martes 26 de septiembre del 2017 | Santoral Cosme y Damian
Dolar $628,37 | Euro $743,90 | Uf $26.649,69 | Utm $46.693,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 16-07-2017
¿Se debe mendigar la atención y el amor?
Para responder esta interrogante, nada mejor que recurrir al diccionario, el cual nos informará que “ mendigar”, es simplemente pedir una cosa con humillación o solicitar algo con inoportunidad. Es así como muchas cosas en la vida, desde la infancia y hasta la adultez hemos tenido que solicitar algo, por diversas razones.
Sin embargo, no recuerdo que alguna vez haya pedido algo con ese sentimiento impropio que es la humillación, si no con nobleza que está en el ,enraizado en el amor. El amor, amigos míos, nace y no se hace como algunos creyeran, porque es innecesario pedirlo sobre todo a aquellos, que no tienen tiempo para entregarlo pues, a lo mejor solo piensan en ellos mismos.
Para esas personas nosotros quizás no existamos y por ello es su indiferencia. Nos ignoran, no saben que tal vez sufrimos por no gozar del cariño, del amor de ellos .Al contrario, las personas que si se interesan por nosotros, nos hacen sentir importantes y presentes.
De lo anterior, podríamos concluir que todo vestigio de amor es demostrable. Se objetiva, se concreta, haciéndose presente en todo instante y no solo a veces. Por otra parte el amor se debe demostrar, pero, nunca, nunca se debe mendigar .El hacerlo ,refleja una injusticia emocional. Pero, os invito a reflexionar un poco más sobre este tema. Preguntémonos si esas personas que sin pedírselo nos buscan, nos prestan atención, acaso solo lo hacen ¿ cuando necesitan algo de nosotros y no solo cuando su interés se los permite?
La respuesta es obvia ¡ Claro que nó! Nos merecen solo aquellos que sin esperar nada de nosotros, nos llevan adentro, nos sienten ,como parte de ellos mismos y ese gesto ¿ verdad que nos hacen sentir que somos importantes en sus vidas?
Todo hombre a través de su existencia ,tiene ese algo valioso que desgraciadamente muchos no usan, por no saber que ello es propio de toda persona “ la libertad de elegir”. Pero, también hay que ser honesto y decir a la vez, que en muchas ocasiones nos equivocamos y no elegimos lo mejor. Está pensamos, en la naturaleza humana no valorar por cierto, lo más conveniente .Algo obnubila nuestra mente y no distinguimos el oro del oropel, lo justo de lo injusto, lo bello y lo no tan bello.
De ahí que pensamos que la persona que nos merece es aquella que ha usado su libertad de elegir y se ha prendado de nosotros, apreciándonos, dedicándonos parte de su tiempo y de sus pensamientos.
Al respecto leímos días atrás que en verdad y en la mayoría de las ocasiones No existe la falta de tiempo, “ existe” la falta de interés, porque cuando la persona realmente quiere “ la madrugada se vuelve día, el martes de vuelve sábado y un momento se vuelve oportunidad” Estimamos que es ésta, una acertada opinión.
Esperar entonces la atención, el cariño, el amor de los demás, tal vez decepciona e incluso puede provocar dolor .La vida nos enseña, que todo hombre “ debe revisar sus expectativas, evaluar sus sentimientos y su diaria actuación” Así podrá llegar a una primera conclusión “ No esperar nada de nadie .Pero, esperar todo de si mismo” Es ésta, una verdad innegable ¿ verdad?
Dado que muchas veces las esperanzas, las expectativas son muchas, también ellas son difíciles de lograr, dado que están fuera del alcance nuestro y dependen de las actitudes de los demás que, pueden no tener interés en los nadie, si no en ellos mismos. Ello, al no lograrlo, nos pueden producir un dolor emocional, que en algunas ocasiones es más fuerte que un dolor físico, dolor al cual no debemos darle importancia, pues, podrían trastocar la personalidad de un individuo, hundiéndolo incluso en una especie de locura.¿ Acaso algunos tipos de locura no son producto de frustraciones o desengaños?
No hay que dejar que el tiempo lo cure sin más. Hay que trabajar sobre él y “ extraer” las enseñanzas que nos pueda brindar. Amigos míos: Tenemos la obligación de ayudar al que sufre, al incomprendido, al que le falta cariño. Nuca hay que pensar que el malestar sicológico es signo de debilidad y que el tiempo puede curar todas las heridas, incluyen do las del alma.
Como conclusión final, podríamos señalar que desde ahora ( si antes no lo hemos hecho) hay que dedicarle tiempo a las personas que se lo merecen, a aquellos que nos hacen sentir bien, a los que son recíprocos con nosotros y a los que No lo son: simplemente ¡ Hay que ignorarlos! No los tomemos en cuenta. Ellos no son valiosos como personas, simplemente son entes amorfos.
A esos últimos NO le mendiguemos atención, amistad y menos amor. Si les llamamos y no nos contestan, no hay que llamarlos de nuevo. No busquemos a quienes no nos extrañan, como tampoco nosotros extrañemos a quienes no nos buscan. Seamos indiferentes a ellos, por lo que habría que pagarles con la misma moneda.
Repito: No esperemos nunca más a quienes no nos esperan .Por ello, aprendamos por nuestro bien que nunca hay que rogar amor. Repito: el amor nace. No se hace. El rogar cariño No ennoblece al hombre. Entregar a los demás cariño si que lo ennoblece.
Quérete y valórate ,por todo lo que eres y no por alguien que No lo merece.
“ EL AMOR SE DEBE DEMOSTRAR, JAMAS SE DEBE MENDIGAR.HACERLO ES SOMETER A NUESTRA CAPACIDAD DE AMAR, EL PEOR DE LOS VERDUGOS: LA INDIFERENCIA”. ( Raquel Aldana)

René Ant. Recabarren Castillo
Profesor Normalista
Prensa El Heraldo | Imprimir | 364
Publicidad 13
Publicidad 15