sábado 24 de agosto del 2019
Dolar $713,22 | Euro $790,80 | Uf $27.978,65 | Utm $49.033,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Editorial 08-02-2019
Verano y riesgos para embarazadas
El verano es el tiempo ideal para descansar, viajar y disfrutar de actividades diferentes a las que realizamos durante el resto del año. Esto, genera alteraciones no sólo alimenticias, sino modificaciones en hábitos de higiene y de comportamiento, los que pueden favorecer algunas alteraciones o riesgos en las mujeres embarazadas.

En la temporada estival, las consultas por infecciones del tracto genital femenino aumentan de 10 a 30%. Las mujeres de todas las edades, pero preferentemente gestantes, tienen más riesgo de padecer vulvitis y vaginitis micóticas asociadas a Candida albicans, una levadura u hongo que habita la piel y zona genital, así como mayor riesgo de infecciones urinarias.

Esta bacteria tolera temperaturas altas y bajas, así como elevadas concentraciones de sal, por lo tanto, resiste procesos de preservación a los cuales comúnmente son sometidos los alimentos. De ahí la precaución por los productos elaborados artesanalmente como helados, quesos, embutidos y productos ahumados.

En estas últimas temporadas, nos hemos visto enfrentados a olas de calor que exponen a la gestante a elevadas temperaturas. La intolerancia al calor es habitual en la embarazada. Durante la gestación, la temperatura corporal es un poco más elevada que lo habitual, por lo que un alza de calor ambiental puede tener mayor impacto en este grupo de personas.
En estudios publicados, se ha concluido que las temperaturas excesivas hacen que el cuerpo materno reaccione contrayendo los vasos sanguíneos como método de enfriamiento reduciendo la cantidad de nutrientes que pasan hacia el feto y favoreciendo nacimientos con peso menor.

Se sugiere evaluar las condiciones climáticas locales y la variabilidad estacional de estos exámenes, así como poner énfasis en una alimentación saludable durante la época estival, ya que incrementa el consumo de jugos de frutas, bebidas y helados.

El verano requiere que la mujer embarazada tome precauciones extras además de las propias de su estado. Estar en conocimiento de lo que nos puede afectar, permitirá reconocer lo síntomas si se presentan y favorecer la prevención.

Prensa El Heraldo | Imprimir | 218
Publicidad 13
Publicidad 37