viernes 07 de mayo del 2021
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 20-04-2021
CUENTOS QUE PARECEN CUENTOS Trastorno de amor


Sandro la descubrió y sus ojos clavaron la mirada en Josefina. Aquella bella mujer que lo cautivó encerrándolo en la celda de su corazón.
Hechizado y con ánimo de conquistarla, en el primer mensaje confesó: "Eres tan tierna y suave como las alas de una mariposa cuando coge el polen de flor en flor, emprendiendo su vuelo silencioso y luciendo su belleza multicolor... y tu sonrisa clara y brillante es el golpear de los rayos de sol en mi ventana anunciando otra mañana y entonces sé que es otro día que me permite verte con la ilusión de encontrar el sendero que conduce al beso que tengo guardado en mis labios para depositarlo en los tuyos. Luego si me abandonas y olvidas... no dudes que el trastorno será por tu ausencia, vida mía"
Y un día encontraron el camino, llegando al beso como también a los anhelos de Josefina...y se casaron. Al tiempo dos hijos lograron completar el trozo de cielo que se había construido en ese hogar.
Ella orgullosa y feliz fortaleció su satisfacción porque su marido en el oficio que desempeñaba tenía fama de bondadoso, solidario y puerta abierta para sacar de la oscuridad a tantas y tantos talentos que vagaban en la incógnita.
Así logró conquistar aquel millón de amigos que siempre soñó.
Pero, el tiempo pasa y la verdad que cuando creemos una total conquista... abusamos y nos dedicamos al placer del alcohol y el compartir con aquellos que llamamos nuevos amigos. Entonces se desgasta la fortaleza del amor y tal vez más aún cuando el ingreso económico disminuye.
Tarde y oscuras noches una puerta ruidosa anunciaba su llegada.
Por las calles de Linares aquel hombre contagiaba con su humor y simpatía; bromas y chistes que también compartía llegando a casa... más, solo el silencio y soledad le aplaudían.
El destino derramó tristeza en unas páginas de angustia, donde está escrita la existencia futura nuestra... en sus compromisos laborales se fueron cerrando puertas también la suya. Por debajo de esta deslizó una nota:
Adorada mía, siento y percibo que los latidos ardientes de mi corazón se congelan en tu escarchado y casi mudo palpitar del tuyo.
¿En qué laberinto ese amor prometido, está perdido?...
Josefina abrió la puerta del hogar... Sandro sintió una sonrisa en su corazón, pero luego se disipó quedando una alegría frustrada, dando lugar a una pena que guardó en la maleta y una mochila que le entregaba Josefina.
Por las calles de faroles sonrientes y burlones le vieron pasar con ojos que dejaban caer lágrimas sin ruido. Meses con soledad muda y fría. Celular con número que no correspondía y notas sin respuesta.
Fue a casa un día y no fue él quien habría la puerta.
Los vecinos de su nueva y oscura morada, comentan que Sandro en noches negras y frías madrugadas, semejando a un instructor grita órdenes militares... luego con sus pies golpea el portón de lata desafiando al inexistente enemigo.
...Y lo vieron de rodillas juntando sus manos suplicantes, llorando por el regreso de su amada.


Carlos Yáñez Olave ,
Escritor
Freddy Mora | Imprimir | 320