sábado 24 de octubre del 2020
Dolar $781,41 | Euro $923,98 | Uf $28.794,14 | Utm $50.372,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 18-10-2020
Sedentarismo y el fantasma del rebrote de COVID-19
Publicidad 2


Me preocupa que este confinamiento nos ha afectado a todos de muchas formas, pero especialmente en nuestra condición física. Si bien muchas personas teníamos una vida activa y nos considerábamos fuera de la categoría de sedentarios, ahora nos hemos percatado que lo que ha aumentado es justamente esta conducta, ya que al pasar a la modalidad de teletrabajo o hacer cosas en casa, hemos adoptado tiempos de letargo más extensos.

Un estudio realizado en España señala que el confinamiento ha disminuido en 90 minutos la actividad física en menores y que el tiempo frente a las pantallas, ha aumentado en 120 minutos. Esto es inquietante, porque si el comportamiento de nuestro país es como el de otras naciones de Europa, el rebrote es inminente, por lo que mantendremos o volveremos a las restricciones en los desplazamientos.

No hay que olvidar que la inactividad física en la población, sumado a una dieta pobre en nutrientes, aumenta el riesgo a presentar Enfermedades No Transmisibles, la otra gran pandemia que se presentará en el mundo.

Si bien la OMS ha señalado que la actividad y el ejercicio regular es fundamental para controlar el estrés y los problemas asociados a la cuarentena, debemos como familia ser proactivos en la realización de ejercicios sitemáticos diarios, que nos permitan mantener una condición física adecuada.

No podemos esperar que nos abran los gimnasios y las zonas al aire libre. Estudios recientes mencionan que la intensidad de la actividad física está en estrecha relación con el riesgo de mortalidad de las personas, donde realizar actividades de muy baja intensidad durante a lo menos 6 horas diarias, reduce el riesgo de muerte, 5 horas para una actividad moderadamente baja y 1 hora y media en actividades moderadamente alta.

Esto quiere decir que sólo debemos organizar nuestro día incluyendo un momento de ejercicios, lo cuales a la postre irá en directo beneficio de nuestra calidad de vida. Con ello lograremos romper con la conducta de estar sentado o recostado por muchas horas, sobre todo en el caso de los niños.



(Patricio Arroyo Jofré,
Director de Escuela de Pedagogía en Educación Física
Universidad San Sebastian)
Prensa El Heraldo | Imprimir | 273
Publicidad 21