tus milagros,
humillándose ante Santos
santificados por mercaderes.

En nuestros días
hay quienes se dicen tus testigos
y golpean nuestras puertas
dando testimonio de vuestra felonía,
como si ellos fueran tus cónsules
como si hablaran contigo
como tus cómplices
repitiendo salmos y sermones
como adiestrados papagayos
ofreciendo tu reino en la tierra
como conspicuos tontos útiles.

Tú te has erigido
como amo y señor del universo
y en la tierra apacientas
rebaños de idiotas glorificando tu nombre.
Rubios guacarnacos agentes del imperio
sectarios y clasistas
extranjeros mercenarios,
ridículos mormones.

¿Qué clase de Dios eres,
que necesitas ser glorificado por necios
zafios y serviles…?

¿Cuánta gloria para el amo
Cuando por temor los glorifica el esclavo…?
¿Ves Tú,
Como en nuestras poblaciones
En vez de construir escuelas
construyen templos fastuosos
para manipular
la conciencia de los niños…?

¿No te apena, como pobres infelices
laceran sus cuerpos de rodillas;
arrastrándose sobre el vientre como culebras
ante imágenes de santos y santuarios?
¿Por qué te burlas de nuestra ignorancia?

¿Qué Dios mercantil eres
Que cambias favores por dinero…?

Tú no eres más que un sucio
y corrompido traficante.
¿Hay acaso negocio más próspero
que la fe…?
Tú has mercantilizado las creencias.

Yo te reto a terminar
esta farsa sin sentido,
para que la hierba crezca,
y sin temor apaciente al ciervo
y desde las cenizas, como el fénix
renazca el hombre nuevo,
el ciudadano libre de temores y castigos.
No más martirios en tu nombre
no más sacrificios
no más contemplaciones para con ellos,
porque “ ellos sí saben lo que hacen”.
Ellos saben muy bien
por qué te dieron por hijo
a quien torturan y crucificaron
siguiendo tus arcaicos rituales de sangre.
Un huérfano divinizado por sus verdugos.

Ahora se burlan de su muerte
Vendiendo su imagen crucificada.
Asesinándolo y resucitándolo todos los años,
conmemorando su sacrificio
llenan de monedas su bolsillos.

¿Oyes Jehová… repicar en los templos
Las metálicas campanas?
¿A ti no te avergüenzan
los cientos de enajenados
que en plazas y calles, alzando la Biblia
gritan su ignorancia…?
Tú eres un lobo vestido con piel de oveja.

Dios de los antiguos faraones
Dios al servicio de grandes imperios
Dios al servicio de los grupos de poder
Dios al servicio del gran capital
Dios al servicio de reyes, príncipes
y sumo pontífices.
Dios al servicio
de quienes ríen
de los peces de colores.

Responde Dios:

“Pero en mi nombre
Evangelizan el mundo
Y hace caridad”

¿Qué caridad necesita la golondrina
para batir sus alas?

¿Qué evangelio es aquel
que busca alienar conciencias
para perpetuar el dominio
de traficantes y mercaderes?

Sólo los desdichados son dignos de caridad
de parte de quienes cimentaron su desdicha.
No hay peor ofensa que vuestra caridad.

Qué hermoso Jehová
asesinar padre y madre
para dar caridad al huérfano.
Atesorar el oro del mundo
para dar una moneda al menesteroso.

Destruir culturas
quemar bibliotecas y libros.
Cercenar manos y lenguas
para imponer creencias.
Coronar reyes y sumo pontífices
para perpetuar el dominio,
el engaño, el robo, la iniquidad.

Tu desvergüenza no tiene límites.
Dios:
“Puesto que existo
en la imaginación de los hombres,
no soy responsable de nada.


(Moisés Castillo, poeta linarense)

(…A Mario Díaz Molina)
Prensa El Heraldo | Imprimir | 145
Publicidad 13
Publicidad 15