viernes 16 de noviembre del 2018
Dolar $687,00 | Euro $777,24 | Uf $27.477,90 | Utm $48.160,00
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Cultura 07-02-2018
Violeta Parra: A 51 años de su muerte hacemos un recorrido con los hechos claves que marcaron su historia
Un 5 de febrero de 1967, la artista chilena decidió dejar atrás sus proyectos artísticos y terminar con su vida. Diario El Heraldo quiso recordarla y por eso conversamos con el periodista de rock César Altamirano* quien con su memoria implacable y su pasión por la música nos condujo cronológicamente por la vida, obra y aventuras de “la viola”.


• Violeta intentó quitarse la vida varias veces antes de aquel fatídico domingo 5 de febrero de 1967, fecha en que finalmente logró su objetivo al dispararse en la sien, con un revólver que compró en Bolivia cuando viajó a La Paz a despedirse del gran amor de su vida, Gilbert Favre. Dejó escrita una carta suicida donde no deja a títere con cabeza, documento que su hermano Nicanor atesoró celosamente hasta el fin de sus días, dejando instrucciones expresas para que el contenido de la carta fuese dado a conocer tan sólo después de su muerte.

• Violeta Parra Nació el 4 de octubre de 1917 en San Carlos, Ñuble, en aquel entonces parte de la Región del Bío Bío. Fue la tercera de 10 hijos del matrimonio conformado por el maestro primario Nicanor Parra y Clarisa Sandoval, tejedora y costurera de origen campesino.

• Debido a la pobreza y las necesidades económicas, Violeta supo ganarse la vida desde muy pequeña, ejerciendo los más diversos oficios como cantora en las ferias, arregladora de tumbas, lazarilla e incluso una vez se fugó con un circo, perdiéndose durante varias semanas de su casa.

• En 1938 se casó con el trabajador ferroviario Luis Cereceda. El matrimonio duró 10 años, fruto del cual nacieron sus hijos Isabel, en 1939 y Ángel en 1943 (fallecido en marzo del 2017).

• Violeta también tuvo otras 2 hijas, con su segundo esposo Luis Arce. Sus nombres eran Rosita Clara, que murió siendo una niña y Carmen Luisa fallecida en junio de 2007.

• Violeta ya tenía 32 años cuando debutó discográficamente. Se trató de un disco sencillo de 45 RPM que grabó junto a su hermana mayor, Hilda, en 1949.

• En 1953 comenzó a trabajar en solitario, registrando para el sello EMI ODEÓN el single “Casamiento de Negros”. El tema fue tan popular que incluso fue grabado en 1957 por la Orquesta del famoso músico, compositor y arreglista estadounidense Les Baxter, en una versión instrumental con el título de “Chilean Crazy Melody” (La Melodía Loca).

• A partir de 1955 fue invitada a participar en varios festivales en Europa. Es así como recorrió Polonia, la ex Unión Soviética y Francia. Residió en París durante dos años, donde en 1956 grabó su primer disco de larga duración, editado bajo la etiqueta Le Chants Du Monde: “Guitare et Chant: Chants et Danses du Chili”.

• En 1957 regresó a Chile y al año siguiente se trasladó a Concepción contratatada por la universidad penquista. Durante su estadía fundó el Museo Nacional del Arte Folclórico Chileno.

• Violeta también incursionó en las artes plásticas, a las que llegó por casualidad: Para matar la inactividad debida a una hepatitis que la mantenía en cama, empezó a bordar sus famosas arpilleras. También creó pinturas, esculturas de alambre, de papel y greda.

• La vida amorosa de Violeta fue variada y tormentosa. Pero en 1960 conoció al gran amor de su vida: el músico suizo Gilbert Favre, quine inspiró uno de sus temas más conocidos: Run Run Se Fue Pa’l Norte.

• En 1964 Violeta Parra se convirtió en la primera artista latinoamericana en exponer sus pinturas, óleos, arpilleras y esculturas en alambre en el Museo de Artes Decorativas del Museo del Louvre, en París.

• Violeta Parra pertenece a una de las familias con más larga tradición artística de Chile. Entre sus miembros más ilustres tenemos a sus hermanos, el recientemente fallecido antipoeta Nicanor Parra y los folkloristas Roberto y Lalo. Sus hijos Ángel e Isabel. Sus nietos Javiera y Ángel y su sobrina Colombina.

• Su último esfuerzo creativo lo daría en su carpa instalada en La Reina, la que pretendía convertir en centro artístico. El fracaso del proyecto y los problemas que acarreó por años hicieron que a los 49 años, se suicidara.

*César Altamirano es Periodista de Rock, trabajó en la Rock and Pop y Cooperativa. Regresó en Diciembre a nuestro país, después de 7 años viajando en Bicicleta por Latinamérica. Comenzó en Concepción y terminó en Ciudad de México. Ahora prepara un nuevo proyecto para cubrir el mundial en Rusia arriba de su bicicleta “La Fuser”.



Prensa El Heraldo | Imprimir | 725
Publicidad 13
Publicidad 14