lunes 21 de agosto del 2017 | Santoral Pio X, Graciela
Dolar $646,57 | Euro $759,60 | Uf $26.586,95 | Utm $46.600,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 12-08-2017
¿Sabía Ud. por qué es interesante el libro “El Código Da Vinci”, de Dan Brown?
Es una novela, pero lo que le da la particularidad, es que el autor juega con el misterio, que es como algo atrayente para despertar el interés y poder saber en qué concluye. Ahora bien, Brown es una apasionado de la ciencia y de la religión, y todo cuanto sobre esta materia se ha comentado, elucubrado, supuesto, inventado o comprobado a través de la historia.

Pues bien, su novela gira en torno a esta temática, con una orientación hacia la divinidad femenina. En la historia que se cuenta, aparecen entremezcladas realidades concretas y otras imaginadas, dando lo real, base para lo que se supone posee la misma dimensión. Así, el texto señala que “todas las descripciones de obras de arte, edificios, documentos y rituales secretos que aparecen en esta novela son veraces”.

En general se pueden señalar como narrativas específicas de la obra: El Priorato de Sión, Sociedad Secreta Europea fundada en 1099, en que identifica como miembros del mismo a personajes históricos, tales como Isaac Newton, Sandro Botichelli, Víctor Hugo y Leonardo Da Vinci. También hace una larga referencia al Opus Dei (organización católica). Hace alusión a secretos guardados por siglos y mantenidos por algunos elegidos, de generación en generación; códigos ocultos, organizaciones secretas, mitos y símbolos, misterios y suposiciones, alusión a los evangelios gnósticos, a los rollos del mar muerto, y que insinúan intereses que la iglesia católica habría ocultado, o también la tergiversación de los evangelios, etc.

En realidad, es interesante el juego del misterio y la base desde la cual funda toda una argumentación; aunque ello no es nada nuevo, ya que desde los primeros siglos de la era cristiana hubo variadas ópticas como por ejemplo, de qué manera considerar la figura de Jesús. De hecho, la polémica duró siglos, y eran tan disímiles que hubo que aunar criterios para poder definir y distinguir lo más fielmente posible lo que era cierto de lo erróneo.

En nuestros días, aún hay opiniones divergentes, por ejemplo, sobre la virginidad o no de María, o si tuvo más hijos, unos lo afirman, otros lo niegan. Es fácil cuestionar, lo difícil es la fuerza del fundamento que nos pueda llevar a la verdad. El libro es interesante por ello, porque cuestiona, hace dudar, lo cual no es malo; lo malo, es quedarse en la duda y no resolverla, aunque quizás con ello se agoten los esfuerzos intelectuales –y en muchos casos afectivos- , en lo accidental y no en lo esencial y así terminar extraviados o equivocados.

El quid del Código Da Vinci, viene siendo, que el Santo Grial, que para muchos es la copa o el cáliz que Jesús bebió y compartió en su última cena, no es tal, sino que significaría “sangre real”, señalando que Jesús tuvo una descendencia con María Magdalena, quien no sería prostituta como señalan los evangelios, sino de noble estirpe, y muestra como una incógnita “La última cena” de Leonardo Da Vinci, hecha entre los años 1495-1497, y en la cual , al lado de Jesús estaría M. Magdalena y no un discípulo.

El texto es un buen desafío para los que no han hecho investigaciones de carácter religioso acerca de Jesús, y también para los que mantienen una fe determinada y así, reexaminarla y fundamentarla aún más , aunque si me lo preguntasen yo diría que es muy probable que ello ayude a descubrir lo inmanente y lo trascendente que tiene que ver con el ser humano en su dimensión material y espiritual, con un destino común de unidad, solidaridad y de su razón de existir.

¡Es mi palabra!

GASPAR DOYLE
Prensa El Heraldo | Imprimir | 253
Publicidad 13
Publicidad 15