sábado 24 de octubre del 2020
Dolar $781,41 | Euro $923,98 | Uf $28.794,14 | Utm $50.372,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 18-10-2020
Sylvia del Carmen Troncoso Chamorro (q.e.p.d.) *30 julio 1935 +16 octubre 2020 “Que tu sonrisa y amor perdure en la familia”
Publicidad 2

Cuando se pierde a un ser querido vienen destellos de situaciones vividas en conjunto. Todas las vidas tienen de dulce y de agraz, lo importante es que, mirando hacia atrás, se puede decir que está en paz, hizo el mejor esfuerzo, y tuvo una linda vida.
Quienes tuvimos la oportunidad de conocer a la Sra. Sylvia, podemos decir que se destacó siempre por ser una dama, de carácter angelical y su amable, cálida y jovial sonrisa, a pesar de las dificultades. Y tal como la recordamos somos agradecidos por haberla conocido.
Formó una familia junto a Mario Lértora Ibáñez (profesor) a quien quiso entrañablemente, cuyo cariño, dedicación y con el apoyo de todos sus integrantes, sus hijos Consuelo y Mario; sus nietos Martín, Joaquín y Enzo, en estos últimos años, le demostraron que lo que forjó con tanto cariño con su esposo, dio como fruto sus dos hijos cariñosos, solidarios, que han sido una bendición, lo que se prolonga en sus tres nietos.
Ella trabajó su día a día, con sonrisa luminosa, abrazos solidarios y palabras oportunas que seguirán viviendo en el corazón de quienes la conocimos.
Tenemos certeza que está en un mundo de paz y de luz, sin dolores ni angustias, y que desde allí acompañará a sus seres queridos. A todos los que tuvimos oportunidad de conocerla y que estuvieron tan pendientes de ella durante sus dolores, les damos las gracias por la preocupación y sus oraciones.
Recordarla con alegría, es el mejor homenaje que se le puede hacer a una persona, porque tuvo una vida plena y feliz y que iluminó a su familia con su noble presencia.
La pérdida de un ser querido deja un dolor inmenso difícil de comprender, tu madre, mi madre y todas las madres del mundo son y serán de los más grandes seres que puedan existir ya que nos dieron la vida, la protección, los principios, las pautas para sobrevivir en este mundo tan complejo. Además de escucharnos en los duros momentos por los que pasamos a lo largo de la vida.
Nuestros anhelos en estos días tan difíciles, son más qué tristeza y desolación. Debemos sentir alegría y agradecimiento por el maravilloso ser que compartió la vida con su familia y sus amistades, porque deja recuerdos gratos e imborrables.
Ella dejó en su esposo, hijos y nietos un legado que estará por siempre en el corazón de la familia, para que unidos lo entiendan y aprovechen en sus inmensas enseñanzas, siendo comprensivos los unos con los otros, para que la sonrisa que les regaló no se borre y sea la prolongación de un amor familiar como ella lo tuvo con los suyos.
Las palabras no alcanzan para expresar el inmenso dolor que se siente tras una pérdida definitiva. Sólo desearíamos regresar en el tiempo para poder brindarle un último abrazo o un último beso.
Sin embargo, sabemos que es en vano, porque de ahora en adelante debemos aprender a valorar y multiplicar los maravillosos recuerdos que nos dejó su presencia construyendo con su presencia inolvidable, un vínculo basado en el amor y en esos inolvidables momentos compartidos.
No sé si hay muchas más palabras para graficar el inmenso amor, a este dolor por su partida que encierra una intensa comprensión.
Cada beso, cada charla, cada abrazo que tenemos con quienes amamos, el tiempo convierte a cada uno de estos detalles en invaluables tesoros que nos acompañarán por siempre en nuestro corazón. Porque a pesar de cualquier ausencia física siempre estarán al lado nuestro.
Con sincero aprecio y afecto, para Mario (esposo), Consuelo y Mario (hijos), Martín, Joaquín y Enzo (nietos), decirles que ha partido una mujer, esposa, madre y abuela -la reina del hogar- dejando un hermoso legado en cada uno de ustedes, para que sean portadores de esa hermosa sonrisa y enseñanzas recibidas, perdurando su recuerdo en cada acción que ustedes emprendan en la vida.
Sra. Sylvia del Carmen, después de toda una vida, seguirás siempre viva en el recuerdo y en el corazón. Madre maravillosa y abuela insuperable, gracias por haber regalado todo tu amor a una hermosa familia. Descansa en paz.
Prensa El Heraldo | Imprimir | 832
Publicidad 21