domingo 15 de diciembre del 2019
Dolar $768,69 | Euro $854,29 | Uf $28.294,43 | Utm $49.623,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Editorial 12-11-2019
Síndrome del cuidador
Cuidar a una persona enferma, más allá de que sea un familiar o no, conlleva no sólo un desgaste físico y emocional, sino que también puede traer aparejado otro tipo de consecuencias. El estar todo el día al cuidado de alguien, genera angustia, depresión e impaciencia. Esto, más allá de que a quién se esté protegiendo, ayudado y compartiendo, sean los padres, abuelos, conocidos o desconocidos. Según explica la psicóloga y directora del Centro de Atención Psicológica de la U. San Sebastián, Nicole Chaigneau, los cuidadores pueden llegar a sentir diversos cuadros de ansiedad, depresión y quejas somáticas, que hoy se consideran parte de una entidad diagnóstica propia: “el síndrome del cuidador o el síndrome de carga del cuidador”. Según la profesional, son mayormente mujeres las que se dedican al cuidado de sus familiares enfermos o que son contratadas para ejercer roles de cuidado a personas con algún grado de dependencia. “En estos casos se ha visualizado que experimentan una serie de consecuencias propias del rol, que alteran su salud física y mental y que puede ocasionar dificultades en la efectividad de los cuidados que entregan a quienes dependen de su atención”, dice. Asimismo, Chaigneau asegura que “se ha definido que el síndrome del cuidador tiene algunos factores determinantes, entre los que se encuentran estresores propios del enfermo y de sus requerimientos específicos, como la cantidad de horas a su cuidado, los cambios emocionales o conductuales del doliente o la gravedad de su enfermedad, entre otros. A ellos se suman otros factores estresores -llamados secundarios- que se relacionan con la percepción que tiene el cuidador respecto al rol que ejerce, siendo importante el cómo evalúa sus recursos personales para afrontar los cuidados de quien lo necesita, la percepción de redes de apoyo existentes a su alrededor y la relación emocional que establece con el enfermo
Prensa El Heraldo | Imprimir | 244
Publicidad 1
Publicidad 45