sábado 19 de junio del 2021
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 10-06-2021
CENTENARIO DE LA ESCUELA DE ARTILLERIA DE LINARES

Continuamos dando a conocer los orígenes de la fundación de la Escuela de Artillería de Linares, desde los primeros afanes de los linarenses, su creación en 1921 y hasta 1930, cuando se consolida en la Provincia y el país. (De nuestro libro inédito, Historia Militar de Linares)

CAPITULO 8
En medio de esas aprensiones de los habitantes de Retiro, el Grupo Aldunate celebró, el 16 de enero de 1917, el quinto aniversario de su fundación. Una formación e izamiento del pabellón nacional, más una convivencia en la tarde de aquel día, amenizaron ese festejo, un tanto oscurecido por las circunstancias ya anotadas de su posible alejamiento de esa localidad.

En 1917, Comandaba la Unidad el Mayor don Guillermo Pickering, un meritorio oficial de Artillería. Más tarde sería nombrado Edecán del Presidente Juan Luis Sanfuentes.
LA JURA DE LA BANDERA, verificada el 8 de junio de 1918, revistió caracteres de gran significación para El Grupo Aldunate y Retiro. Numerosa concurrencia observó, en silencioso respeto, aquella marcial ceremonia, que se inició a las nueve de la mañana con una misa de campaña, en el patio del Cuartel, la que fue oficiada por el Capellán honorario Padre Luis Letelier.
A las diez y media de la mañana llegó hasta la puerta del Grupo Aldunate, siendo recibido con los honores del caso, el Comandante de la Tercera Brigada de Artillería, Teniente Coronel don Julio Navarrete, quien era acompañado por su Ayudante, Capitán Fernando Juliet Ossa.

Iniciado el acto, el Comandante accidental del Grupo Aldunate, Capitán Edmundo Mardones, dirigió una alocución a la tropa, explicando el profundo y notable significado de esa ceremonia.
En seguida se realizó el Juramento a la Bandera. Al término, Una batería al mando de su jefe respectivo, hizo la descarga correspondiente, “con absoluta precisión”, como señaló un medio de prensa.
Por su parte, el Teniente Coronel Julio Navarrete, hizo entrega, en nombre del Gobierno, de las estrellas de plata que éste había concedido a los capitanes que tenían veinte años de servicios cumplidos, recibiéndolas los oficiales Edmundo Mardones, Fernando Juliet Ossa y Rafael Torres.
Finalizó aquella emotiva ceremonia, inédita en Retiro, con una conferencia que dictó el Teniente don Hernán Iturriaga, sobre la gloriosa jornada de la Concepción. Pero el destino del Grupo de Artillería N° 3 del General Aldunate se definiría en un plazo de tres años, según se verá.
LINARES Y SU NUNCA EXTINGUIDA LUCHA POR LA UNIDAD MILITAR
Volvamos al año 1911, cuando Linares quedó estupefacto e impactado por la instalación del Grupo de Artillería General Aldunate en Retiro. Al principio, dio todo por perdido, pero paulatinamente, reunió fuerzas y voluntades para seguir adelante. De hecho, acopió los recursos necesarios y adquirió el terreno continuo al vivero para ofrecerlo al gobierno, a fin de destinarlo a la construcción de un Cuartel Militar.
En enero de 1911, el Ministro de Guerra, General Arístides Pinto Concha, ante las insistentes presiones de los linarenses, vino a la provincia para reconocer el predio adquirido por la ciudadanía y puesto a disposición del gobierno. El alto oficial recorrió el recinto y le pareció adecuado, en virtud de lo cual lo informó positivamente a las esferas gubernamentales.
El Presidente Barros, a quien, desde luego, debió molestarle la súbita animadversión de sus comprovincianos, dio un paso fundamental para acallar las

críticas. El 9 de enero de 1911 se dictó el Decreto G. 3. N° 38, que disponía:
“Visto el ofrecimiento hecho por vecinos de Linares para hacer cesión al fisco de un terreno, a fin que se construya en él un Cuartel para Regimiento de Artillería.
Decreto: Queda autorizado el Comandante General de Armas de Linares para aceptar, en nombre del Fisco la cesión que hacen los vecinos de esa ciudad de terreno continuo al Vivero, para que se construya en él un Cuartel para Regimiento de Artillería. El terreno ofrecido deberá contar con agua; y el predio ha de cederse al Fisco con usos, costumbres, derechos y servidumbres y libre de todo gravamen. Tómese razón y comuníquese. Ramón Barros Luco. Arístides Pinto Concha”.


JAIME GONZALEZ COLVILLE
Academia Chilena de la Historia
Freddy Mora | Imprimir | 342
Publicidad 1